FOCO Túpac Katari > Nicolás Maduro > Bolivia

UN VERDADERO MÁRTIR

Túpac Katari, el indígena que reivindica Nicolás Maduro

Túpac Katari se enfrentó a las autoridades coloniales españolas en 1781. ¿Nicolás Maduro quiere hacer un paralelismo con su figura?

Nicolás Maduro conmemoró en su Twitter el aniversario de la muerte de Túpac Katari, el líder del levantamiento indígena en Bolivia durante los años de la colonia. Su movimiento buscaba la liberación de los indígenas de las fuerzas coloniales españolas. Durante la insurrección, Túpac Katari lideró un ejército de más de 40.000 indígenas, que llegó a controlar Carangas, Chucuito, Sicasica, Pacajes y Yungas, y que mantuvo sitiada la ciudad de La Paz durante tres meses.

https://twitter.com/NicolasMaduro/status/1460257981711491086

Aunque los orígenes de Nicolás Maduro y Túpac Katari no son comparables, mientras que el primero siempre ocupó cargos en la dirigencia de Venezuela, Katari era un huérfano que se centró en el bien de su comunidad para luchar contra la opresión extranjera. ¿Acaso es ese el mensaje que quiere dar Maduro?

Un prócer en Bolivia

Túpac Katari nació en La Paz, Bolivia en 1750 en el seno de una familia humilde. Antes llevaba el nombre de Julián Apaza pero tras ver las muertes de Túpac Amaru, con quien había mantenido contacto, y de Tomás Katari, el líder de la insurrección de Chayanta, tomó el nombre de Túpac Katari, con el que encabezó el más importante levantamiento indígena de la región aimara, a principios de 1781.

Para fines del siglo XVIII, la mayor parte de las sociedades indígenas de Los Andes se encontraba sujeta a las condiciones impuestas por el dominio colonial español: debían pagar tributos, someterse a trabajos forzosos, obedecer a autoridades españolas y adoptar las costumbres y creencias de sus opresores.

Su levantamiento indígena en contra de los españoles fue relevante y se resaltó su voluntad por la lucha, pero varios lo traicionaron y así lograron apresarlo. Su final no fue para nada agradable. Tras cortarle la lengua para que nadie escuchara sus últimas palabras, cruciales como mensaje en un pueblo de tradición oral, se le condenó a morir descuartizado por caballos que tiraban en direcciones opuestas. Idéntica suerte corrieron sus inmediatos seguidores.

Túpac muerte.jpg

En su lecho de muerte gritaba:

Yo moriré pero volveré y seré millones Yo moriré pero volveré y seré millones

En Bolivia se lo sigue recordando sobre todo luego de que se declarara al país como un estado plurinacional. La célebre frase fue rescatada por el líder aimara, Evo Morales, al asumir la presidencia de Bolivia en 2006, quien parecía invocar la continuidad de la lucha de Katari por los pueblos originarios.

¿Podría estar Nicolás Maduro siguiendo los mismos pasos? ¿Maduro estaría dispuesto a dar la vida por la revolución bolivariana o su sed de poder puede más?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario