FOCO gigante > Lionel Messi > Diego Schwarzstein

LIONEL MESSI Y DIEGO SCHWARZSTEIN

El gigante que quería crecer, no deja de crecer

Entrevista al endocrinólogo Diego Schwartzstein, quien atendió a Lionel Messi, de 9 años, necesitado de resolver su déficit hormonal: el gigante quería crecer.

Lionel Messi está considerado como uno de los mejores jugadores de fútbol que han pisado un terreno de juego a lo largo de la historia. El delantero ha forjado su leyenda en el fútbol, pero su verdadera historia, la menos conocida, comenzó cuando tenía solo 9 años y llegó a la clínica del endocrino argentino Diego Schwarzstein derivado por su equipo, Newell´s Old Boys, de Rosario (Provincia de Santa Fe) con un serio y poco frecuente problema: era más bajo que los niños de su edad. Un déficit de la hormona del crecimiento limitaba su desarrollo y amenazaba su prometedora carrera como futbolista profesional. El gigante quería crecer.

El club era consciente de su potencial pero también de que la baja estatura del jugador no era algo normal. Con esa edad, rondaba los 1,25 metro. Tras realizarle una serie de pruebas, el especialista determinó que Messi sufría un déficit de la hormona del crecimiento. A la edad de 11 años, Messi medía 1,32 metro, altura correspondiente a un joven 2 años menor que él. Fue entonces cuando se empezó a abordar el problema.

hipofisis3.jpg
El déficit de la hormona del crecimiento es un trastorno originado en la glándula hipófisis.

El déficit de la hormona del crecimiento es un trastorno originado en la glándula hipófisis.

El origen del déficit de la hormona del crecimiento: la hipófisis

El déficit de la hormona del crecimiento es un trastorno originado en la hipófisis, una glándula que se encuentra en la base del cerebro y que controla el equilibrio de las hormonas del cuerpo. También produce la hormona del crecimiento, la cual hace que un niño crezca.

Los problemas en esta glándula pueden afectar a diferentes funciones, además del propio crecimiento en estatura: “Por ejemplo, puede afectar al desarrollo muscular o de otros órganos repercutiendo incluso en la salud futura de la persona que padece ese déficit."

Éste fue el diagnóstico para Lionel Messi, uno de los casos que se dan de este trastorno entre cada 10.000 nacimientos. A él, al igual que al resto de afectados, se le realizaron unas exhaustivas pruebas para verificar la necesidad o no del tratamiento. Entre estos exámenes figuran el control de peso y estatura del niño, y su relación con la curva del crecimiento.

La curva de crecimiento es una herramienta que utilizan los profesionales para determinar si un niño se encuentra en los valores estándar, tanto de peso como de altura. En este caso, se comprobaba que su altura esté por debajo de -2 desviaciones de las curvas de crecimiento (dos puntos por debajo de lo que el menor debería encontrarse a la edad en cuestión).

percentil.jpg
Tablas de percentilos para la evaluación del crecimiento del niño.

Tablas de percentilos para la evaluación del crecimiento del niño.

Inyecciones para crecer

Messi, al igual que otros muchos niños, comenzó con su tratamiento para paliar el problema. Consistía en inyecciones subcutáneas que se suministró al menos durante 3 años: “Una vez por noche me iba pinchando la hormona del crecimiento. Iba cambiando de pierna. Primero una, después otra. No me impresionaba. Al principio me la ponían mis padres, hasta que aprendí y lo fui haciendo solo”, relató el futbolista en un programa de televisión.

Las ampollas que se pinchaba Messi complementaban el déficit de suministro de la hormona del crecimiento de la hipófisis en su organismo. Este trastorno es 1 de los 6 supuestos en España en los que el Ministerio de Sanidad considera justificado el tratamiento con hormona del crecimiento en niños. Las pruebas son muy minuciosas y el suministro de la hormona supone un alto coste.

Los problemas económicos que tuvo Argentina en 2001 dificultaron a la familia de Messi seguir costeando este tratamiento en el país. El desarrollo del tratamiento aún no se había completado y Messi presentaba todavía retraso en su crecimiento. El club, Newell’s Old Boys, no podía hacerse cargo de las inyecciones. Se buscó ayuda en River Plate, uno de los grandes equipos del país, que declinó pagar la medicación. Fue entonces cuando surgió la posibilidad de ir a Barcelona.

A pesar de su baja estatura, las cualidades futbolísticas de Messi destacaron por encima de todos en las pruebas realizadas por el club español. Su fichaje por el Barcelona se produjo cuando tenía 13 años, y medía 1,48 metro (tenía que medir 1,55 metro). Entre las condiciones para unirse al equipo se acordó que debía seguir sometiéndose al tratamiento.

messi-pequeño.jpg
Lionel Messi es el 2do. desde la derecha: Rosario, 1994.

Lionel Messi es el 2do. desde la derecha: Rosario, 1994.

La entrevista

Urgente 24 consultó al doctor Diego Schwartzstein, médico endocrinólogo, y protagonista de una experiencia muy particular; un encuentro médico-paciente con Lionel Messi, la Pulga, en su infancia.

-Diego, cuéntenos cómo fue aquel encuentro con Messi, ¿Qué vino a consultar?

-Bueno en realidad él vino derivado por los profesionales del equipo médico de las divisiones inferiores de Newell's, así que yo ya sabía a qué venía. Justamente, me había puesto sobre aviso el equipo de las divisiones inferiores de Newell's, y la consulta en realidad tenía que ver con sí existía la posibilidad de ayudarlo a superar su talla. Tanto el equipo técnico como el equipo médico de Newell’s querían saber si yo podía ayudarlo a superar su estatura. Ésto es algo que me interesa siempre remarcar: no siempre los chicos de baja estatura pueden mediante un tratamiento ganar talla; no existe un tratamiento que uno pueda aplicar de manera general a cualquier chico por igual y mucho menos asegurarle un resultado exitoso, porque nuestro crecimiento y desarrollo vienen determinados por la genética. Ésto es como el color de ojos que no se puede cambiar. Sin embargo, la diferencia está en que el color de ojos lo vamos a manifestar de manera definitiva desde que nacemos (con mínimas variaciones en los primeros días, en algunos casos); en cambio el crecimiento final, la estatura final de una persona se va determinando a medida que pasan los años.

-¿La altura se alcanza al final del desarrollo, en todos los casos?

-Sí. Por eso lo que heredamos a nivel del ADN se llama ‘talla objetivo genética’ y consiste en la meta que nuestra genética predeterminó que nosotros alcancemos al final de nuestro desarrollo. Para que esto pase nuestro cuerpo debe de realizar algunas funciones biológicas con normalidad, y cuando así no sucede, es ahí donde nosotros, los endocrinólogos, encabezando un equipo de especialistas, podemos intervenir.

Los médicos no podemos ayudar a alguien bajito a superar su genética; los médicos podemos ayudar a alguien que tiene un problema funcional que no le permite alcanzar lo que la genética ha predeterminado para él, en relación a su expectativa de talla.

En estos últimos casos, hay todo un protocolo integrado por distintos estudios, diversos análisis mediante los cuales el médico o un equipo interdisciplinario de profesionales va descartando las posibilidades que permiten acceder a la etiología de ese problema que impide se cumpla el dictamen genético, y eso fue lo que hicimos exactamente ese momento con Lionel Messi, a los 9 años.

-Dr., sabemos que Messi se manifiesta como una persona más bien reservada ¿Cómo hizo a los 9 años para comunicarse con él y que él mismo pudiera expresar su preocupación?

-Bueno yo creo que Lio no es tímido. Yo creo que es introvertido y reservado… una persona que sale a la cancha donde 60 mil personas lo reverencian vivando su apellido, no tiene muchas posibilidades de ser tímido; en realidad te quedas en tu casa si sabes que eso te va a suceder, cuando sos tímido…

-Sí, es cierto que es una persona reservada, que no se le conocen escándalos, no se le conocen detalles de su vida privada; a diferencia de otras celebridades del mismo en el ambiente del fútbol.

-Exacto, y dicho esto fue muy fácil comunicarnos porque a los dos nos gusta muchísimo el fútbol -obviamente él lo disfruta y lo juega mucho mejor que yo (risas)- pero los dos tenemos la misma pasión, así que charlábamos siempre de fútbol al inicio de las consultas; eso rompía el hielo y servía para establecer una buena relación médico- paciente. Además, los chicos siempre tienen una motivación para crecer.

Las motivaciones son variadas. A veces los ‘cargan’ a veces practican un deporte que así se los exige; a veces la relación con el sexo opuesto; o por que practican un deporte de contacto y necesitan sentirse más fuertes y cuánto más altos más fuertes: esa es la creencia, pero con Lio no fue así… él estaba interesado en el fútbol y como en eso coincidíamos el diálogo fluía y logramos una gran relación comunicacional.

-¿Así que su motivación se resumía en ser lo suficientemente alto para poder jugar al fútbol y para poder hacerlo de manera profesional?

-Exacto. Esa era su meta. Lo que había que estudiar era la factibilidad…

-Hay un mito, doctor, en el que se relata que usted le preguntó '¿Vos querés ser tan alto como Diego Maradona?' Y que fue en ese momento en que captó usted la atención total de Lionel.

-Sí es exactamente así. No es un mito. Nosotros tenemos la opción de ver cuál es la altura final que un chico va alcanzar a través de algunas fórmulas y en el caso de él, logró ser 2 cm más alto que Maradona. Lio alcanzó su objetivo genético: 1, 69 cm.

certificado-messi.jpg
Documento clave. Rubén Horacio Gaggioli, empresario rosarino radicado en Barcelona, representaba a Lionel Messi pero no conseguía el contrato. AC Milan había presentado una oferta. Real Madrid y Atlético de Madrid también husmeaban. El 14/12/2000, en una servilleta se escribió este contrato. 

Documento clave. Rubén Horacio Gaggioli, empresario rosarino radicado en Barcelona, representaba a Lionel Messi pero no conseguía el contrato. AC Milan había presentado una oferta. Real Madrid y Atlético de Madrid también husmeaban. El 14/12/2000, en una servilleta se escribió este contrato.

-¿Usted se lo imaginaba como un distinto?

-En este momento yo no lo veía como un distinto pero la gente de Newell’s vino y me dijo “Éste es el mejor que tenemos en las 10 en las divisiones inferiores y necesitamos que crezca”. Pero esta realidad no la esperaba nadie creo, acaso Lio, el pibe que quería crecer en altura y en fútbol, la abrigaba en su corazón.

-Ud. recordará que en Newell's había un jugador al que le llamaban 'El Piojo', que entraba en la cancha y parecía que levitaba; su apellido era Manso. Él transitaba la cancha como en puntas de pie y salió campeón de América con la Liga Deportiva de Ecuador, y jugó así hasta los 40 años… muchos decían “sí 'la Pulga' no hubiera hecho el tratamiento, le hubiera pasado lo mismo que Manso…” Ser un gran jugador pero con menos pegada, sin cabezazo, sin tanta destreza física… ¿es así?

-Mirá, cuando un chico tiene un problema de hormonas de crecimiento y no lo trata, y no las suplanta termina midiendo entre 10 y 15 cm menos que se hubiera si se hubiera sometido a algún tratamiento. Esa es la única certeza.

-Después de que ellos se van a Barcelona porque Argentina estaba en crisis y los padres de Lio no le podían pagar las inyecciones que necesitaba para el tratamiento ¿vuelve a hablar con Jorge Messi, el padre de Lionel? ¿Vuelven a consultarte, o ya después pierde contacto con ellos?

-Bueno da una casualidad que yo me formé allá en Barcelona; realicé una especialidad allí. Volví en el '94 y a él lo atendí en el '97. Cuando él se fue, lo conecté con uno de mis maestros que fue quién continuó con el tratamiento de Leonel. Por eso tuvimos y tenemos una relación siempre… mensajes con él y sus padres, intercambiábamos también con los médicos tratantes por el antecedente de haber sido yo su primer médico.

-Doctor, como simpatizante de Newell’s me imagino que usted soñará- como muchos simpatizantes de Newell's- que él vuelva, aunque todo dice que se va del fútbol y se radica en Miami…

-Si realmente que se ponga la camiseta de Newell’s es un sueño que todos los hinchas tenemos.

-Diego, vio que el rendimiento de él es muy particular porque Maradona a su edad (35) ya no tenía un rendimiento como el que aún muestra Lionel Messi y por eso todavía lo seguimos disfrutando; así que gran parte de ese disfrute se lo debemos a Ud....

-Otros jugadores después de los 30 tuvieron un declive, pero tanto Messi como Cristiano Ronaldo, y como Lewandowski, se mantienen vigentes a esa altura de la edad y también más adultos. ¿Será porque ha avanzado la ciencia o porque se ha perfeccionado el deporte extendiéndose sus carreras, muchísimo?

-Son otros entrenamientos, otras metodologías, el equipo de Newell’s campeón del año 88 que jugó la Copa Libertadores con un equipo con muchas estrellas; Batistuta, Balbo, Martino, jugaban entrenando en la periferia de la Plaza Independencia mezclándose con toda la gente que por allí pasaba… hoy es impensado; hoy los entrenamientos tienen otro nivel de competencia, otra preparación física, otros cuidados. Los jugadores tienen un GPS, todos tienen un entrenamiento personalizado y eso evidentemente prolonga la vida deportiva y la aptitud física.

-Sí exactamente estamos hablando de dos realidades inmensamente diferentes.

-------------------------

Más contenido de Urgente24

De la mufa al feriado: Alberto Fernández no entendió el mensaje

Messi, Scaloni y Mbappé se abrazaron y firman la paz

Matan al hijo de una concejala y balean al de una fiscal

S&P Merval, bonos y Riesgo País en verde

Argentina campeón: Funcionario K quedó en ridículo tras chicanear a un inglés

Dejá tu comentario