Leído

AMAZON

Entrenan un robot repartidor con inteligencia artificial

Vie, 14/06/2019 - 10:16pm
Enviado en:
Por Urgente24

Se llama, Scout, y recorre un barrio de Seattle llevando cargas. Cruza calles y circula por las veredas, por ahora, acompañado de un empleado de Amazon. Se usaron cámaras, drones y tecnología Lídar para que reconociera los desniveles del suelo.

Contenido

Silver Firs es un barrio en las afueras de Seattle, cuyos vecinos llevan tiempo viendo de vez en cuando a un robot azul que, equipado con seis ruedas y decorado con el logotipo de Amazon Prime, las veredas de la zona.

Scout, es el nombre de este modelo de robot íntegramente diseñado, fabricado y programado por Amazon que está a prueba, siempre acompañado de un empleado. 

Entrenamiento de 'Scout'

Amazon dispone de una amplia experiencia usando robots dentro de almacenes, pero Scout debe adaptarse a un entorno completamente nuevo. De modo que, para que fuera capaz de realizar esa tarea, necesitó que Amazon construyese un vecindario idéntico a Silver Firs, para que los robots aprendieran a explorarlo.

Por fortuna, bastó con que dicha reconstrucción fuera enteramente digital, a partir de los datos recopilados mediante el uso de cámaras, drones y tecnología lídar. 

Pero lo cierto es que las imágenes de dicha simulación son difíciles de distinguir de la realidad, un detalle necesario para que aquellos algoritmos que funcionan en el primer caso puedan hacer también en el segundo.

De cara al futuro, desde Amazon buscan poder refinar el entrenamiento de estos dispositivos recurriendo a la técnica conocida como "aprendizaje por refuerzo", que podríamos definir como un sistema de "prueba y error" constante y acelerado

Así, innumerables 'bots virtuales' pudieron recorrer miles de veces una zona de 2 kilómetros cuadrados, recreada literalmente al milímetro, para reflejar la textura del suelo y la posición en que las hierbas crecen a través de las rejillas de drenaje.

Esto permite a Amazon ejecutar la simulación 24 horas al día, 7 días a la semana, evitando molestar a los vecinos con docenas de robots recorriendo su barrio, y permitiendo alterar a demanda de los responsables del proyecto factores como la meteorología del lugar.

La compañía de Jeff Bezos apostó por esta estrategia de 'entrenamiento', muy similar a la usada por Waymo en sus coches autónomos, para explorar nuevos modos de servir a sus clientes más paquetes y más rápido.