FOCO Joseph Stiglitz > Bill Clinton > demanda agregada

RIDÍCULO

Vendehumo Joseph Stiglitz, perdido en su metaverso

Joseph Stiglitz, quien dijo que hay un "milagro" en la Argentina, nada expresó aún acerca de la inflación anual de 54,9% en 2021 y su ascenso para 2022.

El miércoles 09/02 Joseph Stiglitz cumplirá 79 años. Podrá festejarlo porque tiene una buena calidad de vida. Un afortunado de la vida que se colgó de Bill Clinton cuando éste giró hacia la izquierda para intentar recuperarse de la derrota en las elecciones de medio término, en 1995, y convocó al economista para que presidiera el Consejo de Asesores Económicos del Presidente. Stiglitz destacó más como un promotor del cuidado del medio ambiente (Green New Deal) que conocedor de la macroeconomía pero a la Casa Blanca le interesó la idea de 'la 3ra. vía' entre el mercado y el dirigismo estatal. Clinton hizo algo peor que el escándalo de abuso sexual de Mónica Lewinsky: parió a Stiglitz, quien encima cometió el peor de los pecados: le habló a Cristina Fernández de Kirchner de la demanda agregada, que para él atenderla resuelve todos los males. Cuando Carlos María Cipolla escribió 'Las Leyes Fundamentales de la Estupidez Humana' debió estar pensando en gente como Stiglitz.

De ahí, él fue a intoxicar al Banco Mundial, donde estuvo 3 años hasta que lo despidieron a pedido de Lawrence Summers, por entonces secretario del Tesoro, batalla que no ha cesado. Pero Stiglitz logró gran repercusión como vocero en contra del Banco Mundial y el FMI, y la izquierda global lo adoró porque le sumó la denuncia acerca de la ineficacia del 'derrame' y otros pecados del neoliberalismo. El progresismo ignorante necesitaba un personaje con el CV de Stiglitz y que hablara en inglés. Al año siguiente, él ganó el premio Nobel de Economía junto George Akerlof y Michael Spence por sus "análisis de mercados con información asimétrica" (en su caso, del mercado asegurador). Desde entonces Stiglitz convive con un personaje de sí mismo que él reverencia y protege.

Stiglitz tiene algo a favor: jamás tuvo que gestionar. Nunca estuvo en ese lado del mostrador. Le resulta suficiente elucubrar... hasta que Martín Guzmán llegó al Palacio de Hacienda argentino, y sus fracasos rozan al 'pavo real' de la Universidad de Columbia. Por lo tanto, cuando el 1er. Mundo padece una inflación creciente, Stiglitz puede reclamar, con cierta impunidad, que no suban las tasas de interés en nombre de la tasa de empleo. Pero esto es la Argentina... y los niveles de inflación no son comparables.

stiglitz cfk.jpg
Joseph Stiglitz y Cristina Fernández de Kirchner.

Joseph Stiglitz y Cristina Fernández de Kirchner.

Al rescate

La idea de que la inflación no es lo peor que le sucede a una economía acompaña a su reciente afirmación, en un escrito para Project Syndicate, que "La recuperación de la economía argentina es sorprendente”, y menciona un supuesto "milagro económico" que, en verdad, es un mero rebote que no hay cómo financiarlo hasta hasta convertirlo en crecimiento, culpa de las restricciones que provocan decisiones que han tomado las autoridades argentinas.

Stiglitz quiere ayudar a Guzmán porque todos los relacionan, y pretende aconsejar al Fondo Monetario que postergue sus exigencias de equilibrio fiscal a la desequilibrada economía argentina. Para el FMI la inflación es un grave problema de la Argentina y el déficit cuasifiscal es gigantesco pero Stiglitz omite referirse a la inflación y sus consecuencias tanto en la economía como en la estructura social.

El premio Nobel de Economía considera que una inflación del 50,9% anual tiene un impacto neutro. Deberían quitarle sus medallas.

El índice de precios al consumidor (IPC-Costo de Vida) registró en diciembre 2021 un incremento del 3,8% y acumuló la citada suba de 50,9% a lo largo de 2021, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INdEC) pero para Stiglitz no es un dato relevante.

La inflación de 50,9% en 2021 es 14,8 puntos porcentuales superior al 36,1% de 2020, pero para Stiglitz es soportable según indica su omisión del tema.

Los economistas esperan en 2022 una inflación cercana al 55%, bajo el supuesto de que habrá un acuerdo con el FMI que impida que la situación desbarranque, pero para Stiglitz tampoco es peligroso.

La inflación núcleo fue de 54,9% en 2021, contra una suba de 37,7% de los precios regulados y 50,2% de los precios estacionales, y eso enciende luces entre amarillas y rojas pero Stiglitz, igual que Martín Guzmán, cree en el éxito de la política de acuerdos de precios y la nueva lista de 'Precios Cuidados', que ha sido, es y será un fracaso gigantesco.

El Frente de Todos tiene como su referente internacional a Stiglitz. Lo citan, lo reverencian, lo invocan.

  • La presidencia de Néstor Kirchner tuvo una inflación promedio de 10%.
  • Cristina Fernandez de Kirchner subió el promedio a 23% entre 2008 y 2011.
  • Y a 28% entre 2011 y 2015.
  • Mauricio Macri lo llevó a 38%.
  • Alberto Fernández lo subió a más de 45%.

Pero la tendencia no le llama la atención a Stiglitz, al punto tal que se dice maravillado con el nivel de actividad argentino.

El único milagro que sucede en la Argentina es que la sociedad soporte en silencio semejante aberración con forma de espiral ascendente.

La influencia de Stiglitz es tan perversa y berreta como lo fue la de Jaime Durán Barba en días de Macri, con la diferencia que uno se enfoca en la economía y el otro en la política. Ambos son extranjeros, no radicados en la Argentina, viviendo en dólares estadounidenses, que opinan e influyen sobre la Argentina.

stiglitz martin guzman.webp
Joseph Stiglitz y Martín Guzmán.

Joseph Stiglitz y Martín Guzmán.

La inflación argentina 2021 ocurrió en el marco del congelamiento de tarifas, atraso cambiario y controles de precios. En diciembre, los precios regulados subieron 1,7% mientras que la inflación núcleo fue de 4,4% (anualizada es 67%).

El economista Eugenio Marí advierte:

Esto no es sostenible en el tiempo. Se siguen acumulando atrasos de precios relativos que tarde o temprano deberá equilibrarse y tendrá un impacto en la inflación futura. Pero no es simplemente que estamos trasladando inflación de hoy a inflación de mañana, sino que en el camino estas regulaciones e intervenciones generan distorsiones que afectan la inversión, la producción y el empleo. Esto no es sostenible en el tiempo. Se siguen acumulando atrasos de precios relativos que tarde o temprano deberá equilibrarse y tendrá un impacto en la inflación futura. Pero no es simplemente que estamos trasladando inflación de hoy a inflación de mañana, sino que en el camino estas regulaciones e intervenciones generan distorsiones que afectan la inversión, la producción y el empleo.

Pero a Stiglitz todo le parece secundario. Stiglitz está apadrinando el descalabro de Alberto Fernández, del gobierno del Frente de Todos y de la sociedad argentina pero jamás ensayará una autocrítica. Él está convencido de que cuando Fernández colapse podrá afirmar que fue culpa del FMI que no auxilio a la Argentina cuando Fernández pudo terminar 2021 gracias a la asistencia extraordinaria del FMI por distribución de Derechos Especiales de Giro.

https://twitter.com/rlopezmurphy/status/1481723329190916100

Stiglitz vive en una realidad paralela. Stiglitz es ciudadano del metaverso, concepto de moda acerca de entornos donde los humanos interactúan como avatares, en una metáfora del mundo real, pero sin las limitaciones físicas o económicas de la realidad. Muy peligroso el 'vendehumo'.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario