DEPORTES Estudiantes de La Plata > fútbol > Ricardo Zielinsky

¿VIRTUDES, SUERTE O QUÉ?

Gente, no se hagan los rulos con Estudiantes de La Plata

La suerte es insoslayable en todo análisis acerca de la justicia o injusticia de un resultado deportivo. Musa inspiradora: Estudiantes de La Plata. 

¿Cuanto incide el azar en el fútbol? ¡Qué impotencia no tener las herramientas que miden lo que nos estamos preguntando! Sin dudas que si esto existiese podríamos obviar comentarios como el siguiente. Comencemos con Estudiantes de La Plata. Sin dudas un equipo c on virtudes como los hay muchos pero con inusitada incidencia del azar, y en este aspecto, de la mano del 'Ruso', Ricardo Zielinsky, ni que hablar.

El más reciente gol de Estudiantes de La Plata (haremos una abstracción del análisis del juego porque el resultado determina), fue de una suerte poco habitual.

Desde el centro atrás que mandó al área Leonardo Godoy hasta que la pelota ingresó en el arco de Nacional de Montevideo tras el remate de Manuel Castro, la misma, tuvo 3 o 4 roces fortuitos que pocas veces se dan en la concepción de un gol. Habrá que hacer mucha revisión y apelar a la memoria para encontrar algo semejante.

https://twitter.com/Relatoresconvos/status/1521827834527891456

Ni que hablar en el momento del juego que esto se produjo: 41’ (final del 1er. tiempo), es un mazazo para cualquier rival que recibe el impacto cuando hizo en general mejor las cosas.

¿De que sirve esta reflexión? (se puede preguntar un seguidor del 'Pincha'). La verdad que de poco porque el estado de algarabía del simpatizante platense hoy anda por las nubes y por eso sueña en grande.

Consejo: a bajar los decibeles porque cuando toquen los rivales de fuste solo con centros y mucho de fortuna quizás no alcance para lograr el gran objetivo por aquello de la mística copera.

https://twitter.com/SC_ESPN/status/1521679038988886023

Con este rendimiento, no será fácil superar rivales como Flamengo, Palmeiras, o el mismo Atlético Mineiro, en un ida y vuelta pero… hablamos de fútbol. Y si es fanático de River no se enoje si no citamos a su equipo en este lote con los brasileros porque es de público conocimiento que Ricardo Zielinsky los tiene alquilados. ¿Cuestión de azar? ¡Claro que sí! Es lo que hay.

Y ojo que lo que estamos planteando respecto del funcionamiento y los resultados obtenidos por Estudiantes de La Plata no sólo se remiten al partido ante Nacional porque la gran mayoría de esta racha de 12 invictos que lleva el equipo de Zielinsky tras perder con Boca Juniors (0-1) tuvieron mas o menos la misma temática que en el choque con los uruguayos.

Sin demasiados merecimientos (sabemos que en el fútbol solo con esto no basta) se pone arriba en el marcador por juego de balón parado luego de que los rivales fallaran goles de forma infrecuente, y luego justifica con alguna que otra jugada un resultado final.

Si miramos con lupa los partidos, algo que forma parte de nuestra obligación, encontrará que lo que le estamos diciendo es comprobable.

nacional.jfif
Considerable aliento para Nacional de Montevideo en la visita a Estudiantes de La Plata pero también irregularidades: desde una bengala a daños en las instalaciones del estadio.

Considerable aliento para Nacional de Montevideo en la visita a Estudiantes de La Plata pero también irregularidades: desde una bengala a daños en las instalaciones del estadio.

El azar en el fútbol

Cada partido que se juegue equivale a poner en acción un sistema dinámico complejo, cuyos elementos, en este caso los jugadores, los jueces, los directores técnicos, el público, el terreno de juego, con todas sus características físicas, y el entorno climático, formado por temperatura, humedad relativa, contenido de oxígeno y densidad del aire, están interrelacionados.

Los acontecimientos iniciales van actuando hasta configurar una situación de equilibrio precario, llamada por los estudiosos del caos, equilibrio metaestable.

El sistema es no-lineal y, en consecuencia, impredecible, razón por la cual queda a disposición de las veleidades del caos. Éste, por consiguiente, se convierte en el indeseado jugador número 12, con tanto poder de decisión, o más, que el árbitro central.

¿Cuántas veces los aficionados hemos mencionado la suerte (buena o mala) de un jugador o un equipo por cómo ha definido un partido?

Si la fortuna está del lado del delantero, si convierte en gol todo lo que toca y anota 4 tantos en una noche, habrá logrado un póker. Y, para ello, además de sus habilidades, seguro que hay un compañero que distribuya el balón, un crupier del fútbol.

No hay duda de que un par de ases resuelven hasta los encuentros más complicados. Es fácil darse cuenta de que en el factor suerte, o azar, encontramos una de las claves para entender la lógica esquizoide, o falta de lógica, de muchos resultados y luego de opiniones mediáticas.

La verdad es que en no pocas oportunidades los atacantes de un equipo fallan consistentemente por escasos centímetros, mientras que el oponente acierta en todas las ocasiones propicias, y no es raro que hasta convierta goles en condiciones casi imposibles.

De allí ha surgido un principio perogrullesco: quien no hace goles los ve hacer, o gol errado gol encajado. Ahora bien, una vez establecida cierta diferencia importante a favor de uno de los equipos, hay partidos en que el otro se derrumba psicológicamente.

Los jugadores pierden toda la autoconfianza, aumenta el nerviosismo y el desorden y, por ende, los errores. Y se cometen faltas innecesarias, consecuencia de la desesperación, que resultan en tarjetas amarillas y hasta en expulsiones, cuando no en más goles en contra.

Otro conocido viejo axioma del fútbol dice que el equipo goleado siempre termina mermado, lo que ayuda a cavar su propia tumba.

ESTUDIANTES DE LA PLATA vs. NACIONAL [1-0] | RESUMEN | CONMEBOL LIBERTADORES 2022

¿Por qué algunos tanta y otros tan poco?

En definitiva, en este deporte, es alto el porcentaje de factores que uno no maneja y que están más ligados a lo esotérico que a las virtudes de cualquier persona involucrada en la cuestión. Indiscutiblemente, son las variables inmanejables en este tablero.

Semejante escenario influye a la hora de construir una evaluación de las virtudes y el éxito en toda labor, tanto de una persona como en un grupo de ellas.

Entrenadores, jugadores y árbitros buscan reducir el margen de “error” entre lo que se piensa y lo que se hace o resulta. Afortunadamente no lo han logrado.

En paralelo a los planteamientos tácticos, las estadísticas y las metodologías de entrenamiento, se encuentra la acción, instante que sólo pertenece a los jugadores. Ellos, en milésimas de segundo, deben tomar una decisión. Estas acciones no siempre ocurren cómo se espera. Todo puede suceder y todo sucede.

La derrota, el triunfo, lo sublime y lo trágico conviven antes y durante cada partido. Ganar o perder es parte del juego, por eso, el cómo se construyen esos escenarios resulta ser punto de discusión. Existen corrientes distintas.

Sin embargo, no dejan de estar más cerca de lo deseable y distantes de lo real. En el fútbol, el azar es incontrolable y pesa en un alto porcentaje.

Yendo al grano, en el resultado de un partido de fútbol intervienen 3 factores:

  • la calidad de los equipos,
  • el trabajo que desarrollan y
  • la suerte.

Está claro que un equipo de más calidad lleva las de ganar pero, es evidente, ésta no es suficiente por sí sola una condición determinante en este juego.

Sin embargo, por mucha calidad y por mucho que trabaje un equipo, no ganará el partido si la suerte está en contra.

La suerte le da interés al fútbol y lo convierte en el gran espectáculo que es. Si la suerte no influyera, siempre ganaría el mejor equipo y se sabría de antemano el resultado.

Cuando se juega un elevado número de partidos, como por ejemplo un Torneo largo, la suerte no influye tanto porque la teoría de probabilidades dice que el número de partidos con la suerte a favor iguala al de los partidos con la suerte en contra.

En cambio sí influye, y mucho, cómo ahora veremos, cuando se juega un solo partido o cuando se juega un campeonato de pocos partidos. Un claro ejemplo son los Mundiales, cuando el de Qatar está a la vuelta del esquina.

El azar, entonces, se convierte en enemigo de las regularidades estadísticas y en actor importante en la historia del fútbol.

Y es que este deporte, por tratarse de una competencia en la que el número de tantos o goles por partido es muy bajo, la participación de lo aleatorio en el resultado final, o la suerte, al como suele llamarse, puede llegar a ser decisiva.

Una pena máxima desperdiciada, un desafortunado autogol, un resbalón fortuito del arquero, una mano involuntaria pero que el árbitro no considera así, o un “fuera de juego” mal señalado por el juez de línea pueden ser elementos suficientes para decidir el resultado de un partido y arruinar todas las predicciones lógicas.

Acerca de este tema se podrán hacer un montón de conjeturas y de opiniones.

Nada quizás sea excluyente pero nadie puede negar que algunos cuentan con más de estas “ayuditas" que otros y por este motivo pueden salir victoriosos.

En la vida como en el fútbol el factor del azar es muy importante. Se podrá discutir la incidencia del mismo pero no se podrá negar que es algo más que determinante. En porcentaje, para quien suscribe, en el fútbol debe ser de un 50 y 50.

Y para ir concluyendo con el tema, respecto de la musa inspiradora de esta nota que fue 'el Pincha del Ruso', debe ser hasta un poquito más.

Decían las abuelas: “Algunos nacen con estrella y otros estrellados”.

------------------------

Otras lecturas de Urgente24:

Aníbal Fernández habló de apriete y apuntó a Máximo Kirchner

Diputados salta las Grietas y habrá sesión el jueves 5

Santiago Cafiero: DDHH en Venezuela y chicana por el inglés

Racing y el Rojo ganaron, Niembro perdió en la redes

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario