FOCO Türkiye > Recep Tayyip Erdogan > The Economist

OTAN COMPLICADA

Furia en Türkiye contra The Economist, vocero de Joe Biden

Recep Tayyip Erdogan es un dolor para Joe Biden porque deja en offside a la OTAN, y lo cuenta The Economist embistiendo contra Erdogan. Hay contraataque.

Hay elecciones en Türkiye y Recep Tayyip Erdogan quiere su reelección. Personaje central en la geopolítica global, Erdogan ha logrado la neutralidad tanto con Rusia como con Ucrania; incrementó su presencia en Medio Oriente y ha condicionado el ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN, alianza atlántica donde muestra independencia porque mantiene un comercio sólido con Rusia. Para Washington DC, es un obstáculo insoportable, lo recuerda The Economist. La reelección de Erdogan sería una derrota de Joe Biden.

El británico proestadounidense The Economist le dedicó un informe especial al castigo de Erdogan, y la reacción no demoró en llegar.

Hakk Öcal es un periodista turco, académico en la Universidad Ibn Haldun, que reflexionó sobre el tema en el Daily Sabbah, de Estambul, destrozando a The Economist. Algunos de sus reflexiones son interesantes:

erdogan-putin.jpg
Recep Tayyip Erdogan visitando a Vladimir Putin en Socchi: foto insoportable para Washington DC.

Recep Tayyip Erdogan visitando a Vladimir Putin en Socchi: foto insoportable para Washington DC.

Uno se preguntaba cuándo el viejo cuadro de imperialistas británicos se subiría al carro organizado y operado durante los últimos 2 años por nadie más que el presidente estadounidense Joe Biden. El entonces candidato Biden en una entrevista con el Consejo Editorial del The New York Times diseñó una hoja de ruta para quienes no les gusta 'la nueva Türkiye':

(Erdogan) tiene que pagar un precio. Tiene que pagar un precio... Así que estoy muy preocupado por... (el futuro político en Türkiye)... si nos comprometiéramos más directamente, que podamos apoyar a los elementos del liderazgo turco que aún existen y obtener más de ellos y alentarlos para que puedan enfrentarse y derrotar a Erdogan. No por un golpe, no por un golpe, sino en elecciones. (Erdogan) tiene que pagar un precio. Tiene que pagar un precio... Así que estoy muy preocupado por... (el futuro político en Türkiye)... si nos comprometiéramos más directamente, que podamos apoyar a los elementos del liderazgo turco que aún existen y obtener más de ellos y alentarlos para que puedan enfrentarse y derrotar a Erdogan. No por un golpe, no por un golpe, sino en elecciones.

El reciente número especial de The Economist sobre las próximas elecciones en Türkiye para la Presidencia y el Parlamento no es más que una implementación de la hoja de ruta de Biden para “derrotar a Erdogan”.

Si un estudiante de Política Internacional lo presentara como un trabajo final, yo le pediría al escritor que regrese y busque información para respaldar las afirmaciones.

El artículo de portada de The Economist titulado 'Recep para los problemas: Turquía podría estar al borde de la dictadura', describe los exitosos movimientos internacionales de Türkiye para traer la paz que antes nadie creía posible en los Balcanes, en el Mediterráneo Oriental y en África. Escribe que Türkiye es importante en el Mar Negro y en la guerra de Rusia en Ucrania; admite que el acuerdo de granos de Ucrania que Türkiye negoció sin ayuda con Rusia y las Naciones Unidas ha estado ayudando a un mundo hambriento.

Después de esta palabrería indiferente, la revista llega a la conclusión de que “El comportamiento del Sr. Erdogan, a medida que se acercan las elecciones, podría empujar lo que hoy es una democracia profundamente defectuosa al borde de una dictadura en toda regla”. ¿Cómo y por qué? No hay respuesta en 8 artículos que un número especial de 41 páginas de The Economist le dedica a la “dictadura inminente” de Erdogan.

Dice que el país se dirige hacia unas elecciones cruciales; sin embargo, no menciona que en un país donde incluso las coaliciones de 2 partidos con una orientación política similar podrían sobrevivir no más de 16 meses, ¿cómo fue posible una alianza política entre 7 partidos políticos, alguna vez considerados archienemigos?

Esa alianza ni siquiera pudo ponerse de acuerdo sobre un candidato conjunto a la Presidencia contra Erdoan a menos de 4 meses de las elecciones. En ese artículo, no puede encontrar una sola mención del factor Biden detrás de esta formación alienígena de conflictos políticos en el país.

maduro erdogan.webp
Recep Tayyip Erdogan y Nicolás Maduro: Un miembro de la OTAN con el bolivariano, otro muro en la pared de Washington DC.

Recep Tayyip Erdogan y Nicolás Maduro: Un miembro de la OTAN con el bolivariano, otro muro en la pared de Washington DC.

La revista afirma en un extenso artículo que la economía de Türkiye necesita urgentemente una reforma y reparación.

Sin embargo, no hay una sola mención de las amenazas estadounidenses después de que Türkiye comprara los sistemas de defensa S-400 de fabricación rusa, consecuencia de que USA rechazó las demandas de Türkiye de comprar sistemas Patriot fabricados en USA y las acciones del entonces presidente Donald Trump para castigar a Erdogan.

Para los escritores de The Economist, Biden está "abogando por un nuevo enfoque hacia el 'autócrata' Erdogan sobre una estrecha cooperación turca con Rusia" tan recientemente como en diciembre.

A pesar de todos esos esfuerzos occidentales concertados no solo para derrocar a Erdogan sino también para arruinar Türkiye, el país se convirtió en la 2da. economía de más rápido crecimiento en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Tiene el stock de gas natural más grande de Europa; está a punto de exportar su propio gas a Europa pronto.

El gas natural de Rusia, Azerbaiyán y Turkmenistán fluirá hacia la helada Europa después de que bloquearon las compras directas de Rusia debido al conflicto con Ucrania. No, la economía turca no necesita reparación urgente; esa es la percepción que los miembros de la alianza política antinatural intentan crear.

El impacto de los altos precios inflacionarios, que está literalmente avivando las protestas populares en toda Europa e hizo que incluso la ciudad natal de The Economist se enfrentara a una huelga general este invierno, se ha mitigado con aumentos salariales y medidas financieras para reducir los precios.

No ha habido protestas individuales y mucho menos manifestaciones generalizadas en Türkiye debido a la situación económica. No, la economía turca no necesita reparación urgente; esa es la percepción que los miembros de la alianza política antinatural intentan crear.

¿Una familia gobernante?

Según The Economist, Türkiye está siendo gobernada por una familia.

¡Una familia gobernante! Incluso el término crea imágenes de poder transmitido de padre a hijo y todos y cada uno de los ministerios ocupados por hermanos y sobrinos.

El yerno mayor de Erdoan, miembro electo del Parlamento, se desempeñó durante 3 años como ministro de Energía y 2 años como ministro de Finanzas; su yerno más joven ha estado involucrado en una empresa que ha desarrollado los drones de combate de Türkiye, que ahora se venden en todo el mundo.

La primera dama, Emine Erdoan, participa en una eficaz iniciativa social para reducir los residuos (el 'Movimiento Cero Residuos') que ha sido galardonada recientemente por las Naciones Unidas.

Su hijo Bilal Erdoan ha sido el creador de varias organizaciones deportivas educativas y orientadas a la juventud sin fines de lucro. ¿Es así como mantienes 'la mayor parte del poder en la familia'?

The Economist dice, en otra afirmación sin fundamento, que “los efectos de la guerra civil de Siria” son otro factor que hace que la dictadura sobrevuele Türkiye.

Sí, Türkiye tiene su propia parte de políticos fascistas que abordan los problemas sociales que surgieron después de que casi 5 millones de inmigrantes sirios encontraran un refugio seguro en Türkiye después de ser bombardeados por su propio líder Bashar Assad. Pero incluso en Reino Unido, la inmigración se ha convertido en el “asunto político más tóxico”, admitió The Economist hace 1 mes.

Alemania tiene un “nivel intolerable de xenofobia y odio contra los inmigrantes; la ex canciller alemana Angela Merkel ha cortejado la creciente opinión antiinmigrante en Alemania al afirmar que los intentos del país de crear una sociedad multicultural han "fracasado por completo". Pero los turcos ya han abrazado a sus hermanos y hermanas musulmanes sirios sin que se produzcan trastornos sociales y políticos generalizados que requieran una dictadura política para suprimirlos.

Además, Türkiye está en contacto cercano con Siria, con Rusia meditando para conversaciones trilaterales de liderazgo que apuntarían a poner fin a una guerra civil de una década en Siria. El ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt Çavuolu, acaba de concluir sus conversaciones con el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, sobre la solución para poner fin al apoyo de USA a las extensiones del grupo terrorista PKK en Siria.

putin raisi erdogan.jpg
Ebrahim Raisi, de Irán; Vladimir Putin, de Rusia; y Recep Tayyip Erdogan: Sigue la colección de retratos no digeribles por USA.

Ebrahim Raisi, de Irán; Vladimir Putin, de Rusia; y Recep Tayyip Erdogan: Sigue la colección de retratos no digeribles por USA.

Promoción del 'islam político'

Otra mentira desvergonzada que The Economist publicó en defensa de su afirmación de que la Administración Erdoan debería terminar con la promoción del 'islam político' por parte de Türkiye.

En verdad, Türkiye nunca ha sido un promotor del 'Islam político' dentro o fuera del país. Si los editores de la revista no fueran perezosos, aburridos e ignorantes acerca de Türkiye, descubrirían que Erdogan visitó Egipto y aleccionó a los líderes de las fuerzas armadas y los grupos políticos que la democracia multipartidista es la única forma de gobernar un país.

Los líderes egipcios agradecieron a Erdoan después de las elecciones con declaraciones masivas por apoyar el gobierno civil en su país. ¡Eso fue publicado en la edición de julio de 2013 de The Economist si todavía están interesados!

También en Siria, Erdoan y otros líderes turcos invitaron a Bashar Assad y su gobernante Movimiento Baath a crear un ambiente para elecciones justas y seguras para prevenir la lucha política durante y después de la Primavera Árabe en el área.

Más tarde, Türkiye se ha convertido en la única potencia occidental que lucha contra las fuerzas de al-Qaeda y Daesh/Isis en Siria. ¿Es por eso que The Economist llama a Türkiye un “promotor del Islam político”?

Una vez más, la afirmación de la revista de que Türkiye tiene una “política exterior de confrontación” es una mentira sin fundamento; incluso su propio artículo de portada refuta su propia tesis.

Es conflictivo el único punto de la revista sobre la objeción de Türkiye a la acumulación militar ilegal de Grecia en las islas del Egeo que habían sido desmilitarizadas por un acuerdo internacional, del cual la propia nación de The Economist era una parte importante.

Si realmente quisieran hacer un buen trabajo periodístico al respecto, podrían haber hablado con los historiadores británicos sobre el problema de las islas del Egeo y aprendido más sobre cómo Türkiye está involucrado en soluciones pacíficas a este problema realmente candente.

La revista, finalmente, deja escapar lo que realmente tiene en mente: “La oposición debería ganar… Una democracia, pero solo si puedes mantenerla”. La democracia, según los editores de The Economist, se mantendría si Erdogan fuera derrotado en las próximas elecciones, pero ellos mismos no lo ven tan probable.

Suman los números, proyectan los números, pero no ven cómo se va a hacer la mezcla de la amalgama del centro, la izquierda, los liberales, los desertores del Partido Movimiento Nacionalista (MHP) 'ultranacionalista' y Justicia y Desarrollo de Erdogan (Partido AK) gana la mayoría cuando ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre el candidato a presidente. Especialmente los partidos políticos fundados por los ex miembros del gabinete de Erdogan y el ex primer ministro Ahmet Davutolu no han sido probados en el campo.

Tal como admite The Economist, la llamada 'alianza de oposición' ahora no tiene rumbo; pero la revista se apresura a encontrar al culpable de eso: Erdoan monopolizó la prensa libre y suprimió el libre flujo de información. Lo que The Economist omite mencionar una vez más es el hecho de que esta circulación total de diarios que apoyan a los partidos de oposición es más del doble de los que apoyan al Partido AK y su aliado MHP. Tal como admite The Economist, la llamada 'alianza de oposición' ahora no tiene rumbo; pero la revista se apresura a encontrar al culpable de eso: Erdoan monopolizó la prensa libre y suprimió el libre flujo de información. Lo que The Economist omite mencionar una vez más es el hecho de que esta circulación total de diarios que apoyan a los partidos de oposición es más del doble de los que apoyan al Partido AK y su aliado MHP.

Pero “nosotros, el pueblo” en Türkiye hemos demostrado una y otra vez nuestro compromiso con la democracia, la igualdad y la libertad. El sistema político ha pasado por muchas fases, incluido un reciente intento de golpe de Estado en 2016, y sobrevivió. Podemos ver no solo la correlación sino también la causalidad detrás de la iniciativa The Economist; el pedido del entonces asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, para la expulsión de Türkiye de la OTAN; y la renuencia de USA a vender aviones de combate a Türkiye.

Sobreviviremos a todos estos, también.

---------------------

Otras lecturas de Urgente24:

Revés K: Archivaron causa contra colaborador de Rosatti

'Plantado' (por propios y ajenos): Alberto dejó en crisis al peronismo mendocino

Juicio a la Corte: Una massista se bajó de un órgano clave

CABA víctima de otro aumento, ahora le toca a taxis y peajes

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario