DINERO Salario Mínimo > Claudio Moroni > Trabajo

TODO POR UN VOTO

Ante las urnas, más salario mínimo por DNU y menos trabajo

Desde el Gobierno analizarían una nueva suba del salario mínimo por decreto, mientras diputados del FdT buscan la reducción de la jornada laboral.

Ante la proximidad de las elecciones, no es de extrañar que el Gobierno analice un nuevo aumento del salario mínimo por decreto. Pero al asunto no termina ahí, puesto que los diputados del oficialismo avanzan también con la propuesta de una reducción de la jornada laboral, sin reducción de salario.

En primer lugar, el aumento del salario mínimo, porcentaje que aún está en debate, se sumaría al adelantamiento de cuotas que aplicó el Ministerio de Trabajo en las cuotas de ajuste del haber mínimo, según 'El Destape Radio'.

El mes pasado el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, confirmó la decisión de "aumentar el salario mínimo", sostuvo que habrá una evaluación para definir "qué herramienta es la más rápida" para concretarlo, y deslizó la posibilidad de disponer la suba por decreto. En ese momento se definió anticipar las cuotas de los incrementos.

El salario mínimo aumentará 35% en septiembre, cinco meses antes de lo previsto, y en esa instancia se evaluará un aumento en línea con las paritarias, acordó el Gobierno con sindicatos y empresarios.

salario_minimo.jpg
El mes pasado el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, confirmó la decisión de

El mes pasado el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, confirmó la decisión de "aumentar el salario mínimo".

En abril el Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil aprobó una mejora de 35% en siete tramos de los cuales se pagaron hasta ahora los tres primeros, con un ajuste de 17% hasta ahora. Los cuatro que faltaban y que se completaban en febrero se resumirán en tres: 9% en julio, 4% en agosto y 5% en septiembre, cuando alcanzará los $29.160.

Claudio Moroni había adelantado que la convocatoria al Consejo del Salario implica una serie de pasos que podrían demorar la decisión adoptada y que, por ello, se trabaja en otras alternativas.

A principios de julio se dispuso una nueva actualización del salario mínimo, vital y móvil en la Argentina para 2021, pero luego decidió adelantar los aumentos y llevó toda la suba a septiembre de este año. De esta manera el salario mínimo, vital y móvil queda en $27.216 a partir del 1 de julio, en $28.080 desde el 1 de agosto y en $29.160 a partir del 1 de septiembre.

La intención, claramente, es modificar a la suba el poder adquisitivo de quienes perciben este ingreso, meses antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Pero el asunto no termina allí, puesto que mientras tanto sigue vigente y toma fuerza otra pelea en el ámbito laboral que encendió las alarmas y que gana adeptos entre los gremios oficialistas.

Por ahora, es una lucha entre conceptos del tipo: "mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras" y otros como: "costos laborales".

Según algunos gremios, abogados laboralistas y legisladores del Frente de Todos (FdT) permitirá mejorar la condición de vida de los trabajadores... Y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, no la descartó como herramienta para incrementar el empleo mientras que el sector empresario, atento al costo laboral, graficó: menos jornada menos salario.

Fue el titular de la UIA Daniel Funes de Rioja el que sustanció dicha postura, que tiene mayoría casi absoluta entre empleadores.

En la Argentina la jornada laboral legal máxima es de 48 horas por semana, una de las más altas de la región. En la Argentina la jornada laboral legal máxima es de 48 horas por semana, una de las más altas de la región.

Existen hasta ahora dos proyectos de ley con estado parlamentario para la reducción:

- La diputada Claudia Ormachea (FdT), integrante de la Asociación Bancaria, presentó uno para establecer por ley que se trabajen 6 horas diarias sin superar las 36 por semana.

En efecto, el titular de la AB, Sergio Palazzo, ya había mencionado que "disminuir la carga horaria garantiza trabajo para la mayor cantidad de argentinos posible".

- El diputado también del FdT, Hugo Yasky, quien lidera la CTA de los Trabajadores, también presentó otro. Desde la cartera laboral, Claudio Moroni sostuvo días atrás, en la presentación del Programa 'Te Sumo', que la reducción horaria "es uno de los modelos posibles" para sumar puestos de labor.

No obstante advirtió que "Argentina está en una situación muy heterogénea y es difícil predecir qué puede suceder con una simple reducción de jornada. En Europa se está discutiendo mucho, pero nuestro país tiene una posibilidad de creación de empleo muy grande y debemos ir viendo sector por sector".

Si de ministros de Trabajo se trata, la responsable de dicha área en la Provincia de Buenos Aires, Mara Ruiz Malec, también consideró es posible abrir tal discusión: "Se trabaja muchas horas y eso no siempre redunda en una mayor productividad", sostuvo.

De los sindicatos que adhieren a dicha modificación, la mayoría cuentan con buenos vínculos con el kirchnerismo. A la ya citada de la AB y la CTA, se sumó en 2020 el titular de los Metrodelegados, Roberto Pianelli. "Menos horas, más salud, más trabajo", trazó el sindicalista.

Rechazo de la UIA

El titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, hizo su primera carta de rechazo a la iniciativa del oficialismo en el Congreso. El también referente de la Copal dijo que a menor cantidad de horas trabajadas "se implicaría también proporcionalizar el salario, con su pertinente reducción".

El empresario apuntó que no hay experiencia internacional que permita afirmar su conveniencia u oportunidad" incluso apuntando que en nuestro país, de prosperar esa norma, " sólo se estaría repartiendo el trabajo registrado que existe en la actualidad".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario