ACTUALIDAD Rosario > violencia > cadáveres

NARCOVIOLENCIA

Rosario, como México: "Con la mafia no se jode"

Esta mañana (01/10) fueron hallados dos cadáveres en un camino rural, en el límite entre las ciudades de Rosario y Pérez. Los asesinos dejaron un mensaje.

ROSARIO. El crimen de cada día. La ciudad de Rosario hace tiempo que se volvió inviable para vivir, entre balaceras, homicidios y narcotráfico. Esta mañana (01/10), cerca de las 8, fueron hallados dos cadáveres en un camino rural ubicado a unos 400 metros de Uriburu y Las Palmeras, en el límite con la localidad de Pérez. En lugar también había un automóvil Volkswagen Suran de color gis que estaba con sus puertas delantera y trasera del flanco derecho abiertas.

Los cuerpos presentaban evidentes signos de violencia. El fiscal a cargo de la investigación, Alejandro Ferlazzo, reveló ante la prensa local que las víctimas fueron asesinadas con tres disparos en la cabeza y desde corta distancia. Y además contó que cerca de los cuerpos, los asesinos dejaron una hoja de cuaderno con una frase escrita a mano: "Con la mafia no se jode".

El funcionario también expresó que se pudo identificar a una de las víctimas y que se trataría de un joven llamado Brian Molina, de 22 años, quien además sería el dueño del vehículo hallado a pocos metros del hecho. Respecto al segundo cuerpo, el fiscal consignó que aún falta confirmar algunos para establecer su identidad. Pero sí precisó que se trataba de un muchacho de 18 años.

fiscal doble crimen rosario.jpeg
Alejandro Ferlazzo, el fiscal que investiga el doble crimen cometido en el límite entre las ciudades de Rosario y Pérez.

Alejandro Ferlazzo, el fiscal que investiga el doble crimen cometido en el límite entre las ciudades de Rosario y Pérez.

Con respecto a la metodología del ataque, Alejandro Ferlazzo explicó: "Estas personas llegaron a este lugar con el vehículo de uno de ellos. Las víctimas recibieron disparos a corta distancia y hallamos un cartel con un mensaje que lamentablemente ya hemos encontrado en otros casos, "con la mafia no se jode". Vamos a investigar ese cartel. Estaba junto a los cuerpos. Se trata de una nota manuscrita".

El fiscal también expresó ante la prensa que todo indicaría que las víctimas fueron asesinadas en el mismo lugar donde fueron encontradas y que ambos jóvenes fueron vistos con vida poco después de las 21 del jueves (30/9) en el mismo auto. "A partir de esa hora, se desconocen sus movimientos. Presumimos que este hecho sucedió alrededor de las once de la noche".

Con respecto a las lesiones que presentaban los cadáveres, Ferlazzo expresó que "eso se determinará con precisión en la autopsia, pero tenían disparos en el cráneo, y ambos presentaban tres orificios. Por los indicios que tenemos, creemos que los disparos fueron afuera del auto. Se han bajado del vehículo y ahí los ejecutaron". Según consignó, de la escena del crimen se pudieron recoger nueve vainas servidas.

El padre de Brian, Ramón Molina, llegó al lugar donde se hallaba el cuerpo de su hijo y dialogó brevemente con la prensa, a quienes les dijo que Brian “no tenía problemas con nadie” y que nunca fue detenido "ni ingresó a una seccional por averiguación de antecedentes”.

“Yo hablaba siempre con Brian. Íbamos a trabajar juntos todos los días. Hasta ayer estaba tranquilo. Era un pibe normal. No andaba asustado o perseguido. No tenía antecedentes, ni lo detuvieron por averiguación de antecedentes”, aseguró Ramón, quien además dijo no saber quién era el acompañante del hijo, que también resultó asesinado.

padre doble homicidio rosario.jpeg
Ramón Molina, el padre de uno de los jóvenes asesinado en el doble crimen cometido en el límite entre Rosario y Pérez.

Ramón Molina, el padre de uno de los jóvenes asesinado en el doble crimen cometido en el límite entre Rosario y Pérez.

Ramón Molina contó ante la prensa que él y su familia viven en calle Amenábar al 7100, en la zona oeste de Rosario, un domicilio relativamente cerca del lugar donde mataron a Brian. Según dijo, su hijo salió con el auto alrededor de las 21.15 para llevar a una tía a su casa.

"A eso de las diez menos diez le empecé a enviar mensajes y ya no me los respondió. Nunca dejaba pasar tanto tiempo para contestar un mensaje. Enseguida respondía. Pero anoche nunca contestó los mensajes ni las llamadas. Después su teléfono daba como apagado. No pude dormir en toda la noche”, dijo Ramón.

“Me enteré por el noticiero justo cuando salía para ir a trabajar. Después me avisó un vecino lo que había pasado. Brian no solía andar por acá. No sabemos qué sucedió", agregó el padre de uno de los chicos fallecidos.

Un crimen más en la ciudad de Rosario que termina con vidas jóvenes y deja destruidas a sus familias.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario