FOCO opio > Afganistán > talibanes

AMAPOLAS Y CRISIS

Matar el opio no es enviar soldados a Afganistán

El opio ha triplicado su precio en Afganistán desde la llegada de los talibán al poder. Muchos agricultores se dedican a su cultivo para sobrevivir.

El opio unifica a los enemigos de los intereses estadounidenses en Afganistán. Además, los financia. El cultivo de opio genera ingresos para las comunidades rurales. Según la ONU, el país produjo el 85% del opio del mundo en 2020. Ahora que los talibanes controlan el país, surgen dudas respecto a qué ocurrirá con esta actividad.

El opio es una de las drogas más potentes y adictivas de todo el planeta. Se extrae de la savia exudada de las capsulas de la adormidera —Papaver somniferum—, llamada también amapola real. A partir de ahí se sintetizan otros derivados como la codeína, la morfina y la heroína, posiblemente la droga más devastadora de la historia de la humanidad.

Este opio se procesa en países como Irán o Pakistán y se vende en el mercado europeo. El opio ha triplicado su precio en Afganistán desde la llegada de los talibán al poder.

Además, los traficantes también han descubierto que una planta de Afganistán, llamada efedra, puede utilizarse para crear un componente clave de la metanfetamina, más conocida como ‘cristal’, lo cual complica aún más el panorama.

https://twitter.com/descifraguerra/status/1443558155783479298

El fracaso

El cultivo de amapola alimenta el poder de los talibanes, los capos de la droga y los funcionarios corruptos. Ese poder creció dramáticamente desde 2017: 224.000 hectáreas de cultivo de opio, según un informe de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.

En 2020 la UNODC estimó en 328.000 hectáreas el cultivo de adormidera, con un potencial de 6.300 toneladas, una economía de US$ 6.000 millones y casi 600.000 empleos en el país asiático gobernado por los talibanes después del «sálvese quien pueda » de Occidente.

Según el expresidente afgano Ashraf Ghani, “sin las drogas, esta guerra habría terminado hace mucho. La heroína es un motor muy importante de esta guerra".

Y Estados Unidos y sus aliados nunca presionaron lo suficiente por la eliminación de la producción de opio cuando era una prioridad.

Estados Unidos gastó US$ 8.600 millones entre 2002 y 2017 en su esfuerzo por combatir el tráfico de drogas, según un informe de 2018 del Inspector General Especial de Estados Unidos para Afganistán. Sin embargo, no todo es dinero. En especial en este tema.

John P. Walters y David W. Murray afirmaron que USA terminó 'tolerando' plantaciones. Ellos escribieron en Hudson Institute sobre este tema que explica el regreso de los talibanes:

La economía del opio funciona como el Plan Marshall, dando forma a un Afganistán que proporciona un poder arrollador a los terroristas, los narcotraficantes y los funcionarios corruptos. Se estima que el 60% de los ingresos de los talibanes se derivan del comercio de heroína. La economía del opio funciona como el Plan Marshall, dando forma a un Afganistán que proporciona un poder arrollador a los terroristas, los narcotraficantes y los funcionarios corruptos. Se estima que el 60% de los ingresos de los talibanes se derivan del comercio de heroína.

Al tolerar el mercado del opio, Estados Unidos y Afganistán hicieron imposible que los afganos construyeran algo más que un Estado en manos de los narcoterroristas. Al tolerar el mercado del opio, Estados Unidos y Afganistán hicieron imposible que los afganos construyeran algo más que un Estado en manos de los narcoterroristas.

  • El kilo de heroína —opio sintetizado en laboratorio— se cotiza en Europa y Norteamérica en torno a 30.000 euros, dependiendo de la pureza.
  • Ese kilo, convenientemente adulterado y multiplicado, alcanza los 120.000 euros en la venta minorista.
  • Así, la tonelada supera los 50 millones de euros al precio de las calles, un poco más bajo que la cocaína en los últimos tiempos.

En su anterior experiencia en el poder, los talibanes casi detuvieron el cultivo de amapola en 1 año, sin informes de trastornos catastróficos o hambrunas.

El cultivo se redujo de 82.000 hectáreas en el 2000 a 8.000 hectáreas en el 2001, y esas 8.000 hectáreas estaban en una zona del norte que en ese momento no estaba bajo el control de los talibanes. Sin embargo, el problema volvió porque no se abordaron las verdaderas causas de toda esta economía ilícita.

La mayoría de los agricultores son muy pobres y están bajo presión, porque en 2018 hubo una sequía, en 2019 hubo inundaciones y luego el COVID-19. Los precios de los alimentos han subido, sus vidas no han mejorado y las infraestructuras, muy poco. Si no pueden cultivar opio, tendrá que haber otra solución para que la gente tenga trabajo, ingresos y alimentos.

El cultivo de drogas ilícitas hace ricos a algunos, pero para la mayoría es simplemente la única manera de sobrevivir.

https://twitter.com/Political_Room/status/1443546176637263879

Aprendizaje

Durante la ocupación de la OTAN, muchas provincias cortaron los cultivos rápida y eficazmente, en respuesta a los programas estadounidenses. En 2008, 20 de las 34 provincias afganas estaban libres de adormidera.

Pero luego todo cambió, acorde Estados Unidos y la OTAN fracasaban en Afganistán.

Aquí es donde hay que leer a Thijs Berman, quien fue Jefe de la Misión de Observadores Electorales de la Unión Europea en Afganistán en 2009 y 2014:

  • "En 20 años, el drama del pueblo afgano ha sido testigo de 3 actos."
  • "El 1er. acto se caracterizó por un intenso alivio por el derrocamiento del régimen talibán y la esperanza de un futuro mejor, en particular para las mujeres y las niñas."
  • "El 2do. acto fue cuando estas grandes esperanzas dieron paso a la desilusión, el cinismo y la amargura por las promesas incumplidas. La legitimidad y la credibilidad del gobierno afgano se vieron socavadas por la corrupción y el fraude, propiciados por una comunidad internacional que con demasiada frecuencia hacía la vista gorda ante las fallas de los gobiernos que ayudó a crear. La coalición liderada por Estados Unidos mostró solo intentos a medias para detener el crecimiento de la corrupción y no se pronunció contra el fraude masivo en las sucesivas elecciones."
  • "Las misiones militares, por grandes y caras que sean, no pueden resolver las cuestiones sociales. La estabilidad no proviene del poderío militar. Proviene del buen gobierno y el crecimiento de instituciones democráticas sólidas en un tejido social inclusivo dentro de la cultura existente."
  • "Así Afganistán entra en su 3er. acto. El gobierno corrupto ha caído y los talibanes han vuelto. Es un tercer acto de absoluta desesperación y caos."

No es suficiente invertir dinero en un país sin la debida supervisión, responsabilidad e inversión en la infraestructura democrática. Y no es tan simple como establecer elecciones e instituciones. La democracia debe venir de adentro. Está encarnado por un conjunto de valores, desde la responsabilidad hasta la colaboración y el diálogo, compartidos por las personas y quienes las representan. Nada de esto sucedió en Afganistán.

https://twitter.com/descifraguerra/status/1443571284529410060

Una de las grandes preguntas tras la victoria de los talibanes fue si impedirá que Afganistán se transforme en un narco-Estado, o si eso es algo inevitable.

El grupo islamista ha prometido romper toda relación con este rentable comercio ilegal, los expertos coinciden en que les costará alejarse de esta gran fuente de financiación.

De hecho, los talibanes no han cumplido ninguna de sus promesas al llegar al poder, y eso ya les está provocando problemas.

Promesas, promesas, promesas

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, afirmó que tras varias reuniones con líderes regionales, ha iniciado conversaciones con los talibanes para que organicen un "gobierno inclusivo que incluya a tayikos, hazaras y uzbekos".

Khan hizo especial mención a Emomali Rahmon, presidente tayiko que fue muy crítico con los talibanes porque no han sido inclusivos: de sus 33 ministros, 30 son pashtunes, o sea talibanes.

Tras la reunión entre Rahmon y Khan, el líder de Tayikistán dijo que "acordaron facilitar las negociaciones entre los talibanes y los tayikos en Dushanbe".

Luego, Mullah Baradar, viceprimer ministro afgano y cofundador del Talibán, acusó a Tayikistán de intentar interferir en los asuntos internos del Emirato afgano cuando declaró que los "talibanes no han cumplido con las expectativas de formar un gobierno inclusivo".

https://twitter.com/descifraguerra/status/1435649780827541505

Si la superficie cultivada de amapola aumentó 37% en 2020 en Afganistán, ¿qué ocurrirá en 2021?

En su primera rueda de prensa, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, prometió:

Aseguramos a nuestros compatriotas y a la comunidad internacional que no produciremos ningún narcótico. A partir de ahora, nadie puede participar en el contrabando de drogas. Aseguramos a nuestros compatriotas y a la comunidad internacional que no produciremos ningún narcótico. A partir de ahora, nadie puede participar en el contrabando de drogas.

Pero Jonathan Goodhand, experto en el comercio internacional de drogas de la Universidad SOAS, de Londres, replicó:

La retórica contra el opio y la heroína –al igual que las promesas de respetar los derechos de las mujeres y la libertad de los medios de comunicación– es parte de los esfuerzos por mostrar un rostro más moderado para asegurarse algo de apoyo internacional. Pero es un recurso clave y podría resultar difícil prohibirlo. Es más, harán aflorar una serie de tensiones dentro del movimiento. La retórica contra el opio y la heroína –al igual que las promesas de respetar los derechos de las mujeres y la libertad de los medios de comunicación– es parte de los esfuerzos por mostrar un rostro más moderado para asegurarse algo de apoyo internacional. Pero es un recurso clave y podría resultar difícil prohibirlo. Es más, harán aflorar una serie de tensiones dentro del movimiento.

Están quienes quieren crear esta imagen de más moderados y abiertos al compromiso con Occidente y se dan cuenta de que las drogas son una forma de lograrlo. Pero otros dicen que cualquier represión contra los cultivos de amapola y la producción de heroína afectaría a los agricultores, en especial de las provincias de Helmand y Kandahar, corazón político de los talibanes. Les va a costar adoptar un enfoque agresivo con respecto a las drogas. Están quienes quieren crear esta imagen de más moderados y abiertos al compromiso con Occidente y se dan cuenta de que las drogas son una forma de lograrlo. Pero otros dicen que cualquier represión contra los cultivos de amapola y la producción de heroína afectaría a los agricultores, en especial de las provincias de Helmand y Kandahar, corazón político de los talibanes. Les va a costar adoptar un enfoque agresivo con respecto a las drogas.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario