Leído

INVITACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA

¿Cuál pacto, el de Macri, el de Lavagna o el de Massa?

Dom, 26/05/2019 - 11:48am
Enviado en:
Por Urgente24

Sergio Massa fue quien inició 2019 pidiendo un acuerdo nacional. Recientemente el presidente Mauricio Macri reclamó un acuerdo pero las bases de su entendimiento fueron diferentes a las propuestas por Massa, a quien además le costó bastante llamar por teléfono aunque a los otros referentes de Alternativa Federal (Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto) recibió personalmente. Y también Roberto Lavagna difundió sus bases de un diálogo del que dijo estar dispuesto a participar. Entonces, cuando la Iglesia Católica Apostólica Romana en la Argentina propone un Gran Pacto Nacional, ¿se refiere a alguno de estos? ¿Hay otra propuesta que todavía no se conoce? El título es importante pero resultaría apreciable alguna precisión.

Contenido

El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli, aseguró que “es el momento de un Gran Pacto Nacional” y pidió que esta magna aspiración “tenga una clara opción por la tercera parte de pobres que nos duele a todos”, al presidir el tedeum por el 25 de Mayo en la catedral metropolitana. 

“¿No será el momento de ir hacia un Gran Pacto Nacional con mirada amplia y generosa, que no sea funcional ni coyuntural, dejando de lado mezquinos intereses sectoriales?”, preguntó el purpurado delante del presidente Mauricio Macri, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y demás autoridades, de acuerdo al despacho informativo que difundió la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA). 

El primado argentino explicó, citando al hoy papa Francisco, que “se trata de una propuesta superadora de todo partidismo y fracción, con la conciencia de que la unidad prevalece sobre el conflicto y la realidad es más importante que la idea”. 

“Una propuesta que convoque a los principales actores de la política, que sean capaces de gestar una cultura del encuentro, con inteligencia, creatividad e imaginación, reunidos en una mesa de diálogo que acentúe las coincidencias y no tanto las diferencias, con las virtudes y notas esenciales de este arte superior del espíritu humano: claridad, afabilidad, confianza y prudencia”, subrayó. 

El cardenal Poli consideró que esta “magna aspiración” tiene que seguir “legítimas utopías, fundamentadas en la libertad y la dignidad del hombre, por el bien colectivo de la Nación, con proyectos reales y mirando a la Argentina profunda y sus realidades, con una clara opción por la tercera parte de pobres que nos duele a todos”. 

“Sí, un Gran Pacto de honor, capaz de una dirigencia que trasmita esperanza objetiva a nuestro pueblo, jerarquizando la política y trazando puentes fraternos en nuestra sociedad, que no está hecha para la división y no se acostumbra a vivir en la confrontación, sino que aspira a una convivencia en paz, en justicia, con educación y trabajo, y quiere recuperar la alegría de sentirse en su tierra", recordó y aseveró: "No sé si lo he expresado bien, pero sí sé que a nuestro pueblo lo asiste la virtud de la esperanza y siempre, a pesar de todo, apuesta a un mañana mejor”. 

Sandri

Horas antes, en Roma (Italia), el cardenal Leonardo Sandri realizó una misa de acción de gracias por el 209º aniversario de la Revolución de Mayo en la Iglesia Nacional Argentina, donde el purpurado argentino pidió por “un futuro próspero y prometedor” y expresó su deseo intenso por “una Argentina mejor”. 

En la homilía, el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales recordó que “el amor es lo que construye la mejor relación de los esposos y de las familias; también logra una sociedad unida, solidaria”. 

“Este mandamiento del amor -aseguró- es el que puede dar sentido a vivir en sociedad, respetando la dignidad de la persona humana, perdonando y recibiendo perdón, registrando las opciones políticas diferentes, luchando contra la corrupción y promoviendo siempre la paz y la reconciliación, propiciando un clima sereno en el que crezcan las iniciativas eficaces para superar las dificultades”. 

“Todos debemos tomar conciencia de contribuir a la construcción de una sociedad mejor con coraje y actitudes nobles y sinceras”, agregó. 

El purpurado argentino agradeció a Dios de que la Argentina democrática no padezca, como otras naciones, “guerras, violencia y enfrentamientos armados” y que se anhelen “actos y gestos de reconciliación, buscando todos un contexto económico que tenga en su centro la persona humana”. 

“En nuestra Patria, hecha por Dios potencialmente abundante y próspera, va ahondándose una mayor solidaridad hacia todos aquellos que no participan plenamente de la mesa abundante y generosa que Dios nos regaló”, aseguró. 

Comentarios