FÚTBOL

LIGA PROFESIONAL

El avance de la pandemia pone en ‘jaque’ al fútbol argentino ¿volverá en 2020?

La ola de contagios de coronavirus en distintos clubes del fútbol argentino puso en vilo a los dirigentes de la flamante Liga Profesional (LPF) con vistas al inicio del nuevo campeonato, en principio para mediados de octubre, porque la situación, en plena pandemia, se complicó y alarga la incertidumbre. El panorama también resulta difícil a nivel continental con el regreso de la Copa Libertadores, en especial para los clubes implicados en ella como River, Boca, Racing, Defensa y Justicia y Tigre, que el próximo 17 de septiembre deberán cumplir con sus respectivos compromisos con tiempo escaso de preparación en comparación al resto de las instituciones de Sudamérica. “Estamos pendientes de una charla que debe mantener el presidente de AFA, Claudio Tapia, con el ministro de Salud, Ginés González García”, anunció este último lunes 07/09 el presidente de Argentinos Juniors, Christián Malaspina en Radio Colonia, donde evaluó que si volviera “el fútbol televisado podría servir para que la gente se quede más en su casa y se entretenga”. La vuelta de los entrenamientos en el fútbol argentino se puso en marcha el lunes 10/08 para la Primera División masculina y el fútbol femenino, mientras el 2 de septiembre lo hizo la Primera Nacional y el 7 de este mes el resto de las categorías de ascenso, confirmó el martes 04/08 el presidente de AFA, Claudio Tapia. Por su parte, y siempre en lunes, la Primera Nacional, retornó el 2 de septiembre y las restantes categorías de ascenso (Primera B, C, D, Federal A y Regional Federal Amateur) lo hicieron este mismo lunes (07/09) (siempre controles mediante, de los que la AFA anunció que se hará cargo). Las autoridades aprobaron el protocolo presentado por la dirigencia y pusieron el 10 de agosto como fecha de retorno a las prácticas en grupos reducidos tanto para el fútbol de élite masculino como para el femenino. Así, se cumplió el pedido de los clubes que participan de la Copa Libertadores, que a partir del 17 de septiembre debían saltar al campo de juego, y no querían dar ventaja respecto de sus rivales. En principio los 24 representantes de la Liga de Fútbol Profesional comenzaron a trabajar en grupos de a seis futbolistas. Los cinco equipos que jugarán la Copa Libertadores (Boca, River, Racing, Defensa y Justicia y Tigre), con la anuencia del resto del fútbol de la élite, habían pedido regresar a las prácticas una semana antes de la fecha en la que se especulaba (el 17 de agosto) y la solicitud fue escuchada por el gobierno nacional, que la hizo extensiva a todas las instituciones. El Matador es el único participante de la segunda división que regresó a la acción con Primera.

A casi una semana de que se reanude la Copa Libertadores de América, el fútbol argentino se encuentra sumergido en un mar de dudas ante la ola de contagios de coronavirus en distintos clubes y puso en vilo a los dirigentes de la flamante Liga Profesional (LPF) con vistas al inicio del nuevo campeonato, en principio para mediados de octubre, porque la situación, en plena pandemia, se complicó y alarga la incertidumbre.

El panorama también resulta difícil a nivel continental con el regreso de la Copa Libertadores, en especial para los clubes implicados en ella como River, Boca, Racing, Defensa y Justicia y Tigre, que el próximo 17 de septiembre deberán cumplir con sus respectivos compromisos con tiempo escaso de preparación en comparación al resto de las instituciones de Sudamérica.

La jornada de este martes (08/09) deparó muchos casos de jugadores que dieron positivo de coronavirus y encendieron la alarma.

River presentó uno en la división Reserva, que se entrena en las instalaciones del Monumental, luego del test realizado con el objetivo de incluir algunos futbolistas en la lista de buena fe para el choque ante San Pablo de Brasil por el grupo D.

El plantel dirigido por Marcelo Gallardo trabajó en el predio River Camp y mantiene controles constantes.

Boca sufrió una gran cantidad de casos positivos días atrás que significaron un gran problema para su entrenador, Miguel Ángel Russo, quien debió abandonar la concentración por su condición de factor de alto riesgo.

El último campeón del fútbol argentino conocerá este miércoles (09/09) los resultados de los últimos hisopados y además se cumplirá el plazo de aislamiento de aquellos futbolistas afectados con Covid-19.

Boca dispondría de 20 jugadores para el partido del jueves 17 ante Libertad en Paraguay por el grupo H de Copa Libertadores.

Los clubes de Avellaneda también presentaron nuevos casos. En Racing dieron positivo el defensor Iván Pillud, descartado para el choque ante Nacional de Uruguay por el grupo F, y el juvenil Lucas Núñez.

Independiente informó el positivo del defensor Alan Franco, aislado en su domicilio, quien tiene un familiar con los síntomas de la enfermedad.

San Lorenzo anunció que los volantes Lucas Menossi y Nicolás Fernández no se presentaron al entrenamiento a manera de precaución por cuadro febril. El club de Boedo tiene a su entrenador, Mariano Soso, en fase de aislamiento, mientras que los futbolistas Fabricio Coloccini, Jonathan Herrera y el juvenil Luis Sequeira fueron otros de los integrantes del plantel que tuvieron coronavirus y se encuentran recuperados.

Tigre, uno de los participantes de la Copa Libertadores por la zona B, confirmó este martes (08/09) que el jugador Felipe Zenobio y el preparador físico Sebastián Somoza se contagiaron de coronavirus.

El pasado 31 de agosto el juvenil Brian Leizza había resultado positivo de Covid-19, lo que llevó a que el plantel de Tigre cumpliera un aislamiento en su lugar de concentración.

Argentinos Juniors suspendió este mismo martes (08/09) los entrenamientos del plantel profesional por prevención ya que en el últimos testeos se detectaron seis jugadores con resultados positivos en coronavirus.

El equipo dirigido por Diego Dabove volvió a las prácticas el pasado 11 de agosto e incluso había pedido autorización para disputar un amistoso ante San Lorenzo.

Gimnasia La Plata, dirigido por Diego Maradona, informó este mismo martes (08/09) que el delantero de la Reserva Agustín Ramírez dio positivo de Covid-19 en el marco de los test realizados el pasado sábado por la tarde en el predio de Estancia Chica.

El número de casos de este mismo martes (08/09) intensificó el interrogante con respecto a la vuelta de la actividad en el fútbol argentino, cuya fecha se barajaba para mediados de octubre luego de haberse ideado para el 25 de septiembre.

El presidente de la AFA, Claudio Tapia, y el ministro de Salud, Ginés González García, tienen pendiente una reunión, según deslizó el titular de Argentinos Juniors, Cristián Malaspina, en diálogo con radio Colonia.

Las autoridades sanitarias nacionales tendrán la última palabra con respecto al inicio de la primera Liga Profesional, pero la cantidad de casos conocidos hoy solo generaron más preocupación. 

Cabe recordar que los 24 clubes de primera división, más Tigre, del Nacional pero autorizado por su participación en la Copa Libertadores, y el fútbol femenino, volvieron a practicar el lunes 10/08 en grupos de seis futbolistas, debiendo realizarse los testeos 72 horas antes.

Por su parte, los 31 clubes de la Primera Nacional (menos Tigre) se testearán el 30 de agosto y arrancaron el 2 de septiembre los entrenamientos, en tanto que las restantes categorías de ascenso empezaron con esos controles médicos este último lunes 07/09.

Esto fue comunicado en Boletín Oficial en la noche del martes 04/08 por AFA, con un agregado clave para las categorías menores, en el que señala que esas divisiones “deberán reunirse para determinar, la forma de disputa y la manera de determinar los ascensos en cada una de ellas, para que sean aprobados por el Comité Ejecutivo”.

En la reunión encabezada por el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, contó con la participación de Ginés González García; el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens; el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia; el secretario general de AFA, Víctor Blanco, que por estatuto siempre debe acompañar al presidente de la entidad, y Macarena Sánchez, jugadora de San Lorenzo y titular del Instituto Nacional de la Juventud, por el fútbol femenino, según indicaron fuentes afistas.

El protocolo sanitario elaborado por la Comisión Médica de AFA que conduce Donato Villani fue aprobado por Salud y por el Gobierno nacional.

Los entrenamientos iniciales son de grupos de seis futbolistas, sin contactos entre ellos y con la obligación de movilizarse por su cuenta o por un medio brindado por la institución a la que representan, y posteriormente se irán sumando hasta cumplir los 20 días, cuando ya pueda practicar con contacto físico el grupo completo.

El protocolo, elaborado por la AFA junto a su Comité Médico, se centra en tres grandes ejes: “Higiene y distanciamiento en los entrenamientos”, “Testeos y seguimiento” y “Precauciones en los desplazamientos y las instalaciones”. En el primer ítem, por caso, recomienda que no haya más de seis futbolistas o árbitros durante una sesión de entrenamiento en la misma cancha, que ellos sean los únicos exceptuados en el uso del tapaboca en el área de práctica, evitar ofrecer refrigerios a los participantes y que cada futbolista lleve su propia hidratación; además de las recomendaciones inherentes a toda la población (lavado de manos, distanciamiento social, desinfección).

En cuanto a los tests, las pruebas son públicas y realizadas “por personal independiente de la entidad, competente y previamente capacitado”; es decir, no están a cargo del cuerpo médico de cada club. Es más, señala que “una propuesta correcta de procedimiento” es “realizar el test a todos los futbolistas / árbitros que regresen a la actividad y a aquellos que hayan tenido cualquier tipo de contacto”.

“El primer test se realizará 72 horas antes del regreso a la actividad y el segundo luego de la primera sesión de entrenamiento. Luego, semanalmente”, resalta sobre la frecuencia de las pruebas. Incluso sugiere la opción de “realizarlas sin bajar del propio vehículo”. También hace hincapié en los traslados “puerta a puerta” de los jugadores y trabajadores de los clubes desde sus hogares a las instalaciones, sin pasar por el transporte público. Serán las instituciones las que deben encargarse de proveerles un medio si no poseen vehículo propio.

Aunque no está indicado en el protocolo, el presupuesto mensual para realizar los testeos a todos los integrantes de un plantel profesional (jugadores, cuerpo técnico y médico, auxiliares, etc.) oscila los 750.000 pesos. Desde AFA ya adelantaron que respaldan económicamente a las instituciones para pudieron cumplir con los requisitos para volver a los entrenamientos. A su vez, la Conmebol anunció la distribución de un fondo de 6 millones de dólares para las 10 asociaciones, de los cuales 2 millones están destinados a gastos de laboratorio, mientras el resto podrá ser invertido de acuerdo a las necesidades de cada entidad.

Previo a este acuerdo, más de 80 dirigentes de la AFA encabezados por el presidente Claudio Tapia habían mantenido un encuentro virtual con el infectólogo y asesor del gobierno nacional, Pedro Cahn, con el objetivo de profundizar en el protocolo elaborado por la Asociación, escuchar recomendaciones y realizar ajustes con el fin de incorporar sus sugerencias al documento elevado al Ministerio de Salud de cada al reinicio de la actividad. Algunas de ellas fueron incorporar el uso de la aplicación Cuidar, el test del olfato y el consejo de evitar las concentraciones.

Ante esta situación, si lo que ocurre en el fútbol argentino puede repercutir y afectar a Boca, River Plate, Racing Club, Defensa y Justicia y Tigre, que no solamente deben recibir a rivales del exterior, sino que también deben visitarlos, con los naturales riesgos sanitarios que esto conlleva más allá de las “cápsulas (vuelos charter)” que lo sacarán del país y lo devolverán a él.

Y si estas dilaciones ocurren con la primera división, ni que hablar del fútbol de ascenso, cuya vuelta en las distintas categorías parece mucho más lejana aún, según estimaron desde la AFA. 

A todo esto, los equipos participantes de Copa Libertadores trabajan a contrarreloj, al tiempo que Conmebol se mantiene firme en la idea de reanudarla desde el 15 de septiembre.

Los equipos de primera división del fútbol argentino solo saben que continuarán, en la medida que puedan, con los entrenamientos, mientras la fecha de regreso a las canchas continúa en observación. 

Hasta este martes (08/09) se registraron en Argentina 488.007 casos de infectados y 10.179 muertes. Estas cifras son actualizadas diariamente por el Gobierno nacional.

Durante las últimas horas las autoridades sanitarias confirmaron una cifra récord de 9.215 nuevos casos de coronavirus en Argentina.

Además, en el día 173 desde el comienzo de la cuarentena en Argentina se confirmaron 120 muertes por coronavirus. 

Hasta ahora los lugares con más casos confirmados de coronavirus en Argentina son Provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Chaco, Río Negro, Córdoba y Santa Fe.

De acuerdo al último parte difundido por el Ministerio de Salud, del total de infectados, La Provincia con 4.633, Ciudad de Buenos Aires con 1.089 y Mendoza con 623, son las regiones que más contagiados registran en las últimas 24 horas.

En los últimos días se han presentado récord de casos en el país, sin embargo expertos aseguran que aún no se llega al pico de la pandemia en Argentina. Por otra parte, hasta la fecha se registran 357.388 recuperados, lo que significa el 74% de los casos totales.

Un dato a considerar es la ocupación de camas de terapia intensiva. En AMBA llega al 67%, mientras que en Nación se ubica en 61 puntos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario