15 SECTORES MANUFACTUREROS SIN APORTES PATRONALES

Dilma no es Cristina: Baja impuestos y abarata préstamos

Brasil es muy país con coherencia en su política económica y ambición de potencia emergente. Por lo tanto, se encuentra dispuesto a aprovechar la liquidez global y la disponibilidad de inversiones extranjeras directas para mantener un crecimiento sólido. No es la Argentina que se aisla y aumenta los tributos para financiar un gasto público improductivo.

 

Tal como ya lo había anticipado Urgente24, el Gobierno de Brasil anunció nuevas medidas para concederle mayor competitividad a su industria manufacturera, en medio de una desaceleración de la actividad global que, a su vez, provoca guerra de monedas. Brasil tiene un ingreso de divisas extranjeras que encarece el real y, entonces, busca concederle beneficios a las empresas sin tener que forzar una devaluación.
 
El paquete de medidas es el Nº2 que anuncia el Ejecutivo brasileño para reactivar su industria, que comenzó a desacelerarse a mediados de 2011.
 
Las medidas de exenciones impositivas implicarán R$ 10.000 millones (US$ 5.500 millones) que el Ejecutivo Nacional dejará de recaudar a lo largo de 12 meses, dijo el jefe de la agencia de impuestos de Brasil, Carlos Alberto Barreto. Pero habrá una compensación por otros conceptos tributarios, a la vez que Brasil ha introducido 2 ajustes de su gasto público o improductivo o innecesario, en 2011 y 2012, por un total de US$ 50.000 millones. 
 
A continuación, un detalle de las medidas anunciadas:
 
> Se eliminó el impuesto al salario del 20% (aportes patronales) para 15 sectores intensivos en mano de obra: textiles, indumentaria, cuero y calzado, muebles, plásticos, materiales eléctricos, autopartes, buses, industrias naviera y aeroespacial, bienes de capital mecánicos, hoteles, tecnología de la información, centros telefónicos de atención al cliente y casas de diseño.
 
> La recaudación perdida será compensada por un nuevo tributo del 1% al 2,5% sobre la facturación. Las exportaciones quedarán exentas de esta alícuota, mientras que serán aumentados los impuestos al salario de los importadores.
 
> Expansión del programa de apoyo a las inversiones del BNDES (Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social), con un incremento de R$ 6.500 millones (US$ 3.600 millones) en fondos disponibles. Las tasas de interés subsidiadas incluyen una tasa del 7,7% para la fabricación de ómnibus y camiones y otra del 7,3% para los bienes de capital.
 
> La tasa de interés de referencia en Brasil (Selic) es de 9,75%. El Tesoro asignará gradualmente R$ 45.000 millones adicionales (US$ 24.700 millones) al BNDES para permitir la expansión planeada.
 
> Un nuevo régimen impositivo para las automotrices -vigente entre 2013 y 2017- tendrá incentivos para la investigación y el desarrollo. En 2012 no habrá cambios en el llamado impuesto IPI, sobre los bienes industriales.
 
> Prioridad para los bienes y servicios locales por sobre las importaciones en hasta 25% de las compras del sector público, dependiendo del sector.
 
> Incremento del programa federal de financiamiento de las exportaciones a R$ 3.100 millones (US$ 1.700 millones) en 2012 desde los R$ 1.240 millones previos.
 
> Exenciones impositivas por el equivalente a R$ 461,5 millones (US$ 254 millones) para alentar la inversión en telecomunicaciones y promover el acceso a Internet por banda ancha.
 
> Incentivos tributarios para las plantas locales de semiconductores (chips).
 
> Incentivos tributarios por R$ 186,3 millones (US$ 102 millones) en 2012 para inversiones en puertos y ferrocarriles.
 
El ministro de Hacienda, Guido Mantega, explicó: "El Gobierno está lanzando estas nuevas medidas para fortalecer la economía brasileña y garantizar la continuidad del crecimiento sustentable del país. También para responder a los problemas que están siendo creados por la crisis de la economía internacional".
 
Mantega habló con líderes empresariales reunidos en el palacio de Gobierno en Brasilia, Planalto.
 
La presidenta Dilma Rousseff, quien es licenciada en Economía (no pudo concluir su doctorado en la Unicamp porque fue designada secretaria de Hacienda en Porto Alegre, Rio Grande do Sul), está optando por medidas graduales para afianzar la recuperación económica.
 
Su Gobierno confía en que las nuevas medidas permitirán cerrar el 2012 con un crecimiento de entre 4% y 4,5%.
 
Los economistas le exigen, en general, medidas estructurales, o sea que no se conformarán con lo que anunció ahora Brasil, pero es un avance.
 
Las medidas se suman a anteriores incentivos tributarios y agresivos recortes de tasas de interés que mantuvieron elevado el gasto de los consumidores brasileños.
 
El aumento del poder de compra de los brasileños trajo aparejado, sin embargo, una avalancha de importaciones baratas que están golpeando a la industria local, ya castigada por una elevada carga tributaria y la burocracia.
 
Mantega fue interrumpido por aplausos de los industriales cuando anunció medidas para proteger a sectores golpeados por las importaciones "depredadoras".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario