ACTUALIDAD Clarín > Corte Suprema > Ricardo Lorenzetti

"VETOCRACIA"

Tras marcha contra la CSJN, Lorenzetti se refugió en Clarín

Desde Clarín, principal enemigo del kirchnerismo, el ministro de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, dio su visión institucional luego de la marcha.

Luego de una nueva marcha K contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) por las causas judiciales que comprometen seriamente a la vicepresidente Cristina Kirchner y su familia, el ministro Ricardo Lorenzetti habló de “vetocracia” en Clarín.

Desde el medio más enfrentado al kirchnerismo, el integrante del Máximo Tribunal que mantiene diferencias internas con el resto de sus pares desde que perdió la Presidencia del organismo, pareció lanzar un guiño a la dirigente peronista:

“Los sistemas demasiado concentrados generan un alto costo de intermediación con las personas y son muy ineficientes para enfrentar problemas porque no pueden innovar. Hay que hacer una profunda reforma institucional, acortando la intermediación, modificando los incentivos, aumentando la descentralización, creando islas institucionales, y muchas otras alternativas”.

Recordemos que la presidente del Senado viene de fracasar para que se amplíe la CSJN a 25 miembros e intentó que se avanzara sí o sí en agosto, pero tampoco sucedió.

A su vez, Lorenzetti buscó un equilibrio, aunque se podría interpretar que hizo referencia al poder de veto de CFK por sobre el resto de la coalición gobernante, licuando la influencia del presidente Alberto Fernández; algo que Macri y Carrió intentan contra Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y los radicales:

La llamada “vetocracia” ocurre cuando hay numerosos actores que tienen el poder de impedir o demorar una decisión. La imagen de Gulliver atado al suelo por miles de minúsculos liliputienses capta bien la situación de los gobiernos en estos tiempos: gigantes paralizados por una multitud de micropoderes La llamada “vetocracia” ocurre cuando hay numerosos actores que tienen el poder de impedir o demorar una decisión. La imagen de Gulliver atado al suelo por miles de minúsculos liliputienses capta bien la situación de los gobiernos en estos tiempos: gigantes paralizados por una multitud de micropoderes

Nadie tiene el poder suficiente para hacer lo que se sabe que hay que hacer. La paradoja es que mientras más herramientas se tienen para saber lo que hay que hacer, hay menor capacidad de lograrlo por la disolución del poder

En tiempos estables y de cambios lentos, era posible que un rey o un presidente tuviera un poder también durable. Pero en la actualidad, todo cambia permanentemente: aparecen nuevos actores, competidores, nacionales, internacionales, nuevos conflictos o varios conflictos al mismo tiempo En tiempos estables y de cambios lentos, era posible que un rey o un presidente tuviera un poder también durable. Pero en la actualidad, todo cambia permanentemente: aparecen nuevos actores, competidores, nacionales, internacionales, nuevos conflictos o varios conflictos al mismo tiempo

Hoy nadie se pasea con una cantidad fija y cuantificable de poder. El fenómeno de la “Vetocracia” es muy estudiado en varios países, y es una realidad muy típica de gobiernos que buscan controlar todo.

El siglo XXI está demostrando que la pretensión de gobernar con un poder concentrado es cada vez más inadmisible, no sólo desde el punto de vista de la libertad, sino también desde la eficacia.

Este diagnóstico no significa que hay que evolucionar hacia la anarquía, sino que requiere una reforma institucional.

image.png
Ricardo Lorenzetti, un ministro columnista. Ahora, en Clarín.

Ricardo Lorenzetti, un ministro columnista. Ahora, en Clarín.

Es necesario preservar una base sólida y estable de principios democráticos y republicanos, como la división de poderes, la autonomía de determinadas agencias y luego permitir el juego dinámico de una multiplicidad de fuerzas que interactúan y pueden responder rápidamente frente a nuevos desafíos.

Este modelo es el de la Naturaleza en la que hay zonas muy estables, como, por ejemplo, el verano, el otoño, el invierno la primavera y luego, nuevamente el verano. Pero sobre esta circularidad hay una multiplicidad de factores que interactúan y no existe un centro claro al cual remitirse.

Lo importante, por ahora, es entender que la vetocracia está generando una parálisis peligrosa, y que es necesario emprender reformas de estado, institucionalmente profundas Lo importante, por ahora, es entender que la vetocracia está generando una parálisis peligrosa, y que es necesario emprender reformas de estado, institucionalmente profundas

Resta saber si la columna de opinión de Lorenzetti en Clarín fue dedicada al oficialismo o a la propia cúpula de la Corte.

Más contenidos en Urgente24

Sin rating: Daniel Vila hundió a A24 y en LN+ le agradecen

El rating preocupa a Marcelo Tinelli y apela a ShowMatch 2.0

Encuesta histórica: 10% satisfecho, gasto, emisión, impuestos y reformas ya

Andrey Chuenkov y Yuri Ionov, eliminados por Rusia

José de San Martín fue más feliz en Francia que en Baires

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario