Política

LUCHA RADICAL

La UCR y un rumbo firme hacia una interna

La seccional cordobesa del partido radical se enfrenta a un desafío electoral interno, algo que todos los partidos buscan evitar en los tiempos que corren. Si bien han habido intentos de gestionar un acuerdo, sobre todo por parte de la dirigencia actual, los “renovadores” no aceptan la idea de seguir en el mismo camino y quieren una compulsa electoral. Renovación versus conservación, parece ser la cuestión en una de las plazas más importantes para el partido. Mario Negri, Ramón Mestre y Rodrigo De Loredo, los protagonistas.

CÓRDOBA. La interna que está por llevarse a cabo en la Unión Cívica Radical de Córdoba es una situación realmente poco común en los tiempos que corren. Cuando la mayoría de los partidos desean correr unidos y aliados en pos de los resultados electorales en un año de definiciones, la UCR cordobesa parece ir en contra de la corriente, con un franco rumbo de choque de fuerzas internas.

La fecha designada es el 14 de marzo. Ese día, aquellos que deseen hacerse con el control del partido en Córdoba, deberán presentarse a un combate voto a voto que puede dejar a cualquiera malherido de arranque. 

Y dichos contendientes ya tienen nombre y apellido. En primer lugar se encuentra a la Alianza Convergencia, que representa a la conducción actual del partido. 

Ella está encabezada principalmente por el ex intendente de Córdoba y actual presidente del partido en aquella provincia, Ramón Mestre. Hacia fines del 2020, Mestre logró un acuerdo llamativo con un antiguo rival que tuvo que enfrentar en las urnas externas, cuando se disputaron la gobernación en Córdoba en 2019: el diputado Mario Negri. 

La contienda entre Mestre y Negri parece haber quedado atrás en pos de sostener el poder partidario, algo que ambos necesitan para concretar sus proyectos, tanto a nivel provincial como nacional respectivamente. Sin embargo, ese enfrentamiento no solo les valió una fragmentación que provocó que dos candidatos de un mismo espacio corrieran por el mismo cargo y perdieran, sino que muchos radicales y opositores al oficialismo cordobés actual le achacan la aplastante victoria que Juan Schiaretti obtuvo una vez más en esa oportunidad. 

La contundencia de dicha derrota fue para algunos, responsabilidad directa de ambos. Respecto a ello, en la vereda de enfrente está la Liga Sumar. Este es un espacio justamente conformado por aquellos que terminaron enojados con los dos dirigentes mencionados anteriormente (Negri y Mestre) porque, a su criterio, ambos pusieron personalismos por delante del partido y eso le sumó otra derrota a la UCR cordobesa en manos del schiarettismo. 

De este modo, Sumar se presenta como un espacio de renovación que busca cambiar la cosmovisión partidaria dominada por los antiguos dirigentes, para dar paso a un partido ganador y prolijo en las contiendas, a la altura de la historia que la UCR supo cosechar en Córdoba. Encabezada por el joven dirigente y concejal Rodrigo De Loredo, Sumar cuenta entre sus filas con referentes como el abogado Javier Fabre, Javier Bee Sellares (legislador) y Marcos Ferrer (intendente de Río Tercero), entre otros que buscan cambiar la dirigencia radical en Córdoba. 

Las diferencias entre ambos espacios parecen ser insalvables, al menos desde el lado opositor. La concepción de las dos propuestas parece ser la cuestión que los divide. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario