LATINOAMÉRICA

CRISIS EN BRASIL

Bolsonaro, game over: Incluido Lula, cualquiera le ganaría y especulan con un juicio político

Brasil nunca pudo salir de la crisis política tras el escándalo del Lava Jato. Ahora, en un impasse que se tomó la dirigencia del país vecino, resurgió de las cenizas el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en las encuestas, pero en realidad el punto no es el líder del PT sino el presidente Jair Bolsonaro.

Brasil está volviendo a profundizar su crisis política estructural. El Lava Jato finalmente no resultó como el juez Sergio Moro lo hubiera querido y desde hace varias semanas se está rumoreando que al presidente Jair Bolsonaro lo espera posiblemente un juicio político. En principio, la excusa sería su pésimo manejo de la pandemia.

Eso explicaría su cambio de discurso, compromiso con el alerta sanitario global y utilización del barbijo.

Sin embargo, la dirigencia apunta directamente contra el jefe de Estado, quien juntoa sus hijos están en graves problemas. Tal como informó Correio Braziliense, con las declaraciones realizadas ayer por Fabio Wajngarten, exsecretario especial de Comunicación Social de la Presidencia, al CPI de Covid que el presidente Jair Bolsonaro y otros miembros del gobierno ignoraron la oferta de Pfizer de vacunas contra el nuevo coronavirus durante dos meses, los senadores colegiados intentarán reforzar. la tesis de que hubo una omisión del Palacio Planalto en la adquisición de los inmunizadores con el testimonio, hoy, del expresidente de la empresa farmacéutica en Brasil Carlos Murillo.

En concreto, para algunos de los senadores del CPI, la demora de Planalto en responder a la oferta de la empresa es una confirmación de que el gobierno se equivocó al abordar la pandemia y que esto contribuyó a más muertes por covid-19. El relator colegiado, Renan Calheiros (MDB-AL), consideró que este episodio "demostró la incapacidad del Ministerio de Salud para realizar y planificar la vacunación".

Lo más probable, según pudo saber Urgente24 por fuentes locales, es que la comisión investigadora termine recomendando el impeachment contra Bolsonaro.

Fiel a su estilo, el senador Flávio Bolsonaro (Republicanos-RJ), su hijo, maldijo al senador Renan Calheiros (MDB-AL), relator de la Comisión Parlamentaria de Encuesta (CPI) del covid-19, de "ciruja" durante la sesión de este miércoles del colegiado (5/12) . 

Fuentes locales contaron que el hijo del presidente Jair Bolsonaro, quien no es miembro del CPI, irrumpió en la sesión del colegiado para criticar la sugerencia de Calheiros de detener a Fabio Wajngarten, exsecretario especial de Comunicación Social de la Presidencia, por acusarlo de mentir durante la deposición al IPC.

Flávio dijo que no había visto ninguna mentira en el interrogatorio del exsecretario y se quejó de que Calheiros quería transformar la comisión en una plataforma política para 2022.

“Claramente hay senadores que quieren esto aquí en un podio, como el senador Renan Calheiros intenta hacer aquí todo el tiempo. Imagínense la situación: un ciudadano honesto siendo arrestado por un vagabundo como Renan. Mire la desmoralización. Están perdiendo de vista todo”, gritó Flávio.

En medio de esta turbulencia política, el mercado se anotició de la crisis de imagen que sufre Bolsonaro, quien podría perder contra cualquier candidato:

Datafolha informó que Lula Da Silva lidera la previa electoral rumbo al 2022 contra Bolsonaro por 55% a 32% en un eventual balotaje.

Ahora bien, profundizando sobre el tema, surge que Lula tendría, según la encuesta, el 41% de los votos en el primer choque, mientras que Bolsonaro se llevaría el 23% 

Dice Correio que "Lula tiene ventaja porque concentraría los votos de Ciro Gomes, el presentador Luciano Huck y el gobernador de São Paulo, João Doria (PSDB). Bolsonaro, en este escenario, tomaría los votos de su exministro de Justicia, Sergio Moro"

Y cierra, dicho medio, en detalle la encuesta:

"El PT tampoco es el único candidato de izquierda que derrotaría a Bolsonaro en una eventual segunda vuelta. El presidente también perdería ante Ciro, con un margen considerable, 36% a 48%, y estaría técnicamente empatado con su principal rival en la lucha contra el coronavirus, el gobernador de São Paulo, João Doria (PSDB), en un escenario. del 39% al 40% a favor del socialdemócrata.

La encuesta tiene un margen de error de dos puntos porcentuales y, en total, tuvo 2.071 encuestados en 146 municipios, interrogados entre el 11 y el 12 de mayo. Ciro aparece en la encuesta en cuarto lugar en cuanto a intenciones de voto, con un 6%, detrás del exministro de Justicia Sergio Moro, quien recientemente dijo que no se postularía para el cargo, con un 7%. A continuación, el presentador Luciano Huck, con un 4%; Doria, con un 3%; y, en la linterna, empatados, el exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta (DEM) y el empresario João Amoedo (Novo), con un 2%.

Datafolha identificó al 4% de indecisos y al 9% de los encuestados que deben abstenerse o votar nulo o en blanco. Lula también aprovecharía si Bolsonaro no pasara a segunda vuelta. Al enfrentarse a Moro, por ejemplo, obtendría el 53% de los votos contra el 33%. Y contra Doria, del 57% al 21%".

Según la nueva encuesta publicada en el diario Folha de Sao Paulo, el apoyo a Bolsonaro cayó del 30 al 24% entre marzo y mayo, justamente coincidiendo con los estragos causados por la segunda ola de la pandemia.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario