CIENCIA

Curiosity: Un río y un lagarto en Marte

La revista Science publicó un análisis de expertos estadounidenses que, basados en imágenes tomadas por el robot Curiosity el año pasado, especulan con la existencia de un antiguo cauce de río en el planeta rojo. Además, en Internet circula un video que pretende demostrar la existencia de lagartos en Marte por una serie de fotos tomadas por la misión espacial estadounidense.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - A los numerosos objetos visualizados en Marte gracias a las fotos obtenidas por el explorador Curiosity, se suma uno que se asemeja mucho a un lagarto, según asegura un internauta japonés.
 
La fotografía analizada fue publicada en la página web de la Agencia Espacial estadounidense (NASA). De hecho, en la imagen realmente se puede distinguir algo que por su forma recuerda mucho a un lagarto. 
 
 
La nota sobre el 'descubrimiento' fue publicada en el portal UFO Sightings Daily, dedicado a los ovnis y otros misterios del espacio. Algunos usuarios del portal incluso han sugerido que el presunto animal podría haber sido trasladado al Planeta Rojo como parte de un experimento de la misión del Curiosity. Sin embargo, la mayoría opinan que se trata simplemente de una piedra, igual que muchas otras que cubren la superficie de Marte, pero con una forma peculiar. 
 
Entre otros grandes hallazgos en las fotografías del planeta han triunfado en Internet una roca con la forma de un casco nazi y un enorme pene dibujado por las ruedas de Curiosity.
 
Además, la revista Science publicó imágenes tomadas el año pasado y analizadas por científicos estadounidenses. En ellas, los expertos llegaron a la conclusión de que los guijjarron fotografiados en Marte podrían haber sido parte de un río.
 
Se trata de las primeras rocas de Marte que parecen formar parte de un cauce. El tamaño y la forma de esta grava, desde partículas de arena hasta pelotas de golf, permitió a los investigadores calcular la profundidad y la velocidad del agua que fluyó alguna vez en el planeta rojo. 
 
”Como mínimo, la corriente fluía a una velocidad equivalente a un metro por segundo. La profundidad oscilaba desde el tobillo hasta la cadera", dice la autora del estudio, Rebecca Williams del Instituto de Ciencia Planetaria de Tucson, en Arizona. 
 
Los guijarros más grandes no se distribuyen de manera uniforme en las rocas. Los investigadores detectaron capas ricas en guijarros y otras en arena. Esto es común en los depósitos de los cauces en la Tierra y proporciona una evidencia adicional para el flujo de agua en Marte.
 
Además, muchas de las piedras están en contacto entre sí, señal de que rodaron por el lecho de la corriente.