GRANDE

Confundieron su pene con una pistola

El 9 de julio, en el aeropuerto de San Francisco, California, detuvieron a Jonah Falcon (el hombre del superpene: 32 cm) al sospechar que tenía un arma escondida dentro de su pantalón.

No es fácil ser el hombre con el pene más grande del mundo, especialmente cuando se trata de atravesar los molestos puestos de seguridad en los aeropuertos. Jonah Falcon, aunque logra mantener el sentido del humor, fue víctima de la paranoia antiterrorista.

Falcon recientemente tuvo que vivir un cómico y a la vez ofensivo episodio en el aeropuerto de San Francisco, donde recibió un cateo especial, después de que las autoridades sospecharon que llevaba un paquete oculto en sus pantalones. Pero no, este hombre de 41 años, no llevaba un arma o drogas, sino, para el asombro de uno de los guardias, simplemente llevaba adherido a su lado izquierdo su pene de más de 9 pulgadas flácido y  más de 13 erecto (lo que constituye un asombroso récord).
 
Uno de los oficiales le preguntó si llevaba algo en la bolsa, a lo que Falcon respondió que “no”, pero entonces las cosas se pusieron más serias y lo llevaron al escáner de cuerpo completo.
 
“Otro guardia me detuvo y me pregunto si tenía algún tipo de excrececnia”, dice Falcon.
 
Al parecer su miembro estaba generando algún tipo de creciente magnetismo, porque otro guardia, más joven, interpretó su “paquete” como una amenaza biológica. “Le dije ‘es mi pene’. Me cateó pero se aseguró de rodearlo con las manos. Luego me pusieron polvo, probablemente para examinar si tenía explosvos. Fue divertido” dijo Falcon, quien ha rechazado a la industria del porno, pese a estar desempleado.
 
Falcon, dijo en una entrevista al Huffington Post, que para la próxima vez usará mallones de motociclista para que las autoridades no confundan su pene con armas de destrucción masiva. Ya que este sólo es una “masiva arma de concepción”, juega Falcon.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario