Leído

COPA LIBERTADORES 2020

Un Boca demasiado amarrete empató con Libertad pero pasó a 8avos

Mie, 30/09/2020 - 9:22am
Enviado en:
Por Urgente24

Boca Juniors se transformó este martes (29/09) en el primer equipo argentino en clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2020 tras empatar 0-0 con Libertad de Paraguay en “La Bombonera” por el partido de vuelta que correspondió a la quinta fecha del Grupo H. Más allá de la igualdad, el “Xeneize” extendió su invicto en este certamen continental pero mostró un nivel futbolístico demasiado pobre, muy diferente a las presentaciones anteriores, ante un rival, como el “Gumarelo” que podría haberlo ganado.

Escena del partido que Boca Juniors empató este martes (29/09) 0-0 en La Bombonera frente a Libertad de Paraguay por la Copa Libertadores de América 2020 (Foto: Noticias Argentinas/STAFF IMAGES/CONMEBOL)
bocavslibertadpartidodevueltacopalibertadores2020.jpg
Escena del partido que Boca Juniors empató este martes (29/09) 0-0 en La Bombonera frente a Libertad de Paraguay por la Copa Libertadores de América 2020 (Foto: Noticias Argentinas/STAFF IMAGES/CONMEBOL)
Contenido

En una Bombonera completamente vacía a causa de la pandemia del coronavirus, Boca tuvo una actuación pobrísima pero fue el primer equipo argentino en clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2020.  

A pesar de la igualdad, el “Xeneize” mantuvo el liderazgo de su zona con 11 puntos. Mantiene una diferencia de cuatro unidades sobre Caracas de Venezuela, rival con el que cerrará su participación en la fase de grupos el próximo 22 de octubre.

Los venezolanos recibirán este miércoles (30/09) a Independiente de Medellín. Si caen, Boca automáticamente se asegurará la cima de la tabla del Grupo H. Si empatan, quedarán a tres unidades. Y si ganan, se acercarán a uno. De todas maneras, nadie le quitará al “Xeneize” la plaza para octavos de final.   

Boca regresó a paso firme en la Libertadores con dos victorias inapelables en condición de visitante, frente a Libertad (2-0) e Independiente de Medellín (1-0), que encaminaron el pase a la siguiente instancia de la Copa.  

En esos dos compromisos, el equipo estuvo dirigido por Leonardo Somoza, colaborador de Miguel Ángel Russo que volvió a estar sentado en el banco de suplentes.  

Su ausencia se debió a la recomendación médica de evitar los viajes por integrar el grupo de riesgo del Covid-19 (tiene 64 años y una enfermedad preexistente). 

El partido con Libertad significó también la vuelta del equipo a La Bombonera a seis meses y 19 días de la goleada sobre Independiente Medellín (3-0), antes de la suspensión de la Libertadores por la pandemia. 

Libertad llegó a este encuentro en una medio de una crisis deportiva que derivó en la renuncia del director técnico argentino Ramón Díaz y la llegada de Gustavo Morínigo (43 años), entrenador finalista de la edición 2014 con Nacional de Asunción. 

El equipo paraguayo perdió sus dos partidos desde el regreso de la competición y retrocedió del primer al tercer lugar del grupo, que ocupa con siete unidades. 

Libertad sumó en Buenos Aires un punto para definir la clasificación de local ante el DIM en la última jornada el 22 de octubre, después de las dos primeras fechas de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Qatar 2022. 

El debut de Morínigo, el sábado pasado, el combinado volvió a la victoria en el torneo “guaraní” con goleada sobre San Lorenzo (2-0).   

En este encuentro, ambos equipos usaron el mismo esquema táctico 4-4-2. Al despuntar la primera parte, el “Gumarelo”, de manera momentánea, acorralo al “Xeneize” con la presión que le imprimieron Blas Cáceres en sociedad con Sergio Aquino que rápidamente supieron desactivar Jorman Campuzano y Leonardo Jara.   

De ahí, los dos protagonistas animaron un partido rápido, movido aunque Boca no tuvo, hasta ese momento, el control de la pelota pero intentaba imprimir velocidad para recuperar el esférico.

Poco a poco, el “Xeneize” empezó a “mostrar los dientes” con las embestidas de Carlos Tevez, Carlos Izquierdoz y el empuje de Jara desde el lateral derecho que forzaron las espectaculares atajadas del arquero Martín Silva. Por lo tanto, Boca parecía dejar atrás la pobre imagen de los minutos iniciales aunque jugó muy compacto en algunos metros de la cancha y no mostraba el mismo rendimiento de partidos anteriores.

Cuando transcurrían los 13’, Tevez se aprovechó de la pérdida de pelota de un defensor paraguayo y le sirvió un pase a Franco Soldano que disparó un remate que despejó el guardavalla Silva. En tanto, el “Gumarelo”, con limitaciones, estuvo cerca de abrir el marcador con un remate de Adrián Martínez que motivó la reacción del arquero Esteban Andrada.

Boca tuvo algunos “flashes” en el ataque aun con sus limitaciones a causa de que no soltaba a sus laterales. Por eso, el “Xeneize” estuvo demasiado parado en el fondo y tomaba muchas precauciones para intentar mantener el marcador en cero.

En medio de la pasividad boquense, Martínez se asoció con Carlos Sebastián Ferreira y lanzó un tiro que despejó Lisandro López dentro del área.

Por ende, Boca perdió terreno, la tenencia de la pelota y sufría la levantada de Libertad que sorprendió con un disparo de media vuelta de Antonio Bareiro que otra vez rechazó “Licha” López, en tanto, en el cierre, Eduardo “Toto” Salvio dilapidó una ocasión clara de romper la paridad que finalmente impidió Paulo Da Silva.

En el amanecer del segundo episodio, Boca quería dar indicios de que no era el mismo del comienzo ya que estuvo más rápido con las apariciones de “Toto” Salvio, “Licha” López y el “Apache” Tevez. No obstante, el conjunto de la “Ribera” volvió a sufrir de nuevo y a sufrir sus debilidades en el mediocampo y en el fondo; permitiéndole a Blas Cáceres cederle un pase a Bareiro que desperdició un remate que pegó en la parte de atrás de la red del arco de Esteban Andrada.

Por consiguiente, Boca volvió a padecer sus vaivenes en la ofensiva, por algunos ‘pasajes’, y la pérdida continua de la pelota. En esas intermitencias de ataque, Agustín Obando y Eduardo Salvio desperdiciaron posibilidades perforar el arco defendido por Martín Silva.  

Con limitaciones, Boca insistía, presionaba pero carecía de puntería. Por eso, el técnico Russo hizo mover el banco de suplentes con los ingresos de Walter Bou y Mauro Zárate. A partir de ahí, el “Xeneize” evidenció un cambio notorio con las situaciones de peligro creadas por Edwin Cardona y Frank Fabra que pusieron a Boca al borde de la agónica victoria.

En consecuencia, el elenco boquense dejó una imagen bastante deslucida, sin embargo, dio otro paso para intentar reconquistar la Libertadores.