OCIO cáncer >

FALLECIÓ "TARZÁN"

Murió de cáncer tras vivir 41 años en la selva

Tras vivir cuarenta años en la selva, un hombre se reintegró a la sociedad pero terminó falleciendo de cáncer.

Tarzán nació en 1912 como protagonista de la publicación de una revista. El hombre criado por monos pasó por muchas adaptaciones, incluyendo la tan famosa versión de Disney. Sin embargo, ninguna historia es tan increíble (y triste) como la del “Tarzán” vietnamita que murió a los 52 años de cáncer de hígado.

Ho Van Lang, más conocido como el Tarzán de la vida real, vivió cuatro décadas en la selva de Vietnam. En 2013 se insertó nuevamente en la sociedad luego de ser descubierto por un grupo de exploradores y comenzó a llevar una vida similar a la que nosotros conocemos.

Antes de cumplir diez años en su nueva vida, Lang falleció de cáncer de hígado. Para sus allegados, la civilización fue la causante de muerte.

Tarzan vietnaminta muere de cáncer.jpg

Las comidas hiper procesadas, el consumo de alcohol y el estrés de la vida moderna aceleraron la muerte del hombre que creció con un estilo de vida casi primitivo.

Álvaro Cerezo, un amigo de “Tarzán”, lamentó la muerte de su compañero y expresó sus teorías al respecto:

"Estoy muy triste de verlo partir, pero para mí su fallecimiento también es una liberación porque sé que estuvo sufriendo en los últimos meses.

Era un ser humano hermoso, olvidarlo será imposible, lo extrañaré todos los días.

Pero no me gustó verlo viviendo en la civilización. Siempre me preocupó que él y su cuerpo no pudieran manejar un cambio tan drástico”.

La vida y muerte de Ho Van Lang se convirtieron en una prueba más de que el estilo de vida tiene una gran influencia en el posible desarrollo de un cáncer terminal.

¿Por qué Lang vivía en la selva?

The Vietnamese Tarzan. FULL DOCUMENTARY

En 1972, cuando él tenía apenas 2 años, Vietnam se encontraba afectada por la guerra. Luego de que una bomba asesinara a la mayoría de su familia, Ho Van Lang -el padre de “Tarzán”- decidió buscar refugio en la selva.

Juntos vivieron de la recolección de frutas, mandioca y del cultivo de maíz. Tahn construyó un refugio para los dos y se vestían con taparrabos hechos con corteza de árbol.

Así pasaron casi cuarenta años hasta que, en el 2013, un grupo de hombres se internó en lo profundo de la selva para buscar madera y se toparon con los dos hombres. Tras pedir ayuda a las autoridades, encontraron a padre e hijo y los trasladaron para que recibieran ayuda médica.

La salud del padre estaba deteriorada y murió cuatro años más tarde de una enfermedad no registrada. Por su parte, Lang no sobrevivió mucho más y falleció de cáncer a los pocos años

Temas

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario