FÚTBOL

1RA DIVISIÓN

Huracán: Araujo disparó contra Damonte y Nadur y declaró que “dolió salir de esta manera”

El defensor de Huracán Carlos Araujo afirmó este viernes (12/06) que le “dolió” salir del club “de esta manera”, al recibir la notificación del entrenador, Israel Damonte, de que no seguirá en el plantel desde el próximo martes 30 de junio. “Me dolió salir de Huracán de esta manera. Uno sueña con despedirse de la gente y de los empleados dentro de la cancha. Viví mucho en el club. Damonte me llamó y me dijo que fue decisión de él. No me gustó, pero lo respeto”, manifestó el defensor en declaraciones periodísticas. El entrenador de Huracán, Israel Damonte, se refirió este último miércoles 10/06 por primera vez al conflicto que desencadenó la salida de diez jugadores y afirmó que no “echó a nadie” y que la decisión en conjunto con la dirigencia fue “de no renovar los contratos”. El DT, que lleva seis meses en su nueva función, aclaró que “no fueron decisiones fáciles” pero remarcó que se pusieron “muchas cosas en la balanza” más allá del reclamo que iniciaron los jugadores a través de Futbolistas Argentinos Agremiados. En abril pasado, el titular del ‘Globo’, Alejandro Nadur, había acusado al plantel profesional de romper el acuerdo de pagos de los salarios atrasados y había advertido que para cuidar el patrimonio del club no descartaba rescindir contratos. Sobre este último punto, la AFA había dado por terminada la temporada y la suspensión de los descensos por dos años a raíz de la pandemia por el coronavirus.

La salida de 10 jugadores del plantel de Huracán de cara a la apertura del mercado de pases en el fútbol argentino que será el próximo miércoles (01/07) todavía continúa generando réplicas y este viernes (12/06) el defensor del “Globo”, Carlos Araujo, afirmó que le “dolió” salir del club “de esta manera”, al recibir la notificación del entrenador, Israel Damonte, de que no seguirá en el plantel desde el próximo martes 30 de junio.

“Me dolió salir de Huracán de esta manera. Uno sueña con despedirse de la gente y de los empleados dentro de la cancha. Viví mucho en el club. Damonte me llamó y me dijo que fue decisión de él. No me gustó, pero lo respeto”, declaró el jugador al programa radial Jogo Bonito.

Araujo, de 38 años, se manifestó “sorprendido”, por la decisión del técnico de Huracán: “Me dijo que no era decisión futbolística ni de la dirigencia, sino que era por el conflicto”, señaló, en referencia al reclamo de los futbolistas por el pago de sueldos que se les adeudaba desde enero.

Sobre el rol del presidente de Huracán, Alejandro Nadur, en el reclamo del cobro de los haberes retrasados de los jugadores, el defensor nacido en Mendoza destacó que siempre buscó “dividir” al grupo de jugadores.

“Si él hubiese arreglado desde un principio, habría pagado mucho menos. Nosotros fuimos al gremio (Futbolistas Argentinos Agremiados), porque vimos que no tenía intenciones de pagarle a muchos de nosotros”, expresó Araujo.

Sobre su futuro, el zaguero confirmó: “No estoy pensando en el retiro, entreno todos los días y mi apuesta es jugar hasta los 40”.

Por otra parte, el propio Damonte, en diálogo con el programa Superfútbol de TyC, aseguró que tras la salida de los diez jugadores del plantel por el conflicto, necesitará “cinco o seis refuerzos”.

“Se terminaron muchos contratos y la realidad es que vamos a necesitar a algunos”, reconoció el DT, y admitió que no será “como en otros tiempos, que el club traía 12, 13 ó 15 jugadores”.

“Huracán hoy no está pasando uno de los mejores momentos económicos, como muchos de los clubes del fútbol argentino”, manifestó el DT ante la suspensión de las actividades futbolísticas provocada por la pandemia del coronavirus.

Por lo tanto, Damonte confirmó que se les dará más cabida a los jugadores de las divisiones menores del club. “Antes de la pandemia veníamos hablando con los dirigentes sobre la idea nuestra de hacer hincapié en las inferiores”, cerró. 

El último miércoles 10/05, técnico del ‘Globo’ se refirió por primera vez al conflicto que desencadenó la salida de ésos diez jugadores y afirmó que no “echó a nadie” y que la decisión en conjunto con los directivos fue “de no renovar los contratos”.

El DT, que lleva seis meses en su nueva función, aclaró el último miércoles que “no fueron decisiones fáciles” pero remarcó que se pusieron “muchas cosas en la balanza” más allá del reclamo que iniciaron los jugadores a través de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Damonte quiso evitar entrar en polémicas con respecto a las declaraciones de los jugadores que no seguirán en el club ya que “le hace mal al club” y resaltó que su “responsabilidad” es “poner” a Huracán por delante de lo “sentimental”

“Se puso todo en la balanza y a partir de ahí se tomaron las decisiones en conjunto con la dirigencia. Las cosas están claras y eso es lo importante. Hablé con la mayoría, me hubiese gustado hacerlo en persona pero se dio de esta manera”, sostuvo Israel Damonte en una conferencia virtual que superó las dos horas de duración.

Los jugadores que iniciaron el reclamo salarial y no continuarán en el club son: Carlos Araujo, Gonzalo Bettini, Nicolás Romat, Mauro Bogado, Adrián Calello, Joaquín Arzura, Rodrigo Gómez, Javier Mendoza y Juan Ignacio Vieyra. El arquero paraguayo Antony Silva tenía contrato hasta después del 30 de junio, pero tampoco seguirá y está negociando su salida.

En el extenso grupo de los que terminan su contrato el martes 30 del corriente, no obstante, está la intención de renovar con Mariano Bareiro y Martín Ojeda, quienes pertenecen a Racing Club.

Con estas bajas, el plantel quedó conformado por “14 ó 15 jugadores” y la mayoría “son jóvenes” que promovió el propio Damonte en este corto plazo, por lo que admitió que vendrá “una etapa difícil” pero que la intención es sumar “cinco o seis refuerzos”.

“Cinco o seis jugadores vamos a tener que traer. Ya pasé nombres y con otros hablé. Necesitamos referentes y jugadores grandes que traten de ayudar y que empujen a los chicos”, indicó el DT

En esta línea, el entrenador admitió que “de kamikaze” llamó a Marcelo Barovero y sondeó a Luis “Lucho” González, quienes pasaron por el “Globo”, aunque reconoció que Huracán “no está en condiciones” de pagar un salario como los del exterior.

A su vez, el DT reconoció que también pretende repatriar al defensor Paolo Goltz, pero admitió que será difícil por su actual compromiso con Gimnasia.

En cuanto a nombres en carpeta, Damonte declaró que no habló con Patricio Toranzo, quien había manifestado su intención de volver, y confirmó que en esa lista están el arquero de Banfield Facundo Cambeses y el volante Iván Rossi, quien quedará libre de River Plate y fue compañero suyo en el club como jugador.

De cara al futuro, Israel Damonte aceptó que Huracán deberá vender algún jugador y adelantó que los más sondeados son los defensores Saúl Salcedo y Lucas Merolla, además del delantero Norberto Briasco.

El joven entrenador aprovechó el largo receso para interiorizarse en la historia de Huracán y en referencia al histórico equipo de César Luis Menotti que salió campeón en 1973 se ilusionó con la posibilidad de encontrar “un Houseman o un Brindisi”.

“Huracán económicamente no puede ir a comprar. Ahora es un momento para apostar a lo que tenemos ¿Quién dice que no podemos tener un (René) Houseman o un (Miguel) Brindisi? En ese Huracán del '73 jugaron chicos y, por ejemplo, (Alfio) Basile tenía 28 años. Necesitamos jugadores que acomoden esa estructura”, ejemplificó.

“Quiero jugadores que tengan ganas de venir a Huracán. Ahora hasta los hinchas me mandan videos. Uno me puso 'Isra: (Ignacio) Scocco queda libre'”, contó, entre risas.

“Sería fácil pedir que traigan 15 jugadores pero no quiero quedarme con eso. Quiero armar un equipo que en dos o tres pueda salir campeón con jugadores del club”, deseó.

El contexto del fútbol argentino, que ya tiene confirmado un esquema con dos temporadas sin descensos, podría generar “cierta tranquilidad” para el proyecto de Damonte pero el también reflexionó sobre la “oportunidad” que presenta esta pandemia.

“Argentina está en un momento que puede aprovechar para salir mejor parado. Es momento para apostar a los jóvenes, como pasó con (José) Pekerman en la Selección. Se viene algo nuevo en el fútbol. Todos los clubes van a tener que apostar a los jóvenes porque no será fácil competir con los países que tienen dólares”, apuntó.

“Sueño con quedar en la historia de Huracán y ganar un título pero primero quiero demostrar que estoy a la altura del club”, subrayó.

En abril pasado, el titular del “Globo”, Alejandro Nadur, acusó el jueves 30/04 al plantel profesional de romper el acuerdo de pagos de los salarios atrasados y advirtió que para cuidar el patrimonio del club no descarta rescindir contratos.

En una carta dirigida al plantel, el mandatario acusó a los jugadores de romper el acuerdo de pagos que habían alcanzado luego del reclamo iniciado en conjunto con Agremiados y advirtió que con el fin de cuidar el patrimonio del club en medio de un “delicado” contexto económico no dudará en rescindir contratos o no renovar los que vencen el próximo 30 de junio.

La nota de Nadur enviada a todos los integrantes del plantel profesional trascendió el jueves 30/04 pero fue enviada el pasado lunes en respuesta a un “deposito masivo” de cheques por parte de los jugadores cuando el acuerdo era otro.

Según Alejandro Nadur, el plantel rompió “el acuerdo” de pagos alcanzado en abril pasado en conjunto con Agremiados y eligió comunicar a través de una carta ya que según él se cortó de “manera unilateral” el diálogo con los referentes.

“Voy a defender el patrimonio de Huracán a como dé lugar. Pueden intentar mancillar mi nombre y mi honor, buscar el consejo de quienes ustedes deseen y formular todas las acciones legales que crean que les corresponden pero no van a torcer mi voluntad de defender los intereses del club”, afirmó Nadur.

Sobre el final de la nota, el presidente del “Globo” advierte que no dudará en “otorgar la libertad de acción” o “no renovar ninguno de los contratos que vencen el 30 de junio” con el objetivo de “blindar” el patrimonio del club.

En relación a este último punto, la AFA dio por terminada la temporada y la suspensión de los descensos por dos años a raíz de la pandemia por el coronavirus.

Tras esta resolución, estalló el conflicto entre la casa madre del fútbol argentino y el titular de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), Sergio Marchi, quien fue acusado por los capitanes de los diferentes clubes del fútbol local de negociar el pago de sus salarios a espaldas de ellos. De ahí, el secretario ejecutivo del máximo organismo rector del fútbol argentino, Pablo Toviggino, expresó el miércoles 29/04 su preocupación por la postura planteada por Marchi ante las últimas resoluciones de la dirigencia y lo acusó de promover la “industria del juicio”.

“Marchi se equivocó, no evaluó que dos mil jugadores podrían perder su fuente laboral. Me deja preocupado que promueva la industria del juicio”, apuntó Tovigginio, dirigente de máxima confianza del presidente de AFA, Claudio “Chiqui” Tapia.

Pablo Toviggino aseguró que la propuesta que AFA le acercó a Agremiados era “superadora” y una “solución global” a la crisis económica generada por la pandemia de coronavirus pero Marchi “nunca respondió”.

La idea de AFA era que los futbolistas aceptaran una quita “insignificativa”, según Toviggino, de una parte de los salarios a partir de abril pasado a cambio de una extensión voluntaria de los contratos que vencen el 30 de junio.

“Bajo la amenaza de no jugar fomenta la industria del juicio con cartas documento a los clubes que fueron los empleadores de los jugadores. Nadie habló de no cumplir sino de tener un gesto”, explicó el dirigente santiagueño.

Toviggino también replicó a Marchi en la denuncia que hizo sobre los clubes que deben salarios de diciembre y enero cuando todavía no se había declarado la pandemia.

“Si hay clubes que debían diciembre debió pedir la inhibición, no lo hizo y permitió que siga pasando. No hay que reclamar cosas que debió haber observado. El esfuerzo colectivo tiene que ser de todos”, concluyó.

El ex presidente del Consejo Federal también defendió la decisión de anular los descensos y señaló que al mantenerse los promedios los clubes seguirán buscando ser competitivos.

En medio de esta situación, se calcula que son alrededor de 2.000 futbolistas a los que se les termina el contrato el 30 de junio o, en su defecto, cuando termine la temporada, que justamente se acaba de dar por finalizada. Son 212 en Primera División (un 22%), pero la cifra se duplica en las otras categorías (se calculan en promedio 15 convenios por equipo, muchos a préstamo).

Hay que mencionar que hubo un intento de no llegar a la situación de acorralar a los jugadores: desde AFA se le planteó a Agremiados sólo realizar una quita del 30% de los sueldos desde 500.000 pesos para arriba (en la A, esa cifra se da en 200 contratos). La medida iba a regir desde el 1° de abril hasta que los planteles volvieran a entrenarse. Si el gremio aceptaba, lo “ahorrado” iba a ayudar a saldar el resto de los salarios y a la posibilidad de extender los contratos que se vencían, según una nota publicada por el diario deportivo Olé.

“No era un tope, sino un porcentaje de quita en ese tiempo de inactividad. A cambio, les renovábamos seis meses más el contrato a todos, en todas las categorías. Nosotros entendemos la posición de (Sergio) Marchi y su defensa a los jugadores, pero hay situaciones que no podemos aceptar. Es una situación grave, y todos tenemos que ceder algo”, señaló Nicolás Russo, presidente de Lanús y voz de negociación en Viamonte, en charla con TNT Sports.

Incluso, la alerta llegó a los futbolistas: el lunes 27/04, en otra reunión, los capitanes le plantearon a Sergio Marchi que no estaban enterados de su negativa al planteo dirigencial y temen una ola de desempleados, según reveló el diario Olé.

Por un lado, es cierto que los equipos no pueden desarmarse al 100%: en Primera, seguirán los promedios y los clubes comprometidos no podrán relajarse. Sin embargo, en el Ascenso, los promedios fueron suprimidos y es muy fácil hacer la plancha: si en 2021 una institución juega con juveniles y saca 0 (¡CERO!) puntos, igual mantiene la categoría y no contrae deudas. Ayuda a que los clubes no quiebren pero atenta contra el futbolista, según planteó el diario Olé.

Y lo que sigue ahora es un aprovechamiento del sistema: un club puede atrasarse dos meses en pagar el sueldo antes de que el jugador pueda intimar el pago, que es la recomendación que el gremio les va a hacer. Pasa que para activar una carta documento es necesario contar con la anuencia del jugador. Y hay que ver cuántos deciden ir por la doble indemnización y quedar libres con un mercado de pases cerrado y en un contexto de crisis mundial, o bien mantenerse en el molde y cobrar a los premios. Por consiguiente, los dirigentes saben que les podrían judicializar el reclamo e inhibirlos, pero que esa plata, cuando el futbolista la cobre, le va a llegar licuada por la inflación. A su vez, tampoco es lo misma una medida corporativa como la que tomó todo el plantel de Huracán, a que los clubes decidan con quiénes quedarse y a quiénes descartar, según ese medio.

Los jugadores le reclamaron a Marchi el hecho de que FAA se opuso de inmediato a la reducción de sueldos, pero además no le consultó a los capitanes, por lo que los dirigentes determinaron la finalización de la temporada sin que el tema de los contratos figure en la agenda.

Ante la reacción de los futbolistas y el descontento por la manera de manejarse de Agremiados, el gremio le dijo a los jugadores que intimaran de manera masiva a los clubes que tienen deudas, para así provocar alguna decisión hacia futuro, como la anulación de los descensos en el 2021.

Como los dirigentes anularon los descensos, lo que estiman los jugadores es que los clubes utilizarán futbolistas de la cantera para afrontar la próxima temporada, por lo que muchos profesionales se quedarán sin trabajo.

Por otro lado, hace exactamente un año, la entidad de Parque Patricios había sido castigada por la Superliga por incumplir con el pago del pase de Juan Fernando Garro a Godoy Cruz.

El “Tomba” había denunciado ante la ex Superliga a Huracán por incumplir con las cuotas y plazos que estaban pactados en el pase del delantero. Los de Parque Patricios habían acordado abonar el 80 por ciento del pase del atacante.

Vale recordar que la institución comandada por Nadur se encuentra bajo la mira de la ex Superliga desde hace casi dos años. En abril de 2019, había sido castigada con la quita de seis puntos y la prohibición para incorporar jugadores en el mercado de pases de mitad de 2019 por irregularidades que se advirtieron en su presentación de la declaración jurada.

Tras una apelación, se había logrado revertir esta situación. No obstante, desde ese entonces, el club enfrenta auditorias mensuales por dos años, a diferencia del resto de las instituciones, que son auditadas una vez cada 6 meses.

En este caso no había sufrido la quita de puntos debido a que no había incumplido con las obligaciones que tiene hacia su plantel, sino con el pago de un pase a otra institución.

El dato se había conocido a través del boletín de sanciones publicado por el tribunal de Disciplina de la AFA a fines de 2019. “De acuerdo a los reglamentos de la AFA y de este tribunal de Disciplina Deportiva, el Club Atlético Huracán se encuentra habilitado en legal tiempo y forma para incorporar jugadores en el presente mercado de pases”, había dicho el documento. Por otro lado, había durado media hora online.

Al parecer, lo habían quitado para corregirlo: figuraba que Ignacio Fernández (River) tenía 5 amarillas y no podía jugar el próximo partido para el equipo millonario. Por otra parte, el club de Núñez había pedido que se revisara el reporte del sistema Comet correspondiente al encuentro con Aldosivi, donde Nacho habría recibido una tarjeta amarilla. Allí, el árbitro del encuentro, Fernando Rapallini, no había consignado la amonestación para el ex Gimnasia que, por lo tanto, había estado habilitado.

El fallo del tribunal de disciplina de la AFA podía permitirle al “Globo” registrar nuevos contratos en la AFA y sumar refuerzos, pero no podría utilizarlos, ya que su permiso dependía de la ex Superliga. La sanción impuesta en noviembre de 2019 por esta última entidad superaba lo que pudiera definir la AFA, debido a que el torneo de primera división era organizado por la ex Superliga. Además, el tribunal de Disciplina de la ex Superliga es el que interviene en caso de que los clubes incurran en infracciones a los reglamentos, como había ocurrido con Huracán, según una nota publicada por el Diario La Nación.

El “Globo” ya había apelado la decisión de la ex Superliga de inhibirlo y prohibirle cualquier actividad en el mercado de pases actual, pero sin resultados. El 5 de diciembre pasado, de hecho, la ex Superliga había denegado el recurso de alzada presentado por el “Globo” y le había recordado tres cuestiones: por un lado, la multa correspondiente al 10% del monto total de la deuda con Godoy Cruz. Por otra parte, la imposibilidad de incorporar jugadores por un mercado de pases y una potencial penalización con entre 1 y 3 puntos si la deuda no se solucionaba después de la ventana de transferencias de enero de 2020. En consecuencia, la ex Superliga le había advertido a Huracán que si alineaba a algún futbolista incorporado durante esta ventana de pases (en la que está inhibido) en un partido oficial, se expondría a la quita de un punto, reveló La Nación.

En consecuencia, el plantel que conduce Israel Damonte había exigido una solución “inmediata” al conflicto y había amenazado con que si no se brindara “una solución al conflicto” se recurriría a la “vía legal”.

Finalmente, Damonte confirmó que se les dará más cabida a los jugadores de las divisiones menores del club. “Antes de la pandemia veníamos hablando con los dirigentes sobre la idea nuestra de hacer hincapié en las inferiores”, cerró.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario