Leído

LIGA PROFESIONAL

Los Romero quieren despegarse de otra polémica y visitaron al lesionado Herrera

Lun, 21/09/2020 - 9:34pm
Enviado en:
Por Urgente24

Los hermanos Romero, Ángel y Óscar, visitaron en la tarde de este lunes (21/09) en su domicilio al defensor Andrés Herrera, quien se está recuperando de una fractura del peroné izquierdo que sufrió por un puntapié que le aplicó el primero en el entrenamiento de San Lorenzo realizado la misma semana pasada. En la cuenta de la red social Instagram de Herrera se ve una foto de los tres sentados en un sillón y arriba de la vista se lee: “¡Vamos Arriba!” y abajo el zaguero correntino escribió: “Gracias por la visita.@romeroteam”. Cabe recordar que Romero, volvió a trabajar este lunes (21/09) diferenciado por decisión del director técnico Mariano Soso. El entrenador rosarino lo apartó del sábado del ensayo futbolístico formal en el Nuevo Gasómetro y mantuvo este lunes el castigo, al destinarle tareas por separado mientras el resto de los jugadores se ejercitaba de manera colectiva. El club informó que el correntino tendrá una recuperación aproximada de tres meses, lo que imposibilitará su presencia en cancha lo que resta del año, una vez decida la vuelta del fútbol argentino en medio de la pandemia de coronavirus. Tras este episodio, Romero pidió perdón por la lesión que le produjo a su compañero Herrera. Sin embargo, los hermanos volvieron a quedar en el foco de la polémica desde que llegaron a la entidad de Boedo.

Los hermanos Óscar y Ángel Romero visitaron este lunes (21/09) al lateral derecho Andrés Herrera en su vivienda, en medio del conflicto que generó la lesión del juvenil, quien sufrió una fractura infrasindesmal del peroné izquierdo tras una dura entrada del delantero paraguayo en la práctica del último viernes 18/09. (Foto: Noticias Argentinas)
hermanosromerovisitalesionadoherrera.jpg
Los hermanos Óscar y Ángel Romero visitaron este lunes (21/09) al lateral derecho Andrés Herrera en su vivienda, en medio del conflicto que generó la lesión del juvenil, quien sufrió una fractura infrasindesmal del peroné izquierdo tras una dura entrada del delantero paraguayo en la práctica del último viernes 18/09. (Foto: Noticias Argentinas)
Contenido

Tras desatar una nueva polémica este último viernes 18/09, los hermanos Romero, Ángel y Óscar, visitaron en la tarde de este lunes (21/09) en su domicilio al defensor Andrés Herrera, quien se está recuperando de una fractura del peroné izquierdo que sufrió por un puntapié que le aplicó el primero en el entrenamiento de San Lorenzo realizado la misma semana pasada.

En la cuenta de la red social Instagram de Herrera se ve una foto de los tres sentados en un sillón y arriba de la vista se lee: “¡Vamos Arriba!” y abajo el zaguero correntino escribió: “Gracias por la visita.@romeroteam”.

El gesto de cortesía se da en un momento en que los médicos del club de Boedo todavía no determinaron si el jugador de 21 años será sometido a una intervención quirúrgica para reparar la fractura.

A raíz de hecho, el entrenador de San Lorenzo, Mariano Soso, determinó que durante esta semana Ángel, permanecerá apartado del grupo en los trabajos cotidianos. 

Soso, que todavía no debutó en San Lorenzo -asumió la semana previa a decretarse la pandemia de coronavirus-, quedó enojado por la actitud del mellizo Romero, al entender que fue protagonista de una entrada muy imprudente en un ejercicio táctico de mediana intensidad.

El paraguayo lesionó gravemente a Herrera, luego de cometerle una infracción desde atrás que, además del enojo del técnico, provocó la reacción de algunos compañeros.

Por caso, el experimentado defensor Fabricio Coloccini escribió en una historia de Instagram: “Con esas ganas, humildad y sacrificio llegaste a Primera. Un miserable obstáculo no borrará tantos sueños logrados. Y muchos menos… lo que quedan por lograr. Fuerza Negro”.

San Lorenzo informó que Herrera sufrió “una fractura infrasindesmal del peroné izquierdo” que le demandará una recuperación aproximada de tres meses.

Sin embargo, los hermanos volvieron a quedar en el foco de la polémica desde que llegaron al club de Boedo.

De esta manera, mientras el pase del futbolista de 21 años al Palmeiras estaría caído (iba a ser a cambio de una suma cercana a los cinco millones de dólares), sus compañeros le reprocharon la acción al paraguayo y el clima en el Ciclón está más que tenso.

Pese a demostrar su calidad dentro del campo y de ser unas de las figuras del equipo previo al parate por coronavirus, su comportamiento fuera del campo de juego los posiciona una vez más en el ojo de la tormenta.

A principios de agosto pasado, el regreso de los entrenamientos parecía estar cerca y Claudio “Chiqui” Tapia se reunía en Casa Rosada con parte del Gabinete Nacional y decretaba la fecha: lunes 10. Se esperaba que los hermanos regresaran el viernes anterior al arranque en un vuelo charter que les enviaba el club. No obstante, dos días antes avisaron que no iban a volver de Paraguay.

Las razones que esgrimieron Ángel y Óscar Romero fueron varias. Desde hace casi dos meses venían entrenándose en Ypané con la selección guaraní y no querían perder el ritmo estando 14 días cumpliendo la cuarentena obligatoria para todos los que regresan del exterior. Sus mujeres y el fisioterapeuta tampoco estaban autorizados a ingresar al país y, además (pero no menos importante), el tema económico.

Óscar y Ángel Romero finalmente retornaron a la Argentina el 26 de agosto. Los futbolistas aterrizaron en el aeropuerto de San Fernando y tuvieron algunos inconvenientes administrativos con el contingente que los acompañaba. Luego de tres horas de demora, se dirigieron a su domicilio, donde pasaron 14 días antes de sumarse a los entrenamientos del “Ciclón”.

Lo cierto es que los hermanos guaraníes no vinieron solos. Llegaron con un contingente integrado por parte del staff de trabajo personalizado y las parejas de ambos jugadores. El problema fue que algunas de las personas que volaron desde Asunción no tenían todos los papeles en regla y se iniciaron los trámites pertinentes al llegar al país en vuelo privado.

La principal traba legal fue la residencia vencida de las parejas de los jugadores, por lo que debieron pagar una multa. La Policía aeroportuaria también les reclamó un permiso de parte del Ministerio de Salud que no poseían. Finalmente, pudieron solucionar todo y dirigirse a su hogar.

En febrero pasado, uno de los incidentes con Diego Monarriz ocurrió en el entretiempo del partido ante Talleres de Córdoba por la Superliga. El DT avisó en el vestuario que iba a sacar a Oscar Romero y su hermano Ángel reaccionó. Al final, ninguno de los dos salió a jugar el segundo tiempo, ni siquiera a sentarse en el banco de suplentes. Ese día, San Lorenzo perdió 1 a 0.

Al respecto, Marcelo Tinelli declaró: “Acá no hubo falta de respeto, pero sí algunas respuestas que se pueden obviar. Me parece una barbaridad que se esté hablando de si queda afuera éste o el otro. Le dije a Monarriz que él es el líder del grupo y que tiene que buscar calma”.

En enero pasado, transcurría​ con normalidad una práctica en la Ciudad Deportiva. Los hermanos realizaban la entrada en calor cuando un personaje desconocido se presentó en las instalaciones. Era el suegro de Oscar, que había sido invitado por el futbolista para ver el entrenamiento. Eso no cayó bien en el cuerpo técnico, que le pidió al personal de Seguridad que le hicieran saber que no podía estar ahí y lo retiraron.

Como era de esperarse, los jugadores no se quedaron con los brazos cruzados y, después de un cruce verbal a la distancia con Monarriz, se fueron al vestuario. En esa ocasión fue Hugo Tocalli el que puso paños fríos y calmó a los paraguayos.

Los hermanos Ángel y Oscar Romero llegaron a San Lorenzo en agosto de 2019, como futbolistas libres, tras jugar en Corinthians y el Shanghai Shenhua, respectivamente. Ambos eran los refuerzos de lujo de Juan Antonio Pizzi, que generaba altas expectativas en el club. “Esperamos poder devolver toda esta confianza”, fue una de las frases que dejaron en su presentación.

Ante tal repercusión por lo ocurrido, el delantero Ángel Romero pidió perdón por la lesión que le produjo a su compañero Andrés Herrera.

“Lamento mucho lo sucedido el día de hoy”, encabezó el mellizo paraguayo el comunicado que difundió a través de las redes sociales ante la “fractura infrasindesmal del peroné izquierdo” que le provocó al defensor, de 21 años y por cuyo pase había un avanzado interés de Palmeiras, de Brasil.

“En ningún momento tuve la intención de lastimar a mi compañero”, aclaró el atacante de 28 años y agregó dirigiéndose a Herrera: “Te hago llegar mis sinceras disculpas por este medio”.

El integrante del seleccionado paraguayo de fútbol ponderó la amistad que lo une al jugador lesionado: “Desde mi llegada al club te convertiste en un gran compañero y amigo”, escribió.

“En toda mi carrera es la primera vez que me toca vivir una situación tan difícil con un colega, a quien siempre respeté y tengo un gran aprecio”, afirmó el ex jugador de Corinthians de Brasil.

Por lo tanto, Ángel le deseó “mucha fuerza” a su compañero y se puso a disposición “para todo lo que necesite” en su recuperación.

El “Yacaré” Herrera, de 21 años, era buscado por el Palmeiras de Brasil, que mantenía negociaciones con el club de Boedo después de ofertar dos millones de dólares por el 60% de su pase.

Desde su debut en primera, en septiembre de 2018, el lateral derecho disputó 32 partidos con San Lorenzo y marcó cuatro goles.

También fue integrante de los seleccionados argentinos juveniles: ganó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y el torneo Preolímpico 2020, clasificatorio para los Juegos de Tokio, del año próximo.

Por otra parte, al entrenamiento de este lunes (21/09) en la Ciudad Deportiva, se sumó el delantero Nicolás “Uvita” Fernández, que superó el contagio de Covid-19 y continuará con la recuperación de una lesión de ligamentos en la rodilla.