DINERO campo > La Niña > Siembra

LA NIÑA

El campo en alerta: Más calor, menos lluvias ¿menos divisas?

Anticipan que 2022 será más caluroso y tendrá menos lluvias que el 2021, lo que afectará la siembra de la gruesa de campo. Impacto en maíz, soja y trigo.

El fenómeno meteorológico de La Niña se instala por segundo año consecutivo pero las perspectivas para 2022 son más desalentadoras, lo que impactará negativamente en el campo.

El Centro de Investigaciones de Recursos Naturales (CIRN) del INTA Castelar, en la provincia de Buenos Aires, estimó este jueves (4/11) que el ciclo de condición seca se ampliará hasta marzo con menores precipitaciones que lo esperado para esta época del año, y el pronóstico se enmarca en un escenario de escasez hídrica y elevadas temperaturas, en algunos casos con récords, que se registra en gran parte del país.

“Estamos frente a la presencia de un segundo año consecutivo con un fenómeno climático La Niña”, confirmó Pablo Mercuri –director del CIRN del INTA Castelar– quien, además, detalló que “históricamente suele presentarse de forma moderada, con una menor intensidad y finaliza antes, lo que posibilita una mejora en el régimen de precipitaciones, más generalizadas, para fines de enero y durante febrero”.

Dudas para la siembra gruesa

En un contexto de toma de decisiones para el campo por la siembra de la gruesa, Mercuri destacó que “cuando hay mucha incertidumbre en el clima y vienen perspectivas deficitarias resulta clave saber la cantidad de agua disponible en el suelo y el pronóstico a corto plazo”.

“Estamos viendo un cambio en las condiciones del clima y podemos estimar una ampliación de este ciclo de condición seca”, subrayó el especialista en declaraciones a la agencia Télam, e indicó que esta condición de déficit será “muy variable por zonas” porque, por lo general, las precipitaciones en años del fenómeno de La Niña son aisladas y muy dispares entre localidades.

Respecto de los últimos registros de picos de temperatura, el especialista reconoció que “incrementan la evapotranspiración y la pérdida de agua, especialmente, en la capa arable, en el horizonte superficial”, y explicó que “vino un frente que atravesó nuestra región que dejó precipitaciones”.

Finalmente aseguró que “desde 2003 se observa que las primaveras son deficitarias y se demora la salida del invierno”, y de allí, "esa percepción generalizada de que estamos siempre esperando las lluvias al inicio de la primavera para poder recuperar el agua almacenada en el suelo".

Córdoba ya mide el impacto en el maíz

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa, por sus siglas en inglés), afirmó en un comunicado que La Niña “se ha desarrollado y se extenderá durante el segundo invierno (en el Hemisferio Norte) consecutivo”.

ora mapa.jpg
El impacto de La Niña en el campo

El impacto de La Niña en el campo

En octubre pasado, la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA) elaboró un mapa nacional en el que se advierten el potencial impacto que podría tener La Niña, con su consecuente régimen deficitario en materia de precipitaciones, en los rendimientos de maíz.

En casi todo Córdoba, según la ORA, lo esperable serían rindes entre 10 y 20 por ciento por debajo de lo normal, a excepción del departamento San Justo a donde la caída podría elevarse a más del 20 por ciento.

Las zonas más complicadas serían todo el norte de Santa Fe, casi todo Entre Ríos y el extremo norte de Buenos Aires.

La Soja

Según el portal especializado AgroSitio, tras el alivio de las últimas lluvias registradas en octubre pasado, el pulso de calor detuvo la siembra de soja en la región en el 12%.

“La siembra ha comenzado con menos agua que hace un año atrás: la última semana de octubre del 2020 se producía una lluvia de 100 mm, recomponiendo el estado de los perfiles hídricos, permitiendo sembrar en una semana el 40% de la superficie durante los primeros días de noviembre. Hoy las reservas son de escasas a regulares en gran parte de la región, y con La Niña por delante hay mucha preocupación. Algunos por alcanzar a sembrar, y otros por lo que suceda en febrero, en pleno periodo crítico, con dos años consecutivos en los que el agua ha fallado”, explicó AgroSitio.

Se suman los insectos

Se está dando da un pico poblacional de bolillera y (la oruga) militar temprana en trigos tardíos. Cuando se da un pico tan temprano, es de esperar una campaña muy intensa por problemas de bolillera”, comentan en el centro y centro sur de Santa Fe según AgroSitio.

“Si se da este pico en (insectos) adultos habrá que estar pendientes de los primeros lotes emergidos en soja”, advierten. Con este escenario de escasez de agua, “se prevé un año con actividad muy intensa de las típicas plagas de sequía en soja, como son lepidópteros, arañuelas y trips para más adelante”.

Trigo

Las altas temperaturas podrán acelerar la maduración y afectar el rendimiento de trigo.

En cada localidad, con distintas fechas y con tanta variabilidad en la distribución de lluvias, habrá que evaluar el impacto.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario