Leído

COPA LIBERTADORES 2020

River sintió la falta de actividad, empató con San Pablo pero está intacto

Jue, 17/09/2020 - 10:54pm
Enviado en:
Por Urgente24

River Plate, después de 190 días sin competencia por la pandemia de coronavirus, empató este jueves (17/09) en el Morumbí 2-2 con San Pablo con goles convertidos en el primer tiempo por Enzo Pérez, en contra de su propia valla, a los 10’ (San Pablo), Rafael Santos Borré, a los 18’ (River) y en la segunda mitad, anotaron Julián Álvarez, a los 38’ (River) y Fabrizio Angileri, en contra de su propia valla, a los 41’ (San Pablo) por el partido de ida que correspondió a la tercera fecha del Grupo D de la Copa Libertadores de América 2020. A pesar de la igualdad y de la falta de actividad, el “Millonario” demostró que está intacto y no perdió la “mística copera” que supo imprimirle el técnico Marcelo Gallardo. Lo cierto es que el empate fue un buen resultado para los de la “Banda Roja” porque lo hizo de visitante ante otro grande de Sudamérica, que llegó con más rodaje.

Escenas del partido que River Plate empato 2-2 con San Pablo de Brasil como visitante en la 3° fecha del Grupo D de la Copa Libertadores de América 2020. (Foto: Noticias Argentinas/ CONMEBOL)
sanpablovsrivercopalibertadores2020.jpg
Escenas del partido que River Plate empato 2-2 con San Pablo de Brasil como visitante en la 3° fecha del Grupo D de la Copa Libertadores de América 2020. (Foto: Noticias Argentinas/ CONMEBOL)
Contenido

Tras 189 días de inactividad causada por la pandemia del coronavirus, River demostró que está intacto futbolísticamente pese a la falta de rodaje y se llevó un valioso empate 2-2 ante San Pablo de Brasil en el reinicio de la Copa Libertadores de América 2020. 

Con este resultado, el Grupo D quedó totalmente abierto: Liga de Quito lidera con seis unidades, pero River y San Pablo aguardan agazapados con tres. Binacional cierra la tabla con tres puntos. 

Parece que hubiesen pasado algunos años desde aquella notable goleada de River ante Binacional por 8 a 0 el 11 de marzo pasado pero transcurrieron 189 días hasta esta nueva presentación y luego de un desafortunado debut ante Liga en Quito cuando cayó 3-0 el 5 de marzo.

Por otro lado, el asilamiento obligatorio por la pandemia del Covid-19 cayó como un mazazo sobre todo y detuvo esta Libertadores que se reanudó con protocolos, cuidados y medidas sanitarias que siempre parecen escasas ante el infeccioso nuevo virus. 

Ante este panorama, el equipo “Millonario” no pudo jugar partidos amistosos a causa de la pandemia y realizó limitadas prácticas de fútbol, enfrente tuvo a un equipo que suma 10 partidos en el Brasileirao, está segundo junto al Mineiro de Jorge Sampaoli a dos unidades del Inter de Eduardo “Chacho” Coudet.

San Pablo cayó en el debut ante Binacional, por 2 a 1, pero en la altura de Juliaca a 3.825 metros, mientras que Liga jugó en Lima al igual que lo hará River debido a que la Conmebol varió la sede debido a los casos de coronavirus en la ciudad a la que pertenece el equipo peruano.

Los antecedentes en Copa Libertadores no son positivo para River ante San Pablo ya que jugaron cuatro veces, en semifinales de 2005 y en fase de grupos en 2016 y el equipo “Millonario” nunca ganó, sumando dos empate y tres derrotas. 

La previa del partido ofreció incógnitas sobre las posibilidades de River, porque acumulaba solo dos prácticas de fútbol ante un rival con 13 partidos en su liga.

Pero esa diferencia no pesó en el juego y River hasta pudo haber logrado una victoria que se le escapó en los minutos finales.

Sobre un campo rápido, merced a una tenue llovizna que precedió el juego, River se plantó en el Morumbí y se hizo dueño del partido en varios tramos.

El primer gol de San Pablo fue fortuito. Un remate de Hernanes se desvió en Enzo Pérez y descolocó a Franco Armani, quien antes se lució con una tapada ante el mismo volante paulista.

River no se desesperó y aumentó la presión en ofensiva frente a un San Pablo que no manejó la ventaja con inteligencia.

El último subcampeón de América lo empató rápido, en una jugada que empezó con el envío preciso de Fabrizio Angileri (reemplazante de Milton Casco) para Matías Suárez y la continuidad con un desborde eficaz del juvenil Julián Álvarez que dejó a Rafael Santos Borré de cara al gol.

San Pablo, sin Dani Alves por lesión, solo inquietó a River con remates de media distancia o con pelota detenida, pero fueron pocas las ocasiones.

El equipo de Marcelo Gallardo impuso condiciones en el mismísimo Morumbí, pero le faltó más incidencia de Ignacio Fernández, uno de los más afectados por el extenso parate.

El uruguayo Nicolás De La Cruz aportó más en el quite como auxilio a Enzo Pérez, el equilibrio de River.

El segundo tiempo fue parejo hasta que River sintió un poco el cansancio. A partir de la media hora San Pablo recuperó la pelota y River procuró no cometer errores propios del desgaste físico.

River salió de ese instante de confusión cuando el ingresado Jorge Carrascal acaparó la pelota. La respuesta se concretó con el gol de Álvarez, la figura, con el rebote que capturó Lucas Martínez Quarta en el área.

Cuando parecía que el 1-2 era cosa juzgada, Reinaldo encabezó la jugada que generó la intervención de Armani, pero el rebote que encontró el pie de un Angileri falto de reacción tuvo destino de gol.

Más allá de haber tenido el éxito al alcance de la mano, el empate fue un buen resultado para River porque lo hizo de visitante ante otro grande de Sudamérica, que llegó con más rodaje.

River sumó en Brasil y demostró que está intacto a pesar de los 190 días de inactividad y algunas bajas en el plantel.

El próximo compromiso del club de Núñez será el 22 de septiembre en Lima cuando visite a Binacional, de Perú.