Leído

ANDRÉS MALAMUD

“El jueguito de Macri es ganar 2 puntos y que Alberto baje por participación y 'picoteo'”

Mie, 23/10/2019 - 1:08pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El politólogo Andrés Malamud explicó cuál es la estrategia de Juntos por el Cambio para intentar acceder al balotaje en las elecciones de este domingo 27/10, lo que coincide con los cálculos que se hacen en la Casa Rosada: “Para Macri, el jueguito es ganar dos puntos más y después con el aumento de la participación o lo que le picotean los otros candidatos a Alberto Fernández, que esté baje”. Sin embargo, consideró que revertir el resultado de las PASO es “muy improbable”. Por otro lado, valoró que Cambiemos haya logrado evitar un estallido social como en Chile: “quizás (Cambiemos) deba pasar a la historia por lo que evitó hasta ahora y ojalá siga hasta el 10 de diciembre. Evitó lo que está pasando en Chile, en Ecuador y ni hablar de Venezuela”.

Según Malamud, "para Macri, el jueguito es ganar dos puntos más y después con el aumento de la participación o lo que le picotean los otros candidatos a Alberto Fernández, que esté baje"
Contenido

Andrés Malamud es politólogo e investigador de la Universidad de Lisboa. Vive casi todo el año en Portugal y desde allí analiza la política argentina. En declaraciones este martes (22/10) a LN+, se refirió a la estrategia de Mauricio Macri para acceder al balotaje en las elecciones de este domingo (27/10), lo que coincide con los cálculos electorales que hacen en la Casa Rosada.

"Para Macri, que sacó el 33% en las PASO, le da lo mismo sacar el 35% que el 44%; aspira al 35%, porque con eso -si Alberto baja del 45%- hay ballottage. Pero no le va a robar votos a Alberto, entonces, para Macri, el jueguito es ganar dos puntos más y después con el aumento de la participación o lo que le picotean los otros candidatos a Alberto Fernández, que esté baje. Pero Macri no tiene que explotar, no tiene que ganar el 10% de los votos, tampoco podría, con dos es suficiente. Y para Alberto el objetivo es no bajar tres puntos. La estrategia lógica es la de seguridad, no la del riesgo", consideró Malamud.

En el gobierno nacional es cálculo es sumar a todos aquellos votantes que no fueron a sufragar en las PASO, tanto los que residen en la Argentina como los del exterior, reforzar la fiscalización, captar los votos de las opciones políticas que no superaron las primarias, sumar a una gran parte de quienes votaron en blanco o impugnaron, ‘robarle’ votos a los otros candidatos (Espert, Lavagna y Gómez Centurión) y lograr que Alberto Fernández baje de los 45 puntos. Esa alquimia supone conseguir algo que sería inédito desde el retorno a la democracia en 1983, que el nivel de presentismo sea récord así como la baja de votantes en blanco.

Volviendo al análisis de Malamud, el especialista consideró que la razón por la cual tanto Macri como Alberto Fernández no intentaron captar votos de electorados ajenos durante el último debate presidencial es porque "en parte saben que los debates no funcionan de esa manera, no sirven para capturar votos sino para no perder los propios".

"Y en parte porque creo que cada uno está más o menos satisfecho con lo que tiene", sintetizó.

Sin embargo, Malamud ve como "muy improbable" que un balotaje ocurra: "En general, en el mundo hay reversiones al resultado y en las provincias argentinas también, hay cuatro provincias argentinas que tienen ballottage y en la mitad de los casos el resultado se revirtió, pero la brecha era corta, 2 o 3%. Revertir un resultado más grande es difícil, lo hizo Rosas en Chaco revirtiendo el 9% y lo hizo Mario Suárez en Portugal revirtiendo el 20% en 1986. Una vez en una centena de casos. No es imposible darla vuelta, [pero] es altamente improbable".

En tanto, sobre "la marcha del millón" que convocó el Gobierno, el politólogo opinó que “es una plaza blanca".

"La grieta en la Argentina evolucionó, la grieta kirchnerista y antikirchnerista dividía a familiares y amigos, gente que pertenecía a la misma clase social que ya no se podía reunir los domingos a comer un asado porque se peleaban. Esa grieta se transformó y ahora es de clase, es la tercera sección electoral por un lado y los blancos porteños del otro. Esto puede parecer muy duro, suena como la latinoamericanización de la Argentina o como volver a la grieta del '45, con los blancos criticando a los choriplaneros y los otros diciendo: 'miren a la oligarquía'", dijo el especialista.

Sobre la situación de Chile, el especialista explicó que “las instituciones chilenas son excluyentes, dificultan la participación electoral, el arraigo de los partidos (...) los partidos hacían negociaciones de cúpula pero la gente no se sentía representada y eso explotó en este momento porque las expectativas siguieron creciendo y la satisfacción no".

Y agregó: "Hay dos grandes riesgos en casi todos los países de la región. En algunos es más fuerte uno y, en otro, el otro. Uno es la explosión de los mercados, poder retirar inversiones, tirar la moneda para arriba o para abajo y otro es la explosión de la calle. En la Argentina nosotros tenemos mucha más sensibilidad a los mercados por el tema bimonetario y la debilidad del peso. En otros países lo que estamos viendo es que la calle es más peligrosa".

Y concluyó: "Esto es interesante porque con la pobreza y la inflación que hay en la Argentina que la calle esté tranquila no habla de un milagro, habla del éxito de políticas públicas, de políticas sociales y de seguridad. Quiere decir que Cambiemos no va a pasar a la historia por su gestión macroeconómica pero quizás deba pasar a la historia por lo que evitó hasta ahora y ojalá siga hasta el 10 de diciembre. Evitó lo que está pasando en Chile, en Ecuador y ni hablar de Venezuela. Que la gente se rebele, que la gente salga a ejercer violencia cuando la economía está mal".