SIN PIEDAD

Córdoba en default: duros cruces entre el peronismo y JxC

Los dirigentes cordobeses arrancaron con todo la semana y hubo cruces directos, luego de que venciera el plazo de gracia para reestructurar la deuda externa de la provincia. Criticas opositoras, y chicanas oficialistas fueron parte del menú por los 1600 millones de dólares que debe Córdoba.
lunes, 11 de enero de 2021 · 14:51

CÓRDOBA. La entrada en default de la provincia de Córdoba por el vencimiento de un cupón de deuda de 25 millones de dólares el pasado 9/12/21 venía siendo sostenido por el oficialismo cordobés bajo un estricto silencio mediático. El plazo de gracia que comenzó a correr a partir del vencimiento mencionado le dio a Hacemos por Córdoba, 30 días extra para reestructurar el pago de la deuda de los tres bonos (PDCOR21, PDCOR24 y PDCOR27) por más de 1600 millones de dólares que deberá devolver más intereses, hasta 2027.

De este modo, se intentó mantener las negociaciones lo más controladas posibles, con una aparente colaboración opositora. Es sabido que en este tipo de situaciones, cualquier información que se filtra a los medios es una potencial desventaja a la hora de sentarse a charlar con los acreedores.

Pero ante la falta de arribo a un acuerdo concreto, y con el plazo de gracia vencido, la entrada en default técnico de Córdoba desató el vuelo de las críticas y defensas respecto a la gestión de la deuda. Encabezando los reproches, estuvieron el diputado y presidente del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara baja, Mario Negri, y el ex intendente de Córdoba, Ramón Mestre, ambos alineados en la UCR.

En primer lugar, Negri cargó directamente contra el gobernador Juan Schiaretti, a quien le solicitó explicaciones ante la “decisión” de caer en default (los propios bonistas sostienen la tesis de que el Gobierno provincial defaulteo por decisión y no por incapacidad de pago). “Hoy Córdoba está en default y en la mira del kirchnerismo”, aseguró el Diputado, haciendo referencia al acercamiento de Hacemos por Córdoba al Gobierno nacional a raíz de la urgencia económica que la apremia. 

A Negri se sumó Ramón Mestre, quien aseguró que la promesa del gobierno de Schiaretti era la de “no defaultear”, aunque así terminó siendo. “Tenemos Panal y Faro, pero nos dejan en default”, dijo Mestre en un tuit en el cual enumera una serie de críticas a Hacemos por Córdoba. Cabe destacar que es la primera vez que Córdoba entra en el veraz internacional de deudores, algo que hasta hoy no había ocurrido y que complica aspiraciones a préstamos futuros en condiciones normales.

Y desde el oficialismo, las respuestas a las críticas no tardaron en llegar. Francisco Fortuna, jefe del bloque de Hacemos por Córdoba en la Legislatura de Córdoba, le contestó directamente a los dirigentes de JxC, diciendo que la deuda se adquirió “para hacer obras imprescindibles”. 

“Hay que pensar qué pasaría si estas obras no se hubieran hecho y cuál sería el costo adicional por su ausencia en estancamiento o falta del progreso, en vidas humanas por los accidentes o falta de servicios de salud", dijo Fortuna, haciendo referencia a las obras viales y de salud que ha encarado la provincia en los últimos años de la gestión schiarettista.

Además, cargó explícitamente contra JxC, diciendo que “la pandemia agudizó problemas económicos y sociales que nuestro país venía sufriendo desde atrás cuando la coalición de Cambiemos / UCR gobernó la Nación y la Capital de la Provincia. La oposición parece que disfruta de que los bonistas no acuerden, porque así creen que tienen argumentos para seguir criticando al gobierno".

De este modo, Fortuna sugirió que la oposición está a favor de los bonistas. Al legislador cordobés, se le sumó el diputado por Córdoba, Carlos Gutierrez, quien ocupa una de las cuatro bancas que Schiaretti conduce en la Cámara baja de la Nación. 

También en Twitter, Gutierrez cargó contra las criticas de JxC, a quien acusó de desconocer el estado de las negociaciones. Asimismo, el Diputado aseguró que las conversaciones se extendieron hasta el próximo 14/1, algo que le daría un margen a la provincia para presentar otra oferta, aunque en los papeles ya esté en default.

“A diferencia de sus gestiones (JxC), la deuda está a la vista en importantes obras”, dijo Gutierrez, que puso a la oposición en un lugar ajeno “a la defensa de Córdoba”. Por el momento, la situación de la deuda cordobesa es una verdadera incertidumbre. 

Según trascendió a la prensa, los funcionarios del Gobierno de Córdoba trabajaron durante todo el fin de semana para evitar la caída en default, algo que no parece haber llegado a buen puerto. El objetivo estaría centrado ahora en no judicializar el asunto, algo que ya pasó con Entre Ríos y traería serias complicaciones para la provincia, no solo en un nivel económico, sino en el político.

Desde el Panal, estarían dispuestos a mejorar su quinta y última oferta, para llegar al nivel de adhesión necesaria para reestructurar la deuda por 1685 millones de dólares a pagar hasta 2027. Esto acercará las partes, sobre todo a los bonistas de Ad Hoc, la sociedad que detenta el mayor porcentaje de la deuda de Córdoba, que hasta ahora se han demostrado dubitativos sobre las verdaderas intenciones del Gobierno provincial. 

Con la sospecha de “mala fé” de por medio (muchos creen que la provincia si puede pagar), Córdoba deberá alcanzar un 66% de adhesión con respecto a todos los acreedores, y un 51% de los acreedores de cada bono (cabe recordar que son tres). Las sucesivas presentaciones han ido acercando a las partes, por lo que es de esperarse que se arribe a un acuerdo tarde o temprano sin pasar por Nueva York. 

Pero esta multiplicidad de actores a convencer es lo que hace que la deuda sea más complicada de negociar que de costumbre. En concreto, Córdoba manchó su registro. Quedará por verse si esa mancha valió la pena, o solo complicó aún más las cosas. 
 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia