Leído

MERCADO DE PASES

¿Vuelve el Bocabaret?, Tevez juega a la política e hizo estallar la interna entre Bermúdez, Román y Pergolini

Lun, 29/06/2020 - 7:43pm
Enviado en:
Por Urgente24

El colombiano Jorge Bermúdez, miembro de la Secretaría Técnica de Boca Juniors, rechazó este lunes (29/06) “el oportunismo político” de Carlos Tevez en su intención de renovar el contrato por seis meses y donar todo el monto a una entidad benéfica. “Claro que nosotros como todo el mundo Boca espera la renovación de (Mauro) Zárate y Tevez. Son símbolos y bastiones deportivos. Lo que no podemos aceptar es el oportunismo político y que se le mienta al hincha y socio que ama el club como nosotros”, escribió El Patrón en su cuenta de Twitter. No es la primera declaración de este tipo que hace el ex futbolista y actual dirigente. En las horas previas, había escrito un mensaje del mismo tenor. “La verdad prevalece siempre donde la mentira hace muchos esfuerzos por aparecer”, señaló un tuit en el que citó una nota del medio Expediente Político que hablaba de las supuestas intenciones de Tevez de lanzarse como candidato a presidente del Xeneize en el futuro, con Daniel Angelici como aliado. Pero no. Como en sus épocas de recio defensor, juega fuerte. Al límite del reglamento. Con un dato extra: en el texto de hoy puso al Nº 10 (proveniente de las inferiores xeneizes y ganador de 10 títulos, entre los que se destacan la Libertadores y la Intercontinental de 2003) a la misma altura de Mauro Zárate, que llegó hace dos años a Brandsen 805. Es llamativo el mensaje de Bermúdez, mano derecha de Juan Román Riquelme en el consejo de Fútbol. Como socio y con la antigüedad correspondiente, si así lo quisiera Tevez podría postularse a presidente del club de la Ribera.

Estalló la interna en Boca entre Mario Pergolini, Jorge “El Patrón” Bermúdez y Juan Román Riquelme por la renovación del contrato de Carlos Tevez.
bermudezpergolinitevez.jpg
Estalló la interna en Boca entre Mario Pergolini, Jorge “El Patrón” Bermúdez y Juan Román Riquelme por la renovación del contrato de Carlos Tevez.
Contenido

Mientras el fútbol argentino continúa paralizado por la pandemia del coronavirus y cuando faltan dos días para que se habrá el mercado de pases, Carlos Tevez hizo estallar la interna dirigencial en Boca luego de anunciar la semana pasada que continuaría en el club hasta diciembre próximo y que su nuevo contrato será donado con fines benéficos. Ante estas declaraciones, el colombiano Jorge Bermúdez, miembro de la Secretaría Técnica de Boca Juniors, rechazó este lunes (29/06) “el oportunismo político” de Tevez.

El “Patrón” también cuestionó “que se le mienta al hincha y al socio que tanto ama al club” como la gestión que encabeza el presidente Jorge Amor Ameal, acompañado de Juan Román Riquelme, responsable máximo del fútbol “Xeneize”.

“Claro que nosotros como todo el mundo Boca espera la renovación de (Mauro) Zárate y (Carlos) Tevez. Son símbolos y bastiones deportivos. Lo que no podemos aceptar es el oportunismo político y que se le mienta al hincha y al socio que ama el club como nosotros”, escribió el colombiano en su cuenta de Twitter. 

No es la primera declaración de este tipo que hace el ex futbolista y actual dirigente. En las horas previas, había escrito un mensaje del mismo tenor. “La verdad prevalece siempre donde la mentira hace muchos esfuerzos por aparecer”, señaló un tuit en el que citó una nota del medio Expediente Político que hablaba de las supuestas intenciones de Tevez de lanzarse como candidato a presidente del Xeneize en el futuro, con Daniel Angelici como aliado. Pero no. Como en sus épocas de recio defensor, juega fuerte. Al límite del reglamento. Con un dato extra: en el texto de este mismo lunes (29/06) puso al Nº 10 (proveniente de las inferiores xeneizes y ganador de 10 títulos, entre los que se destacan la Libertadores y la Intercontinental de 2003) a la misma altura de Mauro Zárate, que llegó hace dos años a Brandsen 805, según una nota publicada este mismo lunes en el diario La Nación.

Es llamativo el mensaje de Bermúdez, mano derecha de Riquelme en el consejo de Fútbol. Como socio y con la antigüedad correspondiente, si así lo quisiera Carlos Tevez podría postularse a presidente del club de la Ribera. Pero recién en diciembre de 2023. Serán los socios, en las urnas, quien lo elijan o no. Tal vez Juan Román Riquelme no comparte las formas del Patrón, pero comparte los pensamientos, según reveló el diario La Nación.

La contraoferta propuesta por Tevez (un contrato por seis meses y donar todo su salario), descolocó a más de uno , que se sorprendió con esa jugada. “Boca le ofreció A y Tevez respondió B”, comentaron. De todas maneras, en un contexto donde aún no está claro cuándo se volverá a jugar profesionalmente al fútbol en la Argentina, ni en qué estado físico volverá el capitán del campeón vigente, parecía hasta ideal la renovación semestral, según lo publicado por La Nación.

No lo consideran así. Y se mantienen en el vínculo de 12 meses, con la opción de extenderlo a 18. Para al mismo tiempo marcarle la cancha al futbolista y dejarle en claro quién toma las decisiones. Con un tema central y que todavía no tuvo resolución es la cotización del dólar que se tomará en cuenta en el hipotético caso de que finalmente concreten la firma por 12 meses a cambio de poco menos de US$ 1.500.000, según La Nación.

Desde el club sospechan que algo o alguien lo hizo cambiar de parecer al ídolo. Y no les gustó nada que lo anunciara en los medios antes de proponerlo puertas adentro. A la vez, hay un tema legal en el medio: el nuevo acuerdo entre la AFA y Futbolistas Argentinos Agremiados estipula que los contratos deberán ser de enero a diciembre. En ese contexto, es imposible firmar hasta el 30 de junio, como hasta ahora. Cerca de Tevez daban por descontado que este mismo lunes (29/06) se firmaba el nuevo contrato semestral. Lejos se está de eso.

Una nueva voz oficial se sumó este mediodía al conflicto. Fue la del vicepresidente Mario Pergolini, que intentó bajarle el tono a la situación, aunque no se mostró de acuerdo con la mediatización de los hechos. “No colabora que se hable tanto ahí”, declaró el vicepresidente, en TyC Sports.

“Hablé ayer con Román, ojalá que la renovación sea por un año”, expresó el directivo, dejando a la vista la firmeza de la postura del club acerca del tiempo de contrato. Con risas y chistes, trató el tema a contramano de lo que está a la vista: un clima caliente en la que los egos de los ídolos se confrontan y no otorgan certezas de lo que terminará sucediendo.

“Bermúdez es grande y sabe lo que tiene que decir. No hay problema con Tevez, es ídolo del club, lo queremos. Simplemente hicimos una oferta, él contraofertó y se está analizando”, señaló Pergolini antes de ser más profundo. Porque se diferenció del discurso que dio el viernes el Apache, en el cual afirmó no querer saber nada de plata estando en Boca y que lo que ganara lo donaba a una entidad benéfica: “¿Con un café? ¡Ja!. Esto se soluciona con plata y un contrato. Hay un poco de política en el medio, pero nada más, no pasa nada”. En tanto, Juan Román Riquelme permanece en silencio, como desde el día en que ganó las elecciones.

Mientras tanto, desde su cuarentena familiar en Rosario, Miguel Ángel Russo espera con ansiedad noticias positivas al respecto. Para él, es fundamental la continuidad del Apache.

El objetivo de Boca pareciera ser que Tevez baje la cabeza y acepte las condiciones iniciales propuestas por el club, o bien que reaccione y sea él quien anuncie la no renovación del vínculo para así la dirigencia ahorrarse el costo político de echar a un ídolo. Más allá de que el propio futbolista relativizó los dichos en radio la Red con lucidez: “Si nos tenemos que decir las cosas en la cara, nos las diremos... Le diré 'Raúl, ¿sos boludo? Eso no se lo digas a la prensa, decímelo a mí' y él me agarrará la oreja como siempre y ya está. Confrontar ahora con él y con el Patrón no es bueno para Boca, tenemos que estar todos juntos, ése es el mensaje. Por eso me rompo el culo, por la felicidad de la gente de Boca. Yo juego por ellos. Ni por Bermúdez, ni por Cascini ni nadie”.

En el momento en que Boca negociaba la renovación del contrato del “Apache”, resultaron, al menos, sorpresivas las palabras de Ricardo Centurión de las últimas horas del último jueves 25/06, en las que el futbolista reconoció que lo contactaron desde Boca para conocer cómo estaba y con la idea de pensar en un retorno a la Ribera. “Si se da, lo tomaré como que es el momento (de volver); y si no, son cosas de la vida. El hincha y los dirigentes actuales saben lo que pienso y siento, creo que no hace falta más nada y está todo dado, tengo un cariño muy grande por Boca”, declaró Centurión en La Oral Deportiva.

Ahora bien, la realidad es que Riquelme no se puso en contacto con el futbolista, pero sería él uno de los interesados en el talento de Centurión. Si bien saben que el retorno sucedería con una buena cantidad de condiciones, lo real es que todavía necesitan contar con la aprobación de Russo que estuvo tan convencido de esta contratación. No tiene que ver con la capacidad del futbolista, que ya probó que puede jugar en Boca, sino que uno de los puntos centrales es conocer puntualmente cómo está futbolísticamente Centurión, ya que no se pueden permitir sumar un jugador que necesite demasiado tiempo para ponerse en ritmo, reveló La Nación.

Más allá de las versiones circulaban de un hipotético regreso a Boca, Racing podría negociar con Argentinos Juniors la cesión del delantero con un posible trueque con el delantero Gabriel Hauche, que en enero pasado estuvo a punto de volver a la “Academia”.

El club de La Paternal apareció ahora como el principal candidato para llevarse al díscolo “Ricky”, pese a no contar con fondos suficientes como para hacer una oferta por, al menos, una parte de la ficha como pretende Racing, si “estaría dispuesto a concretar un canje a préstamo cediendo a Hauche, que le interesaba al técnico (Sebastián Beccacece) a comienzos de año”, confió un calificado vocero de Argentinos que reprodujo la agencia estatal de noticias Télam.

A la vez, se sabe del interés de Centurión por volver a jugar en Boca, pero de la entidad “Xeneize” hasta ahora no hubo acercamiento para concretar una propuesta, aunque en este sentido desde el ámbito “académico” se supo que por ese lado sería más factible un trueque a raíz que al entrenador le interesa el lateral derecho Leonardo Jara.

Al mismo tiempo, a fin de junio vence el préstamo de Centurión en Vélez Sarsfield, que fue el primer club que inició negociaciones para retenerlo una temporada más, pero como la dirigencia de Racing pretende venderlo, no hubo hasta ahora avance en la negociación.

De cualquier modo, el mayor interés de Víctor Blanco, presidente de la “Academia”, y de Diego Milito, el manager, es transferir a Ricardo Centurión a algún club del exterior, y por eso aguardan alguna oferta superadora a la del mercado local para tomar una definición.

De todas maneras, estos movimientos también tienen una lógica dentro de la estrategia de mercado de Riquelme y compañía. El tanteo a Centurión se da en un contexto en el que Mauro Zárate también está negociando su renovación (en un acuerdo inferior, pero similar al de Tevez), por lo que Boca hace sus movimientos para establecer condiciones y se cubre en el caso de que Zárate puede optar por continuar su carrera en otra institución.

Cabe recordar que Zárate y Tevez tenían una mala relación que se vio reflejada en el partido que el “Xeneize” le ganó a Godoy Cruz de Mendoza 2-0 en la Superliga 2018. Desde ese momento, explotó el debate en Boca porque Gustavo Alfaro decidió poner a Carlos Tevez como bandera de su nuevo equipo, pero los hinchas no estaban tan de acuerdo.

El nivel futbolístico del jugador del pueblo no era el mejor y estaba lejos del que alguna vez tuvo y desentonaba bastante con el resto del equipo. Para colmo, en el banco, tenía como reemplazante a un jugador como Mauro Zárate, que estaba bastante inspirado.

En la temporada 2018, Tevez pasó mucho tiempo relegado de la titularidad del plantel boquense. Algo que había quedado muy en evidencia cuando Boca perdió la punta tras caer ante Estudiantes de la Plata 2-0 luego de 47 jornadas consecutivas y 617 días en el torneo 2018/2019.

En medio de ese panorama, Carlos Tevez no había formado parte del equipo titular ni del banco de suplentes del “Xeneize” que empató el fin de semana siguiente 0-0 con Huracán. La ausencia del “Apache”, según la versión oficial, podría explicarse en que el entonces técnico Guillermo Barros Schelotto había decidido preservarlo para el partido de vuelta que Boca animó frente a Libertad de Paraguay de los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2018.

Uno de los motivos habría sido que existía un “pacto” que el jugador y Guillermo que habían acordado cuando volvió de China. Aquella vez, en una charla que tuvo la presencia del entonces presidente Daniel Angelici, el mellizo le había dicho en la cara “vas a jugar solo si yo creo que tenés que hacerlo”.

Ante tremenda sinceridad, Tevez respondió “pongo en riesgo mi idolatría porque creo que estoy a la altura”.

Pero los meses pasaron y había perdido lugar con la llegada de Mauro Zárate, el crecimiento de Ramón “Wanchope” Ábila y el retorno, en ese entonces, de Darío Benedetto. Todos estos hechos, entonces, lo habían dejado lejos de la consideración de Guillermo que por el momento entendía que Carlos Tevez no estaba para jugar en ninguna de las competiciones importantes que tuvo Boca por delante en 2018.

En el 2018, el atacante tuvo escaso rodaje. Solo había sido titular en un partido: fue en la primera fecha de la Superliga, ante Talleres de Córdoba en la Bombonera. Ese día erró un penal, pero el equipo igual había ganado por 1-0.

En total, Boca había jugado cinco partidos en la temporada 2018-2019, incluyendo el de la Copa Joan Gamper ante Barcelona. “El Apache” había sido titular en uno y había estado en el banco en los cuatro restantes (entró en tres). Hasta ese momento, había convertido un solo gol (ante Alvarado de Mar del Plata, por la Copa Argentina).

A pesar de no estar en la lista de concentrados, Tevez había acompañado al plantel hasta el estadio Tomás Adolfo Ducó. Había viajado en el micro de Boca y se había ubicado en un palco del estadio para ver el partido.

La ausencia del “Apache” se había convertido en uno de los temas más comentados del fútbol argentino y había provocado la opinión hasta del presidente de la AFA -y amigo personal del jugador-, Claudio “Chiqui” Tapia. “Él es un luchador, se sobrepone a la adversidad siempre. Debe querer jugar como todo futbolista”, había opinado el dirigente en una entrevista con Crónica TV.

Carlos Tevez regresó a Boca a finales de 2017 luego de haberse despedido del club de la 'Ribera' el domingo 18/12/2016 en medio de una Bombonera que clamó por su continuidad. Tévez se fue de la entidad “Xeneize” a causa de su mala relación con Guillermo Barros Schelotto, en medio de los rumores de un pedido de licencia por parte del delantero en el mes de septiembre de 2016. Fuentes internas habían afirmado que Guillermo no estaba de acuerdo con esta postura y que buscaba seducirlo armándole un equipo a su medida. Inclusive, como una prueba de la mala relación, Guillermo había manifestado luego de la victoria en el Superclásico ante River por 4-2 en ese 2016 en el Monumental disgustado “tiene un equipo a su medida”.

El Shanghai Shenhua fue la séptima camiseta que vistió Tevez como profesional. Debutó con la de Boca ante Talleres en octubre de 2001, y luego lució la de Corinthians en Brasil y las de West Ham, Manchester United y Manchester City en Inglaterra y la de Juventus en Italia.

Salvo con West Ham, Tevez salió campeón en todos los clubes que jugó. Y dos veces fue campeón del mundo: Boca en 2003 y Manchester United en 2008.

En tanto, su paso por China no fue para nada fructífero debido a que no mostró el nivel esperado. En su último partido en China, Tévez bajó seis kilos en el final de la temporada la Superliga de ese país.

Su equipo, el Shanghai Shenhua, el que pagó casi 80 millones de dólares por dos años de contrato, terminó más cerca de la línea del último de los descendidos a 19 puntos abajo del último clasificado a la Champions asiática y a 29 del campeón, el Guangzhou Evergrande.

Semanas atrás, el “Apache” confesó su malestar por el arribo de Mauro Zárate en junio del 2018 y reveló que Guillermo Barros Schelotto lo fichó para dejarlo en el banco de suplentes: “No sé si Guillermo habrá querido mi vuelta. Yo charlé con él, dejamos las cosas bien claras y ahí quedó. Yo siempre peleé por el puesto, nunca llegué tarde ni tuve rebeldía, cuando me tocó jugar 10 o 15 minutos nunca puse mala cara. Yo sabía que la llegada de Zárate era para sacarme a mi”.

Lo cierto es que durante el segundo tiempo del partido frente al conjunto mendocino en ese 2018, Carlos Tevez siguió mostrando muchos errores en el juego que no supo modificar. Cuando iban 11 minutos, perdió una pelota en la salida de su equipo y todo terminó en un contraataque que Alejandro Mazza, el asistente N°2, cortó por un supuesto offside. Igual, Esteban Andrada estuvo ahí para contener la embestida. La cuestión fue la reacción de la gente: murmullos, reproches y manos a la cabeza, no pudiendo creer cómo Tevez había puesto en peligro la ventaja.

Gustavo Alfaro, inteligente y rápido, entendió que la tarde de Carlos ya se había terminado con esa jugada. Entonces, decidió reemplazarlo por Mauro Zárate. Y ahí se produjo otro momento imposible de dejar pasar. Porque la gente aplaudió muy fuerte la salida de Tevez, entre el reconocimiento al jugador y la tranquilidad de su salida del campo de juego. Y estalló de alegría con el ingreso del ex Vélez.

Para su desgracia, Zárate seguía dando muestras de que quería ser titular. Y, cada vez, exponía más a Tevez. Si bien no pudo aportar demasiado en el ataque, debido a que el equipo se fue desdibujando con el correr de los minutos, él se las rebuscó para marcar presencia: en el tercer minuto de descuento, convirtió un golazo de tiro libre.

El hincha ya no solo no exigía su titularidad. Ahora ni siquiera lo ovacionaba. Alfaro tuvo en bandeja la posibilidad de que Tevez pase rápido de “abanderado” a prescindible. Y, más allá de quedar preso de sus palabras, no será culpa: el futbolista, de 36 años, estuvo haciendo mucho mérito para que eso termine sucediendo más temprano que tarde. Luego del 2-0 final, la cámara, de inmediato, enfocó a Tevez, que desde el banco mostró una cara que decía más que mil palabras: seriedad pura.

Carlos Tevez fue una de las figuras en los últimos siete partidos de este año para que Boca pueda lograr la Superliga y convirtió el gol que le dio el titulo ante Gimnasia en la última fecha.

En el club de que es hincha, el “Apache” logró 10 títulos oficiales, entre ellos una Copa Libertadores y una Copa Intercontinental; jugó 246 partidos y convirtió 85 goles.