JUNTOS BIEN Demencia > Ejercicio > estudio

ALZHEIMER

Gran estudio confirma que esta medida previene demencia

El ejercicio físico puede ayudar a disminuir el riesgo de demencia hasta en un 33%, según un gran estudio a largo plazo con más de 600 mil participantes.

Más de 50 millones de personas en el mundo sufren el deterioro de la memoria, del intelecto y del comportamiento por causa de la demencia. Entre ellos, entre el 60 y 70% tiene Alzheimer.

Aunque la enfermedad es crónica y se desconoce su causa con precisión, cada vez más estudios confirman que pueden tomarse ciertas medidas para evitarla.

Ahora, una nueva y gran investigación con datos de 650.000 personas encontró que estar en buena forma gracias al ejercicio físico reduce el riesgo.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), otras medidas que disminuyen los factores de riesgo son: no fumar, evitar el uso nocivo del alcohol, controlar el peso, tener una alimentación saludable, mantener la presión arterial y las concentraciones sanguíneas adecuadas de colesterol y glucosa.

Otros factores potencialmente modificables son la depresión, el bajo nivel educativo, el aislamiento social y la inactividad cognitiva.

image.png

Ejercicio físico y demencia: Gran estudio

Cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos de demencia, según datos de la OMS. Por eso, el investigador Edward Zamrini y sus colegas de la Universidad George Washington (USA) estudiaron formas de prevenirla.

Particularmente, observaron el vínculo entre la aptitud cardiovascular y la demencia en personas que habían servido previamente en el ejército de Estados Unidos.

Estudios previos habían sugerido que el ejercicio físico hace a las personas menos propensas a desarrollar demencia. Pero Zamrini dijo que aquellas investigaciones tenían muestras pequeñas y no hicieron seguimiento a sus participantes durante el tiempo suficiente.

Nuestro estudio es diferente […] La cohorte es grande, libre de síntomas de demencia al inicio y tiene un seguimiento prolongado Nuestro estudio es diferente […] La cohorte es grande, libre de síntomas de demencia al inicio y tiene un seguimiento prolongado

Los participantes en este estudio tenían una edad promedio de 61 años cuando comenzó y fueron seguidos durante un promedio de 8,8 años. En este tiempo, 44.105 de ellos fueron diagnosticados con demencia.

Para el estudio se dividieron en cinco grupos de igual tamaño, según su rendimiento en una prueba que midió la cantidad de oxígeno que usaban durante el ejercicio.

El equipo encontró que una persona en el grupo menos apto reduciría su riesgo de desarrollar demencia en un 13% si pasara al segundo grupo menos apto. Si se unían al grupo de los más aptos, su riesgo de desarrollar demencia se reducía en un 33%.

Sin embargo, los resultados pueden haberse visto afectados por el hecho de que los participantes eran veteranos y tenían una mayor probabilidad de sufrir trastorno por estrés postraumático o una lesión cerebral, lo que puede exacerbar los síntomas de la demencia.

Hay varios mecanismos por los que una mejor condición física puede proteger contra la demencia, dice Zamrini, tales como mejorar el flujo sanguíneo al cerebro y aumentar la conectividad entre las neuronas.

“También conduce a un menor riesgo de ansiedad, depresión y otros factores de riesgo de enfermedades crónicas”, comentó el investigador a New Scientist.

image.png

*Fuente: New Scientist

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario