ACTUALIDAD prostitución > automovilismo > Raúl Roncayolo

AUTOMOVILISMO

Prostitución VIP: Piden juicio para los 3 acusados

El fiscal Picardi pidió elevar a juicio a Raúl Roncayolo (El Viejo), Karina Juárez (Mamu) y Fabián Ferro (Chafi) por prostitución VIP en el automovilismo.

Hace casi 2 años, un allanamiento en el autódromo Juan Manuel Fangio de la ciudad de Rosario develó toda una trama de prostitución VIP en el circuito del automovilismo deportivo. Ahora, el fiscal Franco Picardi pidió que se eleve a juicio a Raúl Roncayolo ('El Viejo'), Karina Juárez ('La Mamu') y Fabián Ferro ('Chafi') por el caso de trata de personas con fines de explotación sexual en perjuicio de aproximadamente 50 mujeres que eran captadas a través de una agencia de publicidad para oficiar de promotoras en el marco de distintas carreras de automovilismo deportivo, en las cuales finalmente eran obligadas a prostituirse con distintos organizadores, clientes y empresarios del ambiente.

Picardi, a cargo de la Fiscalía Federal N°5, pidió ahora al responsable del Juzgado Federal N°6, Daniel Rafecas, su elevación a juicio, según publicó el sitio Fiscales.gob.ar. El fiscal solicitó que Karina Juárez y Raúl Roncayolo sean enviados a juicio oral como coautores del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, mientras que Ferro fue acusado por los mismos ilícitos, pero en carácter de partícipe necesario.

Hay más de 110 CDs de conversaciones intervenidas por una máquina judicial que acumulan más de 8 mil horas, en las que hablaban de sexo por plata y sometimiento, de chicas reducidas a “autitos”, según su jerga.

En su pedido, el fiscal señaló que, "en el marco del automovilismo deportivo, se observa, por un lado, una amplia demanda de prostitución, abastecida en oportunidades por organizaciones criminales -de diversa magnitud- a partir de la explotación sexual de personas y, por el otro, estructuras legales sobre las que se apoyan para invisibilizar su actuar criminal". Y remarcó que de esa forma operaban la agencia de publicidad de Juárez y la concesionaria de autos de Roncayolo, puntualmente fungiendo como marcos legales respaldatorios para captar, ofrecer, trasladar, acoger y explotar sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad social y/o económica.

Picardi también refirió que el caso "es el reflejo particular de un problema público de relevancia y magnitud como lo es la violencia de género. Destacó que todas las víctimas forzadas a prostituirse eran mujeres y que ello tampoco es casual".

El fiscal resaltó que existen "grupos delictivos que, en el marco del automovilismo deportivo, se dedican a explotar sexualmente a personas, bajo distintas modalidades, y que esta realidad tiene su historicidad de público conocimiento". Reafirmó en su requerimiento de elevación a juicio que "ello no puede perderse de vista ya que obedece a una serie de entrelazamientos sociales, culturales y económicos que constituyen propuestas atractivas para las organizaciones criminales".

El caso

El caso había sido dado a conocer en su momento por Urgente24: en el allanamiento mencionado, fueron detenidos Karina Liliana Juárez, oriunda de La Tablada, y Fabián Eduardo Ferro, un hombre de 53 años, con domicilio en Avellaneda, quienes se hallaban junto al vehículo utilizado para el traslado de promotoras, a quienes utilizaban para ejercer la prostitución. Al mismo tiempo en Buenos Aires, Raúl Roncayolo, dueño de la concesionaria automotor Ardama, era detenido en las inmediaciones de su vivienda en el barrio privado Ayres de Pilar, investigado por financiar la red de trata.

Roncayolo fue sinónimo de autos cero kilómetro en Pilar, con su prestigiosa concesionaria que tiene la licencia oficial de una de las automotrices más reconocidas del mundo y dos empresas a su nombre. Su concesionaria, con más de 30 años en el negocio, era una constante como sponsor en los eventos de automovilismo a lo largo de los circuitos del país.

Según detalles de la investigación, los acusados se dedicaban a explotar sexualmente a jóvenes a quienes captaban con la promesa de desempeñarse como promotoras de las competencias. El sistema operaba en base a premios y castigos.

La fiscalía señaló que Juárez "castigaba a las promotoras que no accedían a prostituirse no convocándolas a futuras carreras y premiaba a quienes sí lo hacían otorgándole tareas más sencillas y/o mejor remuneradas".

Una de las detenidas, apodada "La Mamu" (Karina Juárez), fue señalada como la líder de la banda y quien se encargaba de atraer y convencer a las chicas. En tanto que el empresario Raúl Roncayolo, a quien apodaban "El Viejo", fue sindicado como el que se encargaba de solventar los gastos de los procedimientos.

El tercer acusado, conocido como "Chafi", oficiaba de chofer de las promotoras y su labor, siempre según la investigación, era la de llevar a las jóvenes a encuentros sexuales con los clientes.

La investigación se inició con una comunicación anónima realizada a la línea 145 que recibe denuncias de casos de explotación laboral y sexual que señalaba que había una banda de tratantes de mujeres con fines de explotación sexual detrás del manejo de las promotoras de las carretas de Turismo Nacional (TN).

Los investigadores se encontraron con una banda que prostituía a chicas del todo el país con el gancho de ser promotoras. Las víctimas terminaban siendo sometidas a un sistema de explotación en el que eran mencionadas como "autitos" para "eventos".

Según las escuchas del caso, el primer paso del sometimiento tenía que ver con favores sexuales al conocido empresario de Pilar. Cualquier chica que aspirara a ser promotora en el circuito debía tener relaciones sexuales con él. El empresario era el que tenía la última palabra para que la reclutadora tomara a una chica o la descartara.

karina-juarez-allanamiento.jpg
Karina Juárez (de vestido verde) en en allanamiento en 2019.

Karina Juárez (de vestido verde) en en allanamiento en 2019.

"Volteate al viejo y no jodas"

La reclutadora fue escuchada mientras hablaba de trabajo sexual con al menos 4 mujeres, a dos de las cuáles las amenazó explícitamente; "volteate al viejo y no me jodas más", le dijo a una. "Volteate al viejo", le repitió a otra: "Si no te volteás al viejo no vengas más". Las mujer levantaba la voz para disciplinar a las promotoras: "No me rompas las pelotas", gritó una vez.

Tanto el empresario como la reclutadora y su chofer fueron detenidos por explotación sexual de mujeres, pero también "trata", porque desde la fiscalía consideran que la vulnerabilidad de algunas de las mujeres las ponía en esa condición de sumisión, bajo la promesa de trabajo.

Las detenciones en ese entonces fueron realizadas bajo las órdenes del juez Rodolfo Canicoba Corral con una investigación a cargo del fiscal Picardi y el apoyo de la PROTEX, el ala de la Procuración dedicada a investigar delitos de trata de personas con los fiscales Marcelo Colombo y Alejandra Mangano.

El informe del Programa de Rescate aseveró que “algunas mujeres entrevistadas manifestaron que era sabido que Roncayolo le solicitaba a la señora Juárez mujeres para mantener contactos sexuales. Afirmaron que a cambio les abonaba entre diez mil y quince mil pesos por la promotora que eligiese... Una de las mujeres manifestó te pagan tan poco que para hacerte otro sueldo te ofrecen prostituirte”. Otros relatos hablan de experiencias de proxenetismo de alto vuelo: viajes en avión privado con un empresario, visitas a un reconocido hotel en Punta del Este.

Los acusados, dada la imputación, pueden recibir penas de 5 a 10 años de cárcel.

Qué dijeron los acusados

Juárez negó cualquier nexo con la prostitución en su indagatoria. Afirmó que comenzó como promotora ella misma y que luego se puso una agencia, que podía llevar hasta 25 chicas por evento. No negó su vínculo con Raúl Roncayolo: afirmó que el empresario contrataba a sus chicas para promocionar su concesionaria en el circuito por ocho mil a nueve mil pesos el evento más viáticos. No respondió preguntas.

El Viejo' aceptó ser indagado, relató el funcionamiento de su negocio, su trabajo con Juárez, a la que decía preferir porque “cobraba la mitad” que sus competidoras. Reconoció un término en las escuchas, “autito”, usado para denominar a las chicas “con buena presencia”, a las que inspeccionaba en persona. Finalmente, dijo desconocer cualquier negocio del sexo, afirmó que su salud le impedía cualquier actividad de ese tipo.

Pero Picardi no le creyó a ninguno. Afirmó en el requerimiento no sólo era “prostituyente habitual del circuito de prostitución generado en el marco del automovilismo bajo la portada de la agencia de promotoras que manejaba Karina Liliana Juárez” sino que además “aportaba su influencia, conocimiento y acceso en dicho ambiente, sin el cual la explotación sexual de las mujeres en situación de prostitución no podría haberse dado en la manera en que se hizo, y sin el cual la agencia de Juárez probablemente no hubiera podido funcionar”.

“Asimismo, Roncayolo obtenía un beneficio sexual directamente de las mujeres explotadas y prestigio-a falta de otra palabra- en el entorno del automovilismo”, continuó el fiscal. Es decir, el empresario no solo era un consumidor asiduo: era, según la imputación en su contra, una parte clave.

El chofer Ferro fue acusado de violar una restricción impuesta por Rodolfo Canicoba Corral, juez original del caso, hoy retirado, al contactar a una de las víctimas. Se cree que su rol sería mucho mayor que el de un simple remisero de escorts y que habría incluso reemplazado a Juárez como su segundo al mando.

“Era una rata con la comida, éramos trece y nos compraba tres pollos para todas”, aseguró una de las promotoras. Hablaron de maltratos, salarios miserables. “Si se te rompía el uniforme, agarrate”, siguió la víctima.

Otra de ellas aseguró haber sido llevada a un hotel por Roncayolo: “Sé que estás sola, quiero ser tu amigo”, le habría dicho. Se negó a besarlo en la boca, un hombre 50 años mayor. “Le hubieses dado un besito al viejo”, le reprochó Juárez en su relato.

En una de las transcripciones de audios entre Juárez y una joven a la que obligaban a mantener encuentros sexuales con el empresario, se escucha: “O te lo volteas al viejo…no te hagas la pelotuda” y “si venís la semana que viene no te hagas la pelotuda… y te digo, si vos querés trabajar conmigo en el autódromo volteatelo al viejo la semana que viene…sino llamo a Osvaldo y no quiero que ni si quiera te vea… o estás con Osvaldo o directamente no le hables más a él ni a mí”.

“Escuchame, te dio 200 dólares… más te conviene que lo agarres al viejo esta semana que me voy a Bahía Blanca porque olvidate que no te pongo este fin de semana en el Mouras, no me hinches los huevos. Andá y agarrate al viejo…”, fue otra de las conversaciones.

FUENTE: Urgente24