OMNI Dolor crónico > glías > sistema nervioso

NUEVOS HALLAZGOS

Dolor crónico: Cada vez más cerca de entenderlo y solucionarlo

El dolor crónico afecta a 1 de cada 5 personas y ha sido un misterio médico por décadas. Ahora los científicos están cerca de desarrollar una terapia accesible.

El dolor crónico es uno de los misterios médicos más estudiados del mundo. Afecta a una de cada cinco personas, dura más de tres a seis meses y no tiene una causa aparente o se ha vuelto independiente de la lesión o enfermedad que lo causó.

Sin embargo, en las últimas dos décadas, los descubrimientos sobre el papel crucial que desempeñan las neuroglias, células gliales o simplemente glías, han reescrito la ciencia del dolor crónico.

Cuando se descubrió este conjunto de células del sistema nervioso a mediados del siglo XIX, se pensaba que eran solo tejidos conectivos que mantenían unidas a las neuronas.

Pero los nuevos hallazgos señalan que las glías están dispersas por todo el sistema nervioso (ocupan casi la mitad de su espacio) y realizan la mayoría de las señales entre el cerebro y el cuerpo.

Estos hallazgos han brindado a los pacientes y médicos una explicación científica sólida que hasta el momento no se tenía respecto al dolor crónico. El primer efecto es que los médicos han comenzado a tomar la afección más en serio.

En rasgos generales, las glías se encargan de:

  • Alimentar las neuronas
  • Ayudar a las neuronas a comunicarse
  • Dirigir las actividades neuronales, tales como las señales de dolor

Hoy en día se sabe que las glías pueden generar que una red de dolor saludable se desregule y envíe señales de dolor falsas y destructivas que nunca terminan.

image.png

¿Cómo funciona el dolor?

El sistema del dolor funciona en tres etapas en el sistema nervioso:

  1. Una lesión o dolencia causa daño, las fibras nerviosas lo detectan y envían un mensaje de dolor hacia el cerebro.
  2. Aquellas señales ingresan a la columna vertebral en una transferencia monitoreada y, a veces, modificada por las glías cercanas. En este traspaso del sistema nervioso periférico al central, las glías amplifican o disminuyen la intensidad o duración del dolor. Y es aquí donde las cosas pueden salir mal y desencadenar dolor crónico.
  3. Esas neuronas de la médula espinal llevan las señales a un punto de la corteza cerebral y crean la sensación de dolor.

Como se ha demostrado en las investigaciones recientes, el dolor crónico se desarrolla porque las glías aceleran el sistema del dolor en un ciclo inflamatorio sin fin que provoca que los nervios generen una alarma de dolor perpetua.

Todavía no está claro exactamente cómo o por qué se desarrolla esta mala gestión. Puede surgir después de una lesión o incluso de la nada.

image.png

Glías: ¿Las culpables del dolor crónico?

En teoría, identificar a las glías como culpables del dolor crónico debería facilitar la búsqueda de una solución. Desafortunadamente todavía no es así, porque no se las puede simplemente eliminar.

Los analgésicos actuales no ayudan porque se dirigen a las neuronas, no a las glías. De hecho, las glías parecen tener tantas formas de transmitir señales de dolor que incluso si un tratamiento bloquea una, rápidamente encontrarán otra.

No obstante, los descubrimientos científicos ofrecen la esperanza de encontrar un tratamiento muy pronto. Al menos se sabe en qué parte del sistema nervioso buscar una solución.

Todavía no se han encontrado biomarcadores fácilmente detectables que puedan demostrar en una persona viva que las glías (u otros elementos) están causando dolor crónico. Pero la ciencia subyacente es sólida y crece cada vez más.

image.png

Fuente: The New York Times

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario