Leído

PRIMERA DIVISIÓN

Aumenta la bronca de los clubes contra la Superliga y Russo la acusó de que “no funciona bien”

Mie, 19/02/2020 - 5:19pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente de Lanús, Nicolás Russo, aseguró este miércoles (19/02) en declaraciones periodísticas existe “una AFA ordenada” y una Superliga “que no funciona nada bien”, y subrayó que el reparto de dinero para los clubes es poco. Russo se refirió además a la modificación al decreto 1212 que introdujo el macrismo y que según su opinión “dejó una bomba de tiempo para los clubes”, sobre todos los que además tienen polideportivos y escuelas. Ante esta realidad, el presidente de la AFA, Claudio ‘Chiqui’ Tapia, tomó cartas en el asunto. Salieron desde Viamonte dos misivas. La primera de ellas dirigida al presidente de la nación, Alberto Fernández y, la segunda, al Presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa porque en la Cámara se encuentra el proyecto de ley para derogar los cambios de Macri que golpearon a la economía de los clubes. La decisión de la AFIP, mediante la resolución 4670/2020, publicada en el Boletín Oficial, generó alarma en los clubes Y LA AFA, ya que al elevar la alícuota y al incluir nuevos ítems que ahora deben tributar, podría haber un impacto sobre los mismos superior a los $700 millones por año.

Contenido

El malestar entre los presidentes de los clubes de Primera División contra la Superliga crece cada día más porque denunciaron que el organismo que agrupa a las instituciones de Primera reparte poco dinero. Uno de los dirigentes que dejó en evidencia su enojo fue el presidente de Lanús, Nicolás Russo, quien aseguró en declaraciones periodísticas que existe “una AFA ordenada” y una Superliga “que no funciona nada bien”

“Tenemos una AFA ordenada, pero una Superliga que no funciona nada bien. No se toma en cuenta el calendario del Seleccionado Nacional para armar el propio”, se quejó el titular del ‘Granate’, en diálogo con el programa radial “Palabra de Dirigente” que conduce Felipe Evangelista titular del Círculo de Dirigentes y ex Dirigentes del Fútbol Argentino (CIDEDFA).

Russo se refirió además a la modificación al decreto 1212 que introdujo el macrismo y que según su opinión “dejó una bomba de tiempo para los clubes”, sobre todos los que además tienen polideportivos y escuelas.

El decreto 1212 que data de 2003 fue modificado por el gobierno de Mauricio Macri con un aumento en la alícuota de aportes de los empleados deportivos y una ampliación en el alcance de figuras que antes no tributaban, lo que afecta principalmente a los clubes con escuelas y al fútbol de ascenso.

“Esta modificación al decreto 1212 es una bomba de tiempo que dejo el macrismo. Quisieron implementarlo en agosto y como vieron las consecuencias que iba a traer, lo prorrogaron al 1 de enero. La AFIP al no haber sido derogado no tuvo mas remedio que reglamentarlo”, expresó Nicolás Russo.

El presidente de Lanús agregó que junto al presidente de la AFA, Claudio ‘Chiqui’ Tapia, están trabajando para que se deroguen estas modificaciones y existe también un compromiso de la Secretaria de Deportes para que así ocurra porque este decreto tal cual esta “perjudica a todos los clubes pero en especial a aquellos que tenemos polideportivos y escuelas”.

Por ultimo, Russo declaró “confiar en que el gobierno de Alberto Fernández volverá esta situación para atrás” y destaco el compromiso del Secretario de Deportes Matías Lammens y del diputado Sergio Massa “para que esto así ocurra y no se perjudique a los clubes”

Con estas modificaciones, la AFA mostró este el martes 04/02 su preocupación sobre la posible derogación del decreto 1212 por parte del gobierno tras la actualización del lunes 03/02 por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

De hecho, desde el entorno de Claudio Tapia, presidente del máximo organismo rector del fútbol argentino, enviaron un documento dirigido al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, solicitándole la derogación del decreto 231/19 firmado por el ex presidente Macri y ratificado por la actual funcionaria de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, según un cable emitido por la agencia estatal de noticias Télam.

Además, la carta pidió la “prórroga de su entrada en vigencia a la Secretaría General de la Presidencia”, con el objetivo de trabajar “en conjunto” con el gobierno nacional, según aseguraron algunos dirigentes cercanos a Tapia.

“Con sorpresa vemos la publicación en el Boletín Oficial que oficializó las resoluciones”, expresó la nota firmada por Tapia y su secretario ejecutivo, Pablo Toviggino.

“Es voluntad de esta Asociación reunirnos con las entidades estatales para consensuar modificaciones al régimen hoy vigente que contemplen las realidades de todas las partes pertinentes”, apuntaron desde la AFA en el documento.

La primera carta dirigida a Alberto Fernández y, la segunda, Massa es porque en la Cámara se encuentra el proyecto de ley para derogar los cambios de Macri que golpearon a la economía de los clubes. La decisión de la AFIP, mediante la resolución 4670/2020, publicada en el Boletín Oficial, generó alarma en los clubes Y AFA, ya que al elevar la alícuota y al incluir nuevos ítems que ahora deben tributar, podría haber un impacto sobre los mismos superior a los $700 millones por año.

En abril del año pasado, el gobierno de Mauricio Macri decidió modificar el decreto 1212 firmado por Eduardo Duhalde y Alberto Abad en 2003, que establece un régimen especial de aportes personales de los futbolistas y contribuciones patronales de los clubes al Estado. Lo hizo mediante otro decreto (231/2019) que justificaba la modificación en que “cambió radicalmente el negocio del fútbol desde 2003 y que el beneficio tal como estaba genera un desfinanciamiento al régimen de seguridad social en detrimento del Estado”.

Por gestión de AFA, ese cambio no llegó a entrar en vigencia. En agosto del año pasado (en plena campaña presidencial), Macri decidió dar marcha atrás y tener un “gesto” con el fútbol prorrogando por 6 meses la puesta en marcha de las modificaciones al decreto 1212. La medida trajo alivio a los clubes ya que adelantaba todo hasta el 1 de enero de 2020. Con el correr de los meses y con el triunfo de Alberto Fernández, los clubes sintieron alivio, ya que entendían que el nuevo gobierno no iba a buscar asfixiarlos como intentó tantas veces el anterior. Es más, en la reunión que mantuvo el presidente de AFA, Claudio Tapia, con el presidente Alberto Fernández en Casa de Gobierno a 5 días de haber asumido, se trató el tema del 1212. En esa oportunidad, el Presidente de la Nación se comprometió a evaluar cambios al decreto de Macri para que el golpe a los clubes no sea tan violento, según una nota publicada este mismo martes por el sitio Doble Amarilla.

Sin embargo, desde AFIP avanzaron con los cambios. A fines de diciembre, llegó al escritorio de Marco Del Pont una resolución que prorrogaba por otros 90 días la entrada en vigencia de los cambios. Ya tenía la aprobación desde la Jefatura de Gabinete. No obstante, la titular de AFIP se negó a firmarla porque consideraba que, si bien había que rever los cambios, no podía haber una marcha atrás total. Lo curioso es que, finalmente por decisión de Del Pont, no hubo prórroga y, automáticamente, el primer día de 2020 los cambios ideados por Macri entraron en vigencia, según lo publicado por Doble Amarilla.

En Enero, con pretemporada y con arranque de torneo, recién la semana pasada muchas instituciones de la Superliga sintieron el impacto cuando se enteraron que se les iba a retener un 0,25% más de los que les tocaba en el reparto de lo que genera los ingresos de TV y un 7,25% por sponsoreo. A fines de la semana pasada, hubo muchos llamados desde las gerencias de los clubes de Primera a Puerto Madero para que les especifiquen sobre los descuentos, reveló Doble Amarilla.

“Los cambios al decreto van a estar vigentes enero y febrero, pero el Gobierno va a trabajar para suavizarlo y en marzo volver a un régimen similar al anterior”, se ilusionaban algunos presidentes este fin de semana luego de hablar con alguien que dice ser interlocutor del ejecutivo en temas relacionados con el fútbol. En tanto, el último lunes, el Gobierno les dio un golpe a esas ilusiones. Mediante la resolución 4670/2020, publicada este mismo martes en el Boletín Oficial, la AFIP reglamentó y puso en total vigencia el decreto 231 de Macri con todas las desventajas que les genera a los clubes.

Entre los cambios, el primero es que se eleva a 7,25% la alícuota que abonaban los clubes sobre venta de entradas, transferencias de jugadores y derechos de televisación. Técnicamente, para llegar al nuevo número de 7,25%, lo hace en dos tramos. Primero, modifica la alícuota en 0,25% elevándola de 6,5% a 6,75%, pero luego mantiene un 0,5% extra que ya se cobraba destinado a hacer frente a la deuda que los clubes mantienen con el Estado y que se estima hoy en cerca de $4.000 millones, según Doble Amarilla.

El impacto de la modificación del 1212 golpea de lleno en clubes, AFA y Superliga (aunque SAF casi no retiene ingresos y lo reparte a los clubes) porque, además de cambiarse la alícuota, se amplió la base de recaudación. Hasta ahora, el Gobierno tributa impuestos sobre tres ítems con los que el fútbol recauda dinero: la venta de entradas, los ingresos por los derechos de TV y por las ventas de jugadores. Pero el decreto de marzo amplía la base de recaudación e incluye a la AFA y a la Superliga, lo que al final termina perjudicando a los clubes y a las arcas de la casa madre del fútbol argentino.

Según la normativa que se reglamentó, todos los sponsoreos de los seleccionados argentinos serán alcanzados en la retención. También esta alcanzada la venta de entradas de la Selección Nacional, sea para partidos amistosos o por eliminatorias. En cuanto al sponsoreo, lo mismo ocurre con los patrocinios de la Superliga, por ejemplo, el contrato del main sponsor de la SAF. Ahora, 7,25% de ese contrato irá a parar directamente al Estado, por los que los clubes (principales beneficiarios de ese vínculo comercial) recibirán menos dinero mes a mes. Para ponerlo en números, hay que decir que hoy Superliga reparte $5.900 millones al año por el contrato de TV. Ahora, el Estado le retendrá un 0,25% extra sobre ese monto. Pero, además, reparte unos $600 millones en sponsoreo que antes no tenían retención y ahora deberá girar al Estado 7,25% de ese monto.

El impacto en los clubes es doble. Por un lado, reciben menos por parte de Superliga, pero también deberán pagar por los contratos de sponsoreo que tiene cada institución.

Otro punto central que golpea a los clubes en general, a AFA y a Superliga tiene que ver con los empleados en relación de dependencia. Hoy las instituciones retienen de sus empleados un 14% de seguridad social y realizan un 17% de aportes patronales. Por otra parte, ahora las contribuciones quedan excluidas de este régimen, por lo que mes a mes los clubes deberán girar el 14% de la masa salarial al Estado. Esto significa un golpe fuerte principalmente para las instituciones con una plantilla de empleados grande. Algunos clubes advirtieron durante estos meses que esta medida puede golpear de lleno en las actividades menos lucrativas y podrían provocar su cierre.

A otros que afecta el decreto es a los colegios que funcionan en los clubes, ya que quedan directamente excluidos del beneficio que les otorgaba el decreto 1212. “Se encuentran excluidos del presente régimen los siguientes conceptos: aportes y contribuciones a la seguridad social correspondientes al personal afectado a los Institutos Educativos dependientes de las entidades mencionadas en el artículo 1°”, dice el texto que fue ratificado. Cabe aclarar que los clubes de Provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba ya no tenían este beneficio porque el aporte lo hacen a cajas provinciales, pero por ejemplo, sí afecta a los de la Ciudad de Buenos Aires o Mendoza.

Otro detalle es que también pagarán los “abonos” que antes estaban excluidos. En el decreto original, se hablaba de la venta de entradas. Pero la realidad es que hoy los clubes grandes prácticamente no venden entradas sino que tienen gran parte de su aforo mediante abonos. La nueva normativa específica que se incluye también a esta recaudación.

Según los cálculos hechos desde el fútbol, el impacto de la medida es de unos $500 millones para los clubes de Superliga, golpeando más duro a los que tienen más empleados. Por otro lado, la medida también generaría una merma en la caja de AFA (en torno a los $200 millones por año), lo que termina impactando también a las categorías de ascenso.

En consecuencia, la nueva resolución de la AFIP modifica, entre otras cosas, las pautas referidas a aportes personales y contribuciones con destino a los regímenes de las leyes 19.032, 24.013, 24.241 y 24.714 y sus respectivas modificaciones correspondientes a los jugadores de fútbol profesional de las entonces divisiones Primera “A”, Nacional “B” y Primera “B”, o las denominaciones que las sustituyan y a los miembros de los cuerpos médicos, técnicos y auxiliares que atiendan en los clubes que intervengan en los torneos organizados por la AFA y la Superliga Profesional del Fútbol Argentino.

Comentarios