Leído

PRIMER DISCURSO

Alberto F. ante la ONU, sacó a las Malvinas del "freezer" y apuntó al Reino Unido

Mar, 22/09/2020 - 8:50pm
Enviado en:
Por Urgente24

En el marco de la 75° Asamblea General de la Organización Mundial de las Naciones Unidas, que inauguró su debate de líderes mundiales con una dinámica virtual inédita, el Presidente brindó un discurso en el que se refirió a la soberanía de las Islas entre otras cuestiones importantes como la pandemia y su impacto a nivel global, la deuda, y la necesidad de "multilateralismo".

alberto_onu.jpg
Alberto Fernández
Contenido

El presidente Alberto Fernández brindó su primer discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas. Lo hizo en el marco de la 75° Asamblea General de la mayor organización internacional existente.

El mensaje fue grabado en las últimas horas desde la quinta de Olivos y tiene como ejes la pandemia, la deuda externa, el multilateralismo, el cambio climático, Malvinas y AMIA.

Como no podía ser de otra manera ante una coyuntura a nivel mundial marcada por el coronavirus, el Presidente se refirió en primer lugar a la crisis que desató la pandemia a nivel global: "Hoy vivimos una crisis sanitaria que nos invita a un nuevo comienzo y en ese sentido los líderes reunidos en esta ocasión estamos obligados a pensar en cómo salir mejores de la pandemia", comenzó al respecto.

En ese sentido, llamó a un "multilateralismo basado en nuestra solidaridad. No es tiempo de globalizar la indiferencia".

"La crisis nos incita a crear puentes entre las personas y naciones. Si somos capaces de crear respiradores artificiales y saberes de distintas regiones para luchar contra la enfermedad, tenemos que ser capaces de crear respiradores no artificiales para el tiempo de la pos pandemia. Si somos capaces de unir esfuerzos científicos para encontrar una vacuna salvadora, tenemos que ser capaces de encontrar la vacuna contra la injusticia social y la discriminación en todas sus formas. Ese es el espíritu solidario que mi gobierno ha priorizado, porque de la pandemia y de la pobreza nadie se salva solo", señaló el Jefe de Estado.

Consecuentemente, comenzó a enumerar las medidas que tomó desde que la pandemia irrumpió en en el país, "priorizando la salud" pero al mismo tiempo "en dirección de mitigar los efectos de la pandemia en los argentinos, como la asistencia a familias y empresas por parte del Estado".

En la misma línea, planteó que la vacuna contra el coronavirus, cuya proceso de producción está avanzado en algunos laboratorios, "debe ser un bien público global, accesible a todas las naciones de una manera equitativa ".

"Cuando llegué al gobierno, dije que el objetivo de era poner a la Argentina de pie. Ahora sostengo que juntos vamos a poner al mundo de pie", agregó el Presidente en la misma sintonía, al tiempo que precisó que para que eso ocurra, "es necesario reconocer la importancia del equilibrio, que es restablecer las prioridades del sistema multilateral, empezando por los últimos para llegar a todos".

El discurso Alberto Fernández se emitió en medio de un contexto más que complicado tanto a nivel global (se teme por "segundas olas" de contagio en varios países que parecían haber dejado atrás lo peor de la pandemia) como a nivel local, con más de 640.000 positivos de covid en el país y más de 13 mil muertos, de acuerdo a la información que provee el ministerio de Salud.

Otro de los ejes del mensaje fue la deuda externa y en ese sentido aprovechó para resaltar el acuerdo de la Argentina con los bonistas privados: "Argentina logró sellar un importante acuerdo con casi la totalidad de sus acreedores externos privados, convirtiéndose en uno de los primeros países en enfrentar el desafío de afrontar una reestructuración de deuda en el marco de la pandemia", dijo.

Y agregó: "Las negociaciones con el FMI se encararán de la misma manera, de forma responsable, siendo respetuosos de los compromisos contraídos, evitando al mismo tiempo poner en riesgo las condiciones que permitan la reactivación económica y la construcción de un sendero de desarrollo inclusivo y sostenible".

Un tema también abarcado fue la "agenda ambiental": “El compromiso con la agenda ambiental requiere una importante provisión de recursos financieros, creación de capacidades y transferencia de tecnología por parte de los países desarrollados, a la luz del Principio de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas”, precisó al respecto.

"Argentina está comprometida con una agenda de transición justa hacia el desarrollo integral y sostenible”. "Esa transición justa refiere a la gradualidad, el refuerzo de la productividad y competitividad de la economía y la creación de empleos”, agregó.

Malvinas y AMIA.

"Quiero reafirmar los legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, los cuales forman parte integrante del territorio nacional argentino. Y que se encuentran ocupados ilegalmente por el Reino Unido desde hace ya más de 187 años", sostuvo Fernández sobre el final de su discurso.

En esa línea, recordó que “este año se cumplirán 55 años de la resolución 2065, la primera adoptada por esta Organización relativa a la Cuestión de las Islas Malvinas que solicitó a la Argentina y al Reino Unido mantener negociaciones que permitiesen alcanzar una solución pacífica y definitiva a esta disputa de soberanía”.

"Ese pedido se ha mantenido vigente y ha sido renovado en múltiples ocasiones, más recientemente con la adopción por consenso de una nueva resolución sobre la Cuestión por parte del Comité Especial de Descolonización el pasado 5 de agosto”, afirmó el Presidente.

En lo que refiere a la AMIA, remarcó: "A 26 años del atentado a la sede de la AMIA quiero continuar la política iniciada en este ámbito en 2003 y requerir a las autoridades de la República Islámica de Irán que cooperen con las autoridades judiciales argentinas para avanzar en la investigación de dicho atentado”.

Y agregó: “También solicitamos a la comunidad internacional cumplimentar las solicitudes contenidas en las cédulas rojas de Interpol ante la eventual presencia de un imputado en sus territorios, algo que Argentina jamás dejó de reclamar”.