Golazo 24 Juan Román Riquelme > Macri > Boca

RECUERDO

El gesto desafiante de Riquelme a Macri que quedó para la historia: se cumplen 23 años del "Topo Gigio"

"El festejo es para mi hija, que le encanta el Topo Gigio". En realidad, lo de Riquelme era una protesta abierta a Macri, entonces presidente de Boca.

Qatar, 2022. Argentina y Países Bajos se enfrentan por los cuartos de final en un duelo muy áspero. A los 73 minutos, Lionel Messi se adueña de la pelota, patea un penal y lo convierte en gol, para que la Selección albiceleste pase a ganar 2 a 0. Camino al círculo central, se detiene frente a Louis Van Gaal, pega un saltito y se lleva las manos a las orejas: Messi hacía el "Topo Gigio".

La escena en la Copa del Mundo, que recorrió todas las redes sociales, tenía su semilla germen 21 años antes, en tiempos en donde no había redes sociales. Aquella escena, en realidad, era algo así como una remake de un evento que no ocurrió en Qatar ni en ningún país parecido. Pero fue de tal magnitud, tan simbólico, que más de una década después el 10 argentino decidió hacer uso para cantar justicia divina.

image.png
Riquelme mira fijo al palco dirigencial. 2 a 0 a River y "Topo Gigio" a Macri

Riquelme mira fijo al palco dirigencial. 2 a 0 a River y "Topo Gigio" a Macri

Hoy, 8 de abril de 2024, se cumplen 23 años del momento en que otro 10 argentino, Juan Román Riquelme, plantó aquella semilla que luego replicaría Messi. En aquel entonces, un 8 de abril pero del año 2000, en pleno Superclásico frente a River, Román convertía el 2 a 0 para Boca y desataba la locura de una Bombonera enfervorizada.

Más allá del gol, Riquelme siempre tuvo un objetivo fijo

Parecía todo fríamente planificado. Riquelme fue a patear el penal que le habían concedido al Xeneize, y, curiosamente, se lo atajó el arquero Constanzo. Pero como si el destino quisiera que JR llevara a cabo su plan a como diera lugar, hizo que Constanzo diera rebote y la pelota le vuelva a caer a JR, que la empujó de cabeza a la red.

Embed - Riquelme Topo Gigio

Gol de Boca y la tribuna se caía extasiada. El cuerpo técnico, con Bianchi a la cabeza, también gritaba en el banco de suplentes. Los jugadores boquenses se rompían la garganta al grito de gol. Había solo una persona de azul y amarillo que se mantenía fría, calculadora, impasible frente a aquel pequeño gran evento. Riquelme tenía otros planes en su cabeza. No podía ser cualquier festejo. Eso lo haría algún otro fin de semana en cualquier otro partido. Pero no en ese Superclásico.

En ese Superclásico, que Boca terminaría por ganar 3 a 0, Juan Román aprovecharía para declararle una suerte de paritaria a cielo abierto, frente a toda La Bombonera, a Mauricio Macri, entonces presidente del club.

¿Qué reclamaba Riquelme?

Así que, en su festejo, Riquelme corrió hasta la altura del palco dirigencial, se llevó las manos a las orejas, y miró fijo. Nadie, ninguno de los compañeros que lo abrazó o se le quiso colgar de la espalda, pudo moverlo. El 10 tenía sus brazos firmes a la altura de la cabeza y observaba sin pestañear al palco oficial.

El reclamo del pibe de Don Torcuato, que para ese momento tenía tan solo 22 años, era la materialización gestual de una relación que estaba muy tensa. Román se sentía ninguneado por Macri y las autoridades del club. Entre otras cosas, ese ninguneo pasaba, según el enganche, por un sueldo demasiado bajo, y algunos premios que le adeudaban. En ese contexto, el Barcelona también negociaba con el presidente por una posible compra de JR, y esos acuerdos se estaban realizando en medio de rispideces.

Embed - El "Topo Gigio" de Juan Román Riquelme

Riquelme nunca dio detalles del hecho, que quedó inmortalizado para la historia. Quien sí habló tiempo atrás fue Cristian Traverso, jugador de Boca aquel Superclásico y muy cercano al Torero por aquellos tiempos.

“Yo le di mi punto de vista a Román, porque se hablaba de mucho dinero para un momento del país complicado y él no era de los que más cobraban. Estábamos en el hotel Los Dos Chinos haciendo las cuentitas, no teníamos ni mantel, sobre una mesita chiquita en la que si poníamos los dos pocillos se caía uno. Hacíamos los números del 15% de la transferencia, éramos inocentes, porque eso después pasaba por Agremiados", dijo años atrás el ex futbolista.

"Yo no quería que se peleara con el presidente ni el presidente con él porque estábamos en un momento en que le ganábamos a cualquiera. Pero se van sucediendo rispideces”, agregó Traverso.

image.png

Evidentemente, mucho Traverso no pudo hacer. Riquelme terminó yéndose al Barcelona, y su relación con Mauricio Macri se rompió para siempre. Lo que sí se mantuvo fue el emblemático festejo. Ese que replicó Lionel Messi en el Mundial de Qatar 2022.