Argentina

CONTAGIOS

Fase 1: intendentes y gremios piden botón rojo en Córdoba

Luego de un día récord de contagios, donde Córdoba fue, por detrás de PBA, el distrito con más casos, los intendentes de ese lugar piden una cuarentena estricta de inmediato. Además, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba pidieron suspender las clases y los centros de testeos se ven congestionados. Se espera que el viernes se anuncien medidas duras por 15 días.

CÓRDOBA. En cuestión de horas, la situación epidemiológica de Córdoba escaló de controlada a muy grave, luego de que el parte de contagios de ayer (18/5) manifestara más de 4 mil nuevos casos en la provincia. Este número, que duplicó la cantidad de casos que se venían confirmando (alrededor de 2400 diarios), hizo convulsionar al Gobierno cordobés, que de inmediato comenzó a organizar reuniones en pos de definir nuevas y duras medidas sanitarias que se espera, sean implementadas a partir del próximo viernes (21/5). 

En ese orden, fueron los intendentes del interior cordobés, los primeros en manifestarse respecto a la necesidad de medidas concretas para frenar la circulación de personas, ante un inminente colapso sanitario. Si bien la gestión de Hacemos por Córdoba había tomado una postura de apertura gracias a los buenos indicadores que manejaba la provincia en el arranque de la segunda ola, la misma cambió radicalmente producto del apremio de la realidad epidemiológica. 

Daniel Salibi, intendente de la ciudad de Mendiolaza en Sierras Chicas, expresó a los medios su preocupación y la de otros cientos de intendentes de la zona. Para los jefes comunales, Córdoba debería volver a una “fase 1” por un corto periodo de 15 días, para poder retomar el control de la situación. 

“Siempre hemos tratado de lograr el equilibrio entre lo sanitario y lo económico, en este momento hay que priorizar la salud y la vida”, dijo Salibi a Cadena 3. A pesar de que el jefe comunal aclaró que no expresa la opinión de todos los intendentes, si dijo que en varios lugares piensan del mismo modo. 

“Si hay que suspender obras para ayudar a la gente, lo haremos”, aseguró en referencia a eventuales ayudas sociales que requeriría el regreso de fase. Además invitó a desestimar los costos políticos de las restricciones. 

Por otro lado, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba también advirtió sobre la situación epidemiológica y solicitó una suspensión de las clases de manera inmediata. El titular de ese gremio, Juan Monserrat, dijo que “la realidad va a dar una cachetada” a Córdoba en caso de que no se tomen medidas restrictivas. 

El dirigente gremial kirchnerista acusó al Gobierno provincial de “negar la realidad” en cuanto a la situación epidemiológica para mantener las escuelas abiertas. “No se puede negar la realidad y la sugerencia del Gobierno nacional para bajar los casos, por más que no le guste al Gobierno de Córdoba”, aseguró en un comunicado.

También señaló que el Gobierno de Juan Schiaretti está omitiendo la situación para “hacer cordobesismo”, en referencia a la autonomía que siempre es remarcada por el gobernador en sus anuncios. “No es buen momento para seguir haciendo cordobesismo en medio de la pandemia”, aseguró Monserrat. 

Así, diferentes sectores comenzaron a presionar al Gobierno de Córdoba, que por estas horas diagrama el esquema de restricciones a aplicar. Sin embargo, la dureza de las mismas no sería del calibre solicitado, sino que iría más de la mano con reducir la circulación nocturna y los eventos sociales al máximo, aunque sosteniendo la presencialidad y la actividad económica durante el día. 

El pasado martes (18/5), Córdoba registró 4032 contagios, con un incremento del 60% en una semana y una demanda inusual para testeos tanto en el sector público como privado. Para definir las medidas, la Provincia observará los números de hoy (19/5), mañana (20/5) y el mismo viernes (21/5), para descartar la posibilidad de un retraso en la carga de datos que haya arrojado semejante cifra. 

En cuanto a las camas de terapia ocupadas, la estadística oficial marca un 45% de ocupación. Aunque estudios particulares proyectan hasta un 95% de ocupación en la plaza, sumando casos de covid y no covid. 

Actualmente, los intendentes cordobeses pueden implementar medidas particulares a la situación de cada localidad. Aunque se espera que, si la situación alarmante continúa, haya una unificación de criterios. 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario