ANÁLISIS Kanye West > Twitter > Instagram

DEBATES SIGLO 21

Twitter, Instagram, Kanye West, judíos, cristianos...

Por un lado, debate sobre la censura de Twitter e Instagram. Por el otro, la provocación de Kanye West disfrazado de cristiano. Todo tiene que ver con todo.

El colapso de Kanye West es parte del ecosistema de cultura de choque a la que adhieren algunos cristianos y muchas celebridades. Va de Jair Bolsonaro a Donald Trump pero pasa también por el superpoder de Twitter, Instagram, etc., devenidos en grandes censores de la humanidad, Estados paralelos. ¿Por dónde comenzamos?

Es una disputa por impunidad.

Kanye Omari West fue Kanye West y ahora es Ye, una de las personalidades más importantes de la cultura pop en el siglo 21. Se desconoce si seguirá cambiando de nombre o es definitivo.

Tiempo atrás, West lanzó su muy anticipado álbum 'Jesus Is King', un álbum lleno de música gospel y letras teológicas que fue muy polarizante. ¿Escandalizar para vender más fue el objetivo de quien hasta llegó a amenazar con una precandidatura presidencial a la derecha de Trump pero afirmando que tenía el amor de Jesús? ¡...!

trump west.jpg
Donald Trump y Kanye West o Ye.

Donald Trump y Kanye West o Ye.

Ahora su cuenta en Twitter fue suspendida por la plataforma acusada por Elon Musk de mentir acerca de la cantidad real de cuentas activas. Sin embargo, Twitter consideró que el pecado de Ye era mayor porque se había referido en forma inadecuada a la “influencia” del pueblo judío.

El citado Ye publicó una conversación con el artista Diddy, en la que afirmó: “Esto no es un juego. Te usaré como ejemplo para mostrarle al pueblo judío que te dijo que me llamaras, que nadie puede amenazarme o influenciarme”, agregando una amenaza casi incomprensible de “death with 3”.

También lo publicó en Instagram y fue suspendida su cuenta en esa red social de la empresa Meta, acusada de robarle ideas a otras redes tales como Snapchat y TikTok. Todos tienen muertos en el placard pero algunos tienen más poder que otros en la cadena alimentaria.

Que JP Morgan Chase le haya cerrado su cuenta bancaria no viene al caso. Pero esta explosión de castidad en los herederos de John Pierpont Morgan y de John D. Rockefeller intenta el mismo impacto mediático que el que buscó Ye.

JP Morgan Chase le dio plazo hasta noviembre para encontrar un nuevo banco para las operaciones financieras de su compañía Yeezy. Él respondió: "Estoy transfiriendo mi dinero de JPMorgan a Bank of America".

En el escándalo también quedó involucrada Adidas, que tiene o tenía un contrato de diseño con Yeezy pero sigamos.

Hay 2 puntos de vista sobre el problema de fondo del compositor y cantante ex marido de Kim Kardashian. Uno secular, acerca de cómo abordar el poder de las redes sociales; y otro acerca de la religiosidad.

kardashian kanye.jpg
Kim Kardashian y Kanye West, quien hoy se hace llamar Ye.

Kim Kardashian y Kanye West, quien hoy se hace llamar Ye.

El secular:

Robert Reich, exsecretario de Trabajo de USA, escritor importante sobre las nuevas tendencias laborales y columnista del diario The Guardian, reflexionó sobre las redes vs. Ye, un lado de la moneda:

"Twitter e Instagram acaban de eliminar las publicaciones antisemitas de Kanye West y lo prohibieron temporalmente de sus plataformas. (...)

¿Qué tan buenas son estas empresas de tecnología en la moderación de contenido?

O ¿cuán irresponsables son por “amordazar” las controvertidas opiniones de la extrema derecha? (Los defensores de West, tales como el fiscal general de Indiana, Todd Rokita, están indignados de que haya sido prohibido).

O ¿cuán arbitrarios son estos megáfonos gigantes al tomar estas decisiones? (¿Qué haría Elon Musk con Kanye West?)

Llámelo 'la paradoja de Kayne West':

  • ¿los gigantes de las redes sociales tienen el deber de eliminar el contenido nocivo o el deber de publicarlo?
  • ¿Y quién decide?

Son los megáfonos más grandes de la historia mundial. También se encuentran entre las corporaciones más ricas y poderosas del mundo.

Y no rinden cuentas a nadie más que a sus directores generales (y, en teoría, a los inversores).

Es esta combinación lo que se ha vuelto insostenible:

  • tamaño enorme / poder extraordinario sobre lo que se comunica y
  • absoluta falta de responsabilidad.

Entonces, ¿qué va a pasar?

La semana pasada, la Corte Suprema de USA acordó escuchar casos relacionados con la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, de 1996, que otorga a las plataformas de redes sociales protección contra la responsabilidad por lo que se publica en ellas.

Los demandantes en estos casos afirman que el contenido transmitido por las empresas (YouTube en un caso, Twitter en el otro) condujo a la muerte de familiares suyos a manos de terroristas.

Incluso si la Corte Suprema decidiera que la Sección 230 no protege a las empresas -lo que las obliga a estar más atentas a la hora de moderar su contenido- los demandantes, en otro caso próximo (NetChoice v Paxton), argumentan que la 1ra. Enmienda impide que estas empresas estén más atentas.

(...) Es un dilema casi imposible, hasta que te das cuenta de que estas preguntas surgen debido al enorme poder político y social de estas empresas y su falta de responsabilidad.

En realidad, no son solo empresas con fines de lucro. En virtud de su tamaño y poder, sus decisiones tienen enormes consecuencias públicas.

Mi apuesta es que la Corte Suprema los tratará como transportistas comunes, como ferrocarriles o líneas telefónicas.

Los transportistas comunes no pueden participar en una discriminación irrazonable en cuanto a quién los utiliza. Los transportistas deben cobrar precios justos y razonables, y brindar una atención razonable al público.

En una opinión acerca de un caso en la Corte Suprema el año pasado, el juez Clarence Thomas citó un fallo de la Corte Suprema de 1914 por el cual convertir a una empresa privada en un transportista común puede estar justificado cuando “una empresa, por las circunstancias y su naturaleza... pasa de ser privada a ser de interés público”.

clarence thomas.jpg
Juez Clarence Thomas y su mujer, Virginia, quien según CBS y The Washington Post, intentó utilizar la influencia de su marido para presionar al entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, para anular las elecciones presidenciales de 2020.

Juez Clarence Thomas y su mujer, Virginia, quien según CBS y The Washington Post, intentó utilizar la influencia de su marido para presionar al entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, para anular las elecciones presidenciales de 2020.

Esto llevó a Thomas a argumentar que "algunas plataformas digitales son lo suficientemente similares a los operadores comunes... como para ser reguladas de esta manera". Concluyó que “pronto no tendremos otra opción que abordar cómo nuestras doctrinas legales se aplican a la infraestructura de información de propiedad privada altamente concentrada, como las plataformas digitales”.

Otros jueces han hecho comentarios similares. Si el tribunal decide que los gigantes de las redes sociales son "operadores comunes", entonces la responsabilidad de la moderación del contenido pasaría de estas empresas a una entidad gubernamental como la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), que los regularía de manera similar a como pretendía la FCC en los días de Barack Obama regular a los proveedores de servicios de Internet.

Pero, ¿hay alguna razón para confiar en que el gobierno hará un mejor trabajo de moderación del contenido que lo que hacen los gigantes por su cuenta? (Odio imaginar lo que sucedería en el caso de una FCC republicana). Entonces, ¿estamos inevitablemente atrapados en la paradoja de Kanye West?

¿O existe una 3ra. y mejor alternativa a la sombría elección entre

  • dejar la moderación del contenido en manos de las gigantescas empresas que no rinden cuentas o
  • dejar a un gobierno polarizado?

La respuesta es sí. Es para abordar el problema subyacente directamente: el poder de monopolio que poseen las gigantescas empresas de redes sociales.

La forma de hacerlo es aplicar las leyes antimonopolio y romperlas.

Mi conjetura es que es donde, finalmente, terminaremos, eventualmente. No hay otra opción razonable.

Tal como se dice que dijo Winston Churchill:

Siempre se puede confiar en que los estadounidenses harán lo correcto, una vez que se hayan agotado todas las demás posibilidades. Siempre se puede confiar en que los estadounidenses harán lo correcto, una vez que se hayan agotado todas las demás posibilidades.

Winston Churchill.
Winston Churchill en medio del debate sobre redes sociales y Kanye West... esto sí que es inesperado.

Winston Churchill en medio del debate sobre redes sociales y Kanye West... esto sí que es inesperado.

El religioso

Russell Moore es editor en jefe de la revista Christianity Today, publicación vocera importante de la comunidad cristiana estadounidense.

Christianity Today fue pionera en condenar la relación entre Donald Trump, la extrema derecha política y el cristianismo conservador, una pócima muy densa de la que bebió Kanye West / Ye.

Ahora, la revista regresó sobre el tema:

"(...) Twitter e Instagram (...) tenían razón al tomar estos comentarios en serio. Hemos visto cómo las amenazas antisemitas de violencia pueden incitar al terror, en el tiroteo en la sinagoga Árbol de la Vida, y más allá. Sin embargo, el período previo a la suspensión siguió a una especie de gira publicitaria marcada por una controversia deliberada.

West apareció en un evento con la polémica figura mediática Candace Owens vistiendo camisetas de 'White Lives Matter' (N. de la R.: Las Vidas Blancas Importan, un contraataque a 'Black Lives Matter' que abundó en las protestas de izquierda contra Trump). Durante una entrevista con Tucker Carlson, desarrolló teorías de conspiración hasta tal punto que se detuvo para preguntar si ya había aterrizado en el territorio de Alex Jones. Luego, Vice publicó un video adicional de él siendo aún más explícitamente antisemita e incluso más abierto sobre extrañas teorías de conspiración.

La inestabilidad de este artista no es sorprendente. Hace varios años, noté que estaba preocupado por el rapero, no por sus problemas de salud mental, sino por lo que los evangélicos estadounidenses suelen hacer a las celebridades que profesan la fe. Con demasiada frecuencia los reclamamos, en el mejor de los casos, como mascotas de “nuestro bando” y, en el peor de los casos, como trofeos de las guerras culturales. La inestabilidad de este artista no es sorprendente. Hace varios años, noté que estaba preocupado por el rapero, no por sus problemas de salud mental, sino por lo que los evangélicos estadounidenses suelen hacer a las celebridades que profesan la fe. Con demasiada frecuencia los reclamamos, en el mejor de los casos, como mascotas de “nuestro bando” y, en el peor de los casos, como trofeos de las guerras culturales.

Una y otra vez, la iglesia ha esperado cosas de estas figuras que no tienen la madurez, la sabiduría o incluso la estabilidad para manejar.

El problema es en parte que una celebridad está diciendo algo loco (y muy ofensivo). Pero es igualmente problemático que tengamos todo un ecosistema de medios dispuesto a explotarlo cuando lo hace.

A los pocos días de su diatriba antisemita en Twitter, Owens estaba defendiendo a Ye, diciendo que "death con 3" debería interpretarse como un movimiento para proteger al pueblo judío. Después de todo, razonó, DEFCON es una categoría militar defensiva, no ofensiva.

kanye-west-candace-owens.jpg
Candace Owens y Kanye West escandalizando a los mojigatos.

Candace Owens y Kanye West escandalizando a los mojigatos.

(N. de la R.: El sistema DEFCON fue desarrollado por el Estado Mayor Conjunto estadounidense y establece 5 niveles de alerta para las fuerzas armadas.)

Es difícil para mí imaginar que alguien tome ese argumento en serio. Pero aun así, otra ráfaga en las redes sociales comenzó justo después de que ella habló. "¿Puedes creer lo que dijo Ye?" se transformó en "¿Puedes creer lo que dijo Candace Owens?", y así.

Mucho después de que hayamos olvidado los nombres de Kanye o Ye o lo que sea que venga después, esa realidad conversacional permanecerá con nosotros, incluso y quizás especialmente dentro de la iglesia.

Mi amigo David French escribió la semana pasada sobre los niveles "de alcantarillas" de crueldad y difamación que él y su familia han experimentado en algunos sectores del mundo en línea. Cuando la esposa de David, Nancy, habló valientemente sobre el abuso sexual que sufrió cuando era niña por parte de un pastor depredador, un comentarista dijo que Nancy “jugó con su pastor cuando era adolescente”. Otra publicación criticó a su familia con un poema demasiado vil para mí como para citarlo.

David escribió sobre la verdadera lucha de decidir cuándo negarles a estos proveedores de odio la atención que merecen y cuándo responder. En la mayoría de los casos, lo primero es mejor. Pero a veces, tenemos que señalar lo que está sucediendo frente a nosotros y preguntar: "¿De dónde viene esto?"

La respuesta breve y final, por supuesto, es que proviene del corazón humano y de una humanidad caída que se entrega a las pasiones de la carne. Pero hay algo más en el trabajo también.

Durante años, Neil Postman y otros críticos de los medios advirtieron que nos acercábamos a una época de insipidez, impulsada por las redes sociales y otras formas de comunicación. Nos estábamos convirtiendo en el equivalente social de Kim Kardashian, famosa por ser famosa.

Si ese fuera el caso. Parece que hemos terminado en un lugar mucho más sombrío: en el equivalente social no de Kardashian sino de su exmarido, Kanye West. Lo que vemos es menos vanidad vacía y una hostilidad más activa, combinada con lo que parece ser una crisis de salud mental a nivel masivo.

Hemos entrado en una época en la que muchos claman por la fama que llega con la indignación, la crueldad o la locura. Como he escrito antes, en algunos lugares, la locura se ha convertido en una estrategia para expandir las congregaciones de la iglesia. Pero el crecimiento de la iglesia realmente no es la meta en la mayoría de los casos. Para muchos de ellos, el shock es el punto.

Alguien me envió recientemente un hilo de Twitter de un pastor llamado Trey Ferguson. Deduzco de sus tuits que Ferguson definitivamente no es un evangélico, y tal vez su crítica sea mucho más amplia de lo que yo haría Aún así, su punto básico es difícil de refutar:

Hay un complejo evangélico conservador completo, autónomo y autosuficiente donde los evangélicos conservadores dicen cosas escandalosas, esperan la reacción inevitable de personas que no son evangélicos conservadores y luego señalan esa reacción como confirmación de que están haciendo la obra de Dios. Hay un complejo evangélico conservador completo, autónomo y autosuficiente donde los evangélicos conservadores dicen cosas escandalosas, esperan la reacción inevitable de personas que no son evangélicos conservadores y luego señalan esa reacción como confirmación de que están haciendo la obra de Dios.

Trey Ferguson.jpg
Trey Ferguson, creador del Ministerio RFX (Rebelión por Cristo).

Trey Ferguson, creador del Ministerio RFX (Rebelión por Cristo).

(...) Para cierto tipo de persona enfadada, toda controversia es buena controversia. Y para cierto tipo de persona necesitada, toda atención es buena atención. Al igual que una persona obscena que llama en los días de los teléfonos fijos, sorprender al destinatario es el objetivo retorcido. Quieren ser odiados por una tribu para poder ser amados por los suyos.

Por lo general, es posible que no valga la pena mencionar estas dinámicas, si solo se trataran de las redes sociales. Pero cada vez más, nuestras interacciones de la vida real se ven afectadas por el mundo en línea. Cuanto más vive una persona detrás de las pantallas, más se moldea su carácter “aquí afuera” por quienes son “allí”.

Estas tendencias son malas para la sociedad, malas para la democracia y malas para la iglesia, pero quizás sean peores para aquellos que encuentran atención e identidad a través de las redes sociales.

Para algunos de ellos, crear una cultura de choque es el resultado de una ruptura.

Para otros, es un modelo de negocio.

Debemos brindar ayuda para el primer grupo y trabajar duro para no ser el segundo.

No es forma de vivir para nadie, especialmente una iglesia encargada de decirle al mundo que Jesús te ama a ti, a mí y a Ye."

-------------------

Más contenido en Urgente24:

Llega la Noche de las Librerías a Buenos Aires: Cuándo es

Indignación por el show de Ricky Martin en Argentina

3 bares argentinos entre los mejores del mundo

Netflix insiste con el true crime: El ángel de la muerte

La infusión que ayuda a prevenir el cáncer y reduce la grasa

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario

Últimas Noticias