FOCO Honduras > elecciones > Presidente

¿CHAU A LA "NARCODICTADURA"?

Honduras: Joe Biden puso el ojo, ahora que ponga la bala

USA mira con preocupación las elecciones en Honduras del 28/11. Los hondureños tienen opciones para elegir pero dudan de la legitimidad de la elección.

El domingo 28/11 se celebrarán las elecciones en Honduras, donde se elegirá el próximo presidente, además de alcaldes y diputados. Si bien Juan Orlando Hernández, el presidente actual, técnicamente podría postularse por tercer mandato consecutivo en el cargo, decidió no hacerlo.

Las encuestas señalan que la elección se decidirá a dos bandas, entre el candidato del oficialista Partido Nacional, Nasry Asfura, y la líder de Libertad y Refundación, Xiomara Castro. Una tercera fuerza reside en el empresario Yani Rosenthal del Partido Liberal, que cumplió una condena de tres años en USA por lavado de dinero del narcotráfico.

Ya de antemano varios organismos internacionales como la OEA y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (Oacnudh) ya expresaron su preocupación por las muertes violentas en el contexto electoral. Las denuncias de fraude abundan y las elecciones aún no comenzaron.

_Juan Orlando Hernández .jpg
 Juan Orlando Hernández, el presidente de Honduras.

Juan Orlando Hernández, el presidente de Honduras.

En la campaña para las elecciones ya se evidenciaron varios actos violentos e incluso hubo 31 asesinatos por motivos políticos, en su mayoría de candidatos de la oposición. La hija de la líder indígena asesinada Berta Cáceres, Berta Zúñiga, sobrevivió a un atentado contra su vida. En julio, Carolina Echeverría, abogada y candidata del opositor Partido Liberal, fue asesinada por hombres armados vestidos de profesionales médicos.

Situación actual en Honduras

La sociedad en Honduras viene sumida en una crisis, aunque profundizada por el Covid-19 data desde mucho antes. La violencia, la inseguridad, el narcotráfico y la polarización extrema de las opciones políticas son cuestiones cotidianas para los hondureños. Honduras es uno de los países más violentos de América, con más de 38 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Datos del Banco Mundial muestran que Honduras es el segundo país más pobre del continente, después de Haití: casi la mitad de la población (4,8 millones de personas) vive con menos de 5,50 dólares al día y el 14,8% de los hondureños sobreviven con menos de 1,90 dólares por día.

Incluso el propio presidente, Juan Orlando Hernández está acusado de tener vínculos con el narcotráfico sumado a la corrupción política que continúa erosionando la democracia de Honduras. Los fiscales estadounidenses alegan que Hernández recibió US$1.000.000 en contribuciones secretas de campaña del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, y el hermano menor de Hernández, Tony, está cumpliendo cadena perpetua por cargos relacionados con las drogas.

pobreza honduras.jpg

Desde el golpe de Estado en 2009, la democracia en Honduras, deja mucho que desear.

Golpe de 2009

Para que podamos entender la importancia de estas elecciones hay que tener un poco de contexto. Como menciona Foreign Policy, después de la transición de Honduras a la democracia en 1982 de una serie de dictaduras militares, el país experimentó algunas décadas de relativa estabilidad, con los partidos Liberal y Nacional intercambiando poder regularmente. Pero un puñado de familias poderosas controlaba la mayoría de las instituciones políticas y económicas del país, lo que hizo poco por mejorar las condiciones de vida de la mayoría. Mientras tanto, la protección de los derechos humanos solo mejoró marginalmente y continuaron los asesinatos selectivos de críticos del gobierno.

En 2005, los hondureños eligieron presidente a Manuel Zelaya, un liberal. Al principio, no parecía dispuesto a alterar el status quo. Sin embargo, jugar entre Zelaya y la vieja guardia de su partido por el control finalmente lo llevó a forjar alianzas inesperadas con el entonces presidente venezolano Hugo Chávez y el entonces presidente cubano Fidel Castro, así como a intentar reemplazar la constitución de Honduras. El último movimiento resultó demasiado para los grupos empresariales conservadores, por lo que el Partido Nacional, y muchos dentro del propio partido de Zelaya, se unieron para derrocarlo en el golpe de 2009.

Dato importante: Xiomara Castro es la esposa de Manuel Zelaya.

Zelaya se exilió en República Dominicana. Sin embargo, no fue hasta el Acuerdo de Cartagena de 2011, firmado entre Zelaya y el presidente del Partido Nacional, Porfirio Lobo Sosa, quien asumió el cargo después de Micheletti, que el ex presidente derrocado aseguró su regreso a Honduras.

Honduras 2009.jpg
Honduras, 2009.

Honduras, 2009.

Candidatos a las elecciones

Will Freeman y Lucas Perelló, de Foreign Policy hicieron un resumen de los candidatos que se presentan en las elecciones del domingo:

  • El candidato del Partido Nacional, Nasry “Tito” Asfura, actualmente se desempeña como alcalde de Tegucigalpa, la capital de Honduras, y construyó su carrera dentro de las filas del partido. Habiendo asegurado su nominación gracias a la bendición no oficial de Hernández, promete más continuidad que cambio. Hernández es profundamente impopular y ha buscado no alinearse oficialmente con Asfura para no hundir las posibilidades del Partido Nacional.
  • Xiomara Castro, quien lidera el Partido Libertad y Refundación (LIBRE), una organización que agrupa a grupos de izquierda. Si bien Castro nunca ha ocupado un cargo electo, fue candidata presidencial del partido en 2013 y jugó un papel fundamental en unir a la oposición en las últimas elecciones presidenciales de 2017. Castro acusa a Hernández de establecer una “narcodictadura” y ha puesto la lucha contra la corrupción al frente y al centro en sus mensajes de campaña.

Las encuestas para las elecciones están muy parejas, casi están codo a codo.

Joe Biden, atento

Los problemas surgen desde la preocupación de que sea cual sea el resultado en las elecciones en Honduras, se produzca una inmigración masiva hacia USA. Esto ya sucedió en 2017. Además si Asfura es elegido, podría evitar una posible extradición del actual presidente a USA.

Con el lema "Papi a tu servicio", Asfura se compromete a financiar proyectos de infraestructura y promover la creación de empleo. También promete defender políticas sociales conservadoras, como la prohibición del aborto en Honduras, en cambio, Xiomara Castro favorece que se ponga fin.

Además, como recuerda Foreign Policy, el historial de Asfura como alcalde de Tegucigalpa ha sido poco inspirador. El nivel de vida de la mayoría pobre de la capital apenas ha mejorado desde que asumió el cargo en 2014, y la inseguridad criminal sigue siendo generalizada. La filtración de Pandora Papers también reveló que Asfura mantiene cuentas en el extranjero en Panamá, una afirmación que él niega.

USA desde 1980, tuvo el foco en Honduras cuando el Departamento de Defensa expandió varias bases militares en el país para servir como baluarte contra las insurgencias de izquierda en la región. Esas bases, todavía algunas de las más grandes de Centroamérica, continúan operando hoy para combatir la guerra contra las drogas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario