FOCO Alzheimer > Música > memoria

DENOMINADOR COMÚN

De la música y el Alzheimer: Último recurso para recordar

22/11, Día Internacional de la Música y del Músico pero también del Alzheimer, y hay un denominador común: acceder a los recuerdos.

Música y Alzheimer: En el inicio de las civilizaciones, los principales conocimientos que se iban creando en las diferentes culturas se traspasaban de generación en generación a través de la tradición oral, que dependía del ejercicio de la memoria.

"Antes de que las narrativas pudieran estar escritas o ser parte de un texto, fueron recitadas o cantadas", dijo el profesor de Psicología de la Universidad de Duke, David C. Rubin, en su libro 'Memoria en la Tradición Oral'.

Entonces, textos como La Ilíada, la Odisea, los Salmos y otras grandes épicas antiguas se transmitieron primero en forma de versos. También ocurrió eso con el Corán.

Más tarde, la música ocupó este espacio. Y hay canciones que nos llevan a un lugar, acaso a un aroma, o a un momento.

La ecuación es simple: La canción favorita, la melodía que evoca.

La música es una de las herramientas que tienen los terapeutas para enfrentar al avance de la enfermedad de Alzhéimer.

"La música tiene la doble capacidad de crear recuerdos y recuperar recuerdos dentro del cerebro humano", le dijo a BBC Mundo, Lucía Amoruso, psicóloga e investigadora de la Universidad de Buenos Aires.

¿Cuándo la música apareció en la vida del ser humano? Desde el comienzo. Con certeza que no comenzó en la Tierra, para quienes creen que la vida en el Cosmos comenzó mucho antes.

Pero en el planeta, hay interpretaciones.

V. Completa. Qué nos enseña la neurociencia sobre la memoria. Rodrigo Quian Quiroga, neurocientífico

"El cerebro de los bebés tiene una capacidad para responder a la melodía mucho antes de que se pueda establecer una comunicación mediante la palabra", señaló Amoruso.

"La música, de alguna manera, en este caso nos sirve para crear nuestro primer vínculo social, que es con nuestros padres. Y después eso se replicará en nuestros otros vínculos sociales en el futuro y por supuesto, con la música", señaló Robert Zatorre, músico, psicólogo y fundador del laboratorio de investigación Brain, Music and Sound (cerebro, música y sonido), en Canadá.

¿Qué pasa cuando una canción no solo nos transmite placer, sino también emociones -que pueden ser hasta de tristeza- y nos despiertan sentimientos?

Hace poco, con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Enfermedad de Alzhéimer, BBC consultó a sus lectores sobre las canciones que ellos pensaban nunca iban a olvidar.

Y aunque muchas de ellas estaban relacionadas con el amor, lo cierto es que la mayoría estaba determinada por un momento preciso de la vida: el nacimiento de un hijo, el primer viaje al exterior, la muerte de un amigo, la salida de la cárcel.

Desde la ciencia, esa correlación también se explica desde la conexión de las melodías con la memoria.

Hay varios sistemas de memoria:

  • la episódica,
  • la temporal,
  • la semántica,
  • la de corto plazo,
  • la de largo plazo.

Robert Zatorre:

  • "Entonces cuando crecemos, con esta programación internalizada, cada vez que escuchamos una melodía ocurre un llamativo proceso en nuestro cerebro: en vez de activarse una zona o región, se activan varias".
  • "Lo primero que se produce en el cerebro cuando escuchamos música es que nuestro centro de placer se activa y libera dopamina, que es básicamente un neurotransmisor que nos hace felices".

Por lo general esas canciones que memorizamos se alojan en el lóbulo frontal, donde está ubicada nuestra "discoteca" mental.

"Sin embargo, aunque pareciera que simplemente la música nos da placer y la guardamos en nuestra memoria, lo cierto es que ocurren muchas cosas más en nuestra cabeza", según Zatorre.

También el artista que interpreta la melodía y/o su letra, juega un papel importante.

  • "Un viaje, un momento, hacen parte de la memoria episódica, pero resulta que la canción es interpretada por un artista que conocemos bien, del que sabemos sus rasgos, su historia… Entonces, también se activa la memoria semántica".
  • "Para almacenarse en nuestro cerebro, la música se apoya en todos estos sistemas de memoria".
  • "¿Qué pasa cuando una canción nos gusta mucho? La repetimos. Y no solo por un breve lapso. Por ejemplo, un tema que nos marcó cuando teníamos 15 años, podemos escucharlo muchas veces durante el resto de nuestras vidas. Eso termina grabado en nuestra memoria de una forma excepcional".
  • "Algo que no pasa de la misma manera con otras cosas que nos dan placer: comer nuestra comida favorita o visitar nuestro lugar favorito".

Aquí entra otro factor: la música no solo crea memorias y evoca emociones, sino que también condiciona nuestro comportamiento y nuestros recuerdos.

Cuando alguien con Alzheimer escucha su música favorita sucede un milagro

Uno de los principales estudios de Amoruso observó cómo a través de la música las personas podían anticipar el comportamiento de otras.

En su investigación 'Tiempo de Tango: Experiencia y anticipación contextual durante observación de acción', la neuróloga señala que las personas estudiadas que habían escuchado un tango por muchos años -y lo habían bailado también- podían anticipar, por apenas milésimas de segundo, los errores que iban a cometer personas que nunca habían escuchado el famoso género mientras lo bailaban por primera vez.

"Lo que muestran los resultados de este estudio es que las reacciones en el cerebro que permitían anticipar ese error se debían enteramente a la experiencia que tenía la persona que había escuchado y bailado tango por muchos años", explicó.

Hasta el último suspiro

Un video muestra a una anciana sentada en una silla, quien después de que alguien le hiciera escuchar 'El lago de los cisnes', de Piotr Ilich Chaikovski, parece que se pone a bailar. En su silla de ruedas, con los ojos cerrados como evocando una luz, ejecuta con sus manos los movimientos de ballet casi como si estuviera frente a un auditorio repleto.

Ella estaba en un geriátrico. Su nombre era Marta González y sufría de Alzhéimer (murió en 2019, poco después de grabar el video). Pero había estudiado ballet en Cuba y esos movimientos del 'Lago de los Cisnes' no los había olvidado a pesar del avance de la enfermedad.

Y se activaron al escuchar la música.

¿La música cura?. La reacción de una ex bailarina con Alzheimer que conmueve al mundo

¿Cómo puede ocurrir esto, si uno de los lugares más afectados por el Alzhéimer es el lóbulo frontal?

"Es algo que todavía no podemos responder de manera concluyente. Lo que sí podríamos afirmar es que la música es la llave de entrada a muchos recuerdos que se encuentran todavía alojados en nuestra memoria, a pesar de que suframos una enfermedad degenerativa", explicó Amoruso.

Sin embargo, no cualquier música sirve para tratar a personas afectadas por Alzhéimer.

"No se puede decir con certeza que la música sea lo último que olvidamos. Muchos pacientes con alzhéimer no reaccionan a los tratamientos con música", según Zatorre, quien señaló una diferencia: cuando la música del tratamiento es elegida por el paciente es cuando se registran los mejores resultados.

El vínculo con la música y la memoria tiene un alto grado emocional. Muchos de estos pacientes acceden a esos recuerdos gracias a la música. De hecho, es a veces el último recurso para acceder a esos recuerdos.

----------------------------

Más contenido en Urgente24:

Arrasó Previaje el finde largo: Se viene la cuarta edición

Qatar: Cómo es el alucinante crucero que hospeda argentinos

El destino en el que AFIP eliminó el impuesto del 35%

Cómo mirar gratis El Encargado, de Guillermo Francella

Las 15 mejores películas de todos los tiempos, según IMDb

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario