ACTUALIDAD rituales > abuso > Entre Ríos

ENTRE RÍOS

Rituales del horror: Sexo, drogas y abuso de menores

En la localidad Oro Verde se condenó a una familia que utilizó a los menores de la familia para rituales que se basaban en orgías, drogas y alcohol.

Con el pasar de los días van apareciendo nuevos casos que parecen sacados de una película. Este incidente fue un hecho que ocurrió hace varios años atrás pero que recién ayer la Justicia de Entre Ríos condeno a prisión a 8 personas acusadas de violar y explotar sexualmente a 3 hermanos menores de edad durante rituales donde predominaba la bebida alcohólica y las drogas.

El dato que más conmociona a la localidad entrerriana es que fue la familia materna de los niños, incluyendo a la propia madre, los que participaron en los rituales. Son 8 los acusados de abusar sexualemente y empujar durante años a la prostitución a 3 hermanos en actos rituales en los que drogas, bebidas alcohólicas, y los participantes se desnudaban y bailan en círculos.

Los detenidos fueron condenados a una pena entre 9 y 25 años de cárcel. La pena más alta la recibió la madre de las víctimas, dos mujeres y un varón. Una tía de las víctimas fue condenada a 22 años de prisión, y un tío y el abuelo materno recibieron 20 años de cárcel. Entre ellos también hay una vecina y un policía retirado. Otro imputado es el que se cree el autor responsable de los delitos.

El Tribunal de Juicios y Apelaciones de esta ciudad, presidido por Carolina Castagno, y los vocales Rafael Cotorruelo y Alejandro Cánepa, dio a conocer ayer el adelanto de sentencia en el marco del juicio por delitos contra la integridad sexual en la localidad de Oro Verde.

image.png
El tribunal del juicio por los abusos en Oro Verde (Foto: La Nación)

El tribunal del juicio por los abusos en Oro Verde (Foto: La Nación)

La abogada Marina Hundt, en diálogo con Elonce, comentó que la familia paterna está satisfecha con la condena ya que “es un primer pasito final”. El próximo 5 de diciembre, a las 13:00 horas, se dará lectura íntegra a los fundamentos de la sentencia.

Cómo empezó la pesadilla

La causa se inició en julio de 2013, cuando el padre de las víctimas inició la denuncia por los abusos sexuales hacia sus hijos. Los hechos ocurrieron entre el 2005 y el 2011, se trataban de encuentros rituales pero el caso estuvo paralizado durante años hasta que la fiscal Laura Cattáneo, decidió retomar la investigación.

La acusación involucra a la mamá de los menores, una tía, un tío y el abuelo materno, una vecina, un expolicía y hasta un locutor de la localidad de Gualeguaychú. La progenitora fue una de las señaladas ya que, según se pudo probar en el juicio, llevó a cabo conductas que terminaron alterando el desarrollo sexual de los menores, tanto psíquico como fisiológico.

La mujer los “preparaba” para que su cuerpo pudiera tolerar los abusos sexuales a los que serían sometidos. Las mismas consistían en actos sexuales de ella con sus hijos en los que los masturbaba o los obligaba a realizar acciones sobre su propio cuerpo, siendo ella una adulta y las víctimas menores de 10 años.

Además, los obligaba a participar de orgías y fiestas sexuales entre adultos, al principio como “observadores” pero luego de manera activa. Estos “rituales”, según los testimonios de los chicos, hoy en día mayores de edad, fueron denunciados ante la fiscal del caso.

El juicio se desarrolló a puertas cerradas y las identidades de las personas ahora condenadas se preservaron con el fin de evitar la identificación de las víctimas. El único nombre que se dió a conocer fue el del ahora ex comisario Mario René Furlong Wolff, a quien condenaron a 22 años de prisión siendo el autor responsable del delito de corrupción de menores agravada por la edad de las víctimas.

La madre fue condenada bajo el mismo cargo y se le sumó el de “promoción a la porstitución”, por la edad de las víctimas. La fiscal Cattáneo movió la causa luego de revisar los testimonios que brindaron las víctimas en Cámara Gesell. En el juicio oral impulsaron la acusación la fiscal coordinadora Matilde Federik y el fiscal Mariano Budassoff, en tanto que la abogada Marina Hundt y el abogado Máximo Estrugo actuaron como querellantes.

La jueza Castagno afirmó que los abusos sexuales denunciados por las víctimas, menores de edad al momento de haber ocurrido, fueron acreditados durante el juicio.

------

Más contenido en Urgente24

Tragedia en Italia: Una cordobesa fue tragada por una ola

Joe Biden aplaza fecha límite para saldar deuda estudiantil

Aumento a legisladores: La Izquierda, en contra (sin éxito)

CSJN, Nación y coparticipación: Lorenzetti en la mira

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario