FOCO Joe Biden > inflación > Casa Blanca

MUY COMPLICADO

"Estúpido hijo de puta": 1 año de Joe Biden en el poder

Al cumplir 1 año en la Casa Blanca, Joe Biden insultó por 2da. vez a un periodista. Ahora él dijo "Estúpido hijo de puta" a quien le preguntó por la inflación.

Joe Biden se reunió el lunes 24/01 con el Consejo de la Competencia y miembros de su gabinete para discutir formas de reducir los precios (bajar la inflación) que pagan las familias estadounidenses.

A los 8 minutos, después de sus comentarios preparados para la ocasión, los periodistas acreditados en la Casa Blanca comenzaron a hacer preguntas a viva voz, con la esperanza de que el Presidente respondiera algunas antes de que el personal de la Casa Blanca les mostrara la puerta de salida.

Biden respondió al primer reportero, quien preguntó sobre la llamada de Biden a los líderes europeos a medida que aumentan las tensiones entre Rusia y Ucrania.

El Presidente respondió:

“La única razón por la que no me gusta hacer esto (declaraciones puntuales a la prensa) es porque nunca informan por qué convoqué a una reunión (pasan a otros temas), y esto es importante (la reunión por los precios). Tuve una reunión muy, muy, muy buena. Unanimidad total con todos los líderes europeos. Hablaremos de eso más tarde. Gracias".

"¿Aceptará preguntas sobre la inflación entonces?", preguntó preguntó Peter Doocy, de Fox News (ya que el Presidente decía que era un tema importante). "¿Cree que la inflación será un problema político antes de las elecciones intermedias? (previstas para 2022)".

Doocy y los otros reporteros estaban siendo enviados hacia la salida. De pronto se escuchó a Biden hablar sobre el corresponsal de Fox News en forma irónica.

"No, es un gran activo, más inflación. Qué estúpido hijo de puta", fue el comentario de Biden a su gabinete.

Sorpresa. Pero si hubiese sido Donald Trump, le hubieran pedido la renuncia, más o menos. A Biden el colectivo 'progresista' de los periodistas le tiene más paciencia. Horas después, Doocy fue consultado por Fox News sobre lo sucedido. Él reveló que el presidente Biden llamó a su teléfono celular luego de un intercambio hostil que ambos tuvieron en la Casa Blanca ese mismo día.

Según los informes, Biden le dijo a Doocy que sus comentarios "no eran nada personal" y alentó al reportero de Fox News a continuar preguntando sobre diferentes temas.

Doocy dijo que el Presidente lo llamó "aproximadamente 1 hora después de sus declaraciones".

"Él dijo 'No es nada personal, amigo'", reveló Doocy. "Fuimos de un tema a otro y decidimos seguir adelante. Me aseguré de decirle que siempre intentaré preguntar algo diferente de lo que preguntan los demás. Y él dijo: 'Hazlo.' Y esa es una cita del Presidente, así que seguiré haciéndolo".

Sean Hannity, conductor del programa, preguntó si Biden se disculpó, Doocy respondió: "Aclaró las cosas y se lo agradezco. Tuvimos una buena llamada", dijo Doocy.

"Esa no es una respuesta", se rió Hannity. "Eso no suena como una disculpa."

Pero Doocy es corresponsal en la Casa Blanca y quiere preservar su relación con la Administración Biden, por lo que decidió apelar a la diplomacia o al condescendencia:

“Él dijo: 'No es nada personal, amigo'. Y le dije que agradezco que se hubiese comunicado", respondió Doocy, y agregó: "Oye, Sean, el mundo está al borde de la 3ra. Guerra Mundial en este momento y agradezco que el Presidente se tomara un par de minutos esta noche mientras él todavía estaba en su escritorio para llamarme y aclarar las cosas".

"No necesito que nadie se disculpe conmigo. ¡Él puede llamarme como quiera, siempre y cuando yo lo haga hablar!", añadió Doocy. "Creo que es suficiente. Es suficiente. Así que podemos seguir adelante. Ahora podemos seguir adelante. Habrá años, de tres a siete años más de oportunidades para preguntarle sobre diferentes cosas".

Pero la semana pasada, Biden atacó de manera similar a la corresponsal de Fox News en la Casa Blanca, Jacqui Heinrich, por intentar presionarlo luego de sus controvertidos comentarios en su conferencia de prensa sobre la escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania.

"¿Por qué está esperando que (Vladímir) Putin dé el primer paso, señor?", preguntó Heinrich.

Biden se rió entre dientes y respondió suavemente: "Qué pregunta tan estúpida".

La Casa Blanca luego se retractó del comentario de Biden.

Al principio de su administración, Biden advirtió a su personal que mostrara respeto a los miembros de la prensa.

Biden había dicho hace 1 año: "No estoy bromeando cuando digo esto: si alguna vez estás trabajando conmigo y escucho que tratas a otro colega con falta de respeto o le hablas mal a alguien, te prometo que te despediré en el acto, en el acto. No hay peros ni peros. Toda persona tiene derecho a ser tratada con decencia y dignidad".

Peter Doocy.jpeg
Peter Doocy intentó salir del escándalo que provocó Joe Biden pero todos comprenden que el Presidente le faltó el respeto.

Peter Doocy intentó salir del escándalo que provocó Joe Biden pero todos comprenden que el Presidente le faltó el respeto.

1 año

A propósito de que Biden ha cumplido 1 año en el poder, Catherine Lucy y Ken Tomas hicieron una evaluación para The Wall Street Journal:

El presidente Biden asumió el cargo hace un año y prometió abordar la pandemia de coronavirus, reactivar la economía y luchar por la unidad en una nación asolada por la división y la crisis.

Dirigiéndose a una nación golpeada por la pandemia y recién salida de los recientes disturbios mortales en el Capitolio, Biden declaró: “Es un momento de audacia, porque hay mucho por hacer. Y, esto es seguro. Seremos juzgados, tú y yo, por cómo resolvemos las crisis en cascada de nuestra era”.

Un año después, el historial de Biden en cuanto a sus promesas ha sido mixto, con un fuerte progreso inicial en la aprobación de los gastos de ayuda por el covid-19 y el aumento de las vacunas. Pero a fines del verano se enfrentó a una nueva variante del coronavirus, una inflación creciente y críticas generalizadas por la caótica retirada de Afganistán .

Biden logró que su estrecha y dividida mayoría en el Congreso aprobara un paquete de infraestructura de US$ 1.000 millones, pero no logró unir a su partido en torno a su proyecto de ley de gasto social y cambio climático de aproximadamente US$ 2.000 millones. Su estrategia pandémica para aumentar las tasas de vacunación se desaceleró en el transcurso del año y recibió un golpe cuando la Corte Suprema desechó su mandato de mayor exigencia de vacunación a los trabajadores estadounidenses, y su Administración se ha centrado en enfatizar los tests y las mascarillas en medio del aumento de la cepa Omicron. Y la nación sigue profundamente polarizada, con Biden adoptando una postura crítica hacia los republicanos en los últimos tiempos.

“No prometí demasiado, pero creo que si echa un vistazo a lo que hemos podido hacer, debe reconocer que hicimos un enorme progreso”, dijo Biden en una conferencia de prensa. “Una cosa que no he podido hacer hasta ahora es lograr que mis amigos republicanos participen en el juego para mejorar las cosas en este país”.

Al adentrarse en un año electoral de mitad de período, la capacidad de Biden para recuperar el impulso puede disminuir, con los republicanos opuestos a muchos de sus esfuerzos y los demócratas divididos en algunas de las prioridades del Presidente, cada vez más enfocados en la campaña. Con una estrecha mayoría en la Cámara de Representantes y una división de 50 a 50 en el Senado, los demócratas ya tienen poco margen de maniobra.

Las encuestas han mostrado la opinión de los estadounidenses de que la nación va por el camino equivocado, y los índices de aprobación del Presidente se han hundido en los últimos meses, ubicándose en 42%, según el promedio de encuestas públicas de FiveThirtyEight, por debajo del 53% cuando asumió el cargo.

“Lo eligieron por 4 años, no por 1 año. Y creo que hemos hecho más en 1 solo año en términos del volumen de legislación aprobada, el tamaño y el alcance de la misma, que cualquier otro Presidente en la historia”, dijo el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (Republicano / Kentucky), argumentó que Biden no ha cumplido sus promesas de aliviar las tensiones políticas. Después de que Biden pronunció un feroz discurso en el que dijo que se necesitan cambios en las reglas del Senado y comparó algunas políticas electorales republicanas con las leyes de segregación de Jim Crow, McConnell dijo que el Presidente fue elegido para eliminar las divisiones y bajar la temperatura política en el país.

“El presidente Biden ha optado por fallar en su contra”, dijo.

“Me encargaré de esto, terminaré con esto”, dijo Biden sobre el coronavirus en el debate presidencial final en 2020.

Un año después, la nación no ha vencido a la pandemia, aunque las vacunas han permitido que la vida estadounidense se acerque más a la normalidad que en el momento de su investidura.

Aproximadamente el 73% de los adultos estadounidenses están completamente vacunados, se están aprobando nuevos tratamientos y se aprobó un proyecto de ley de alivio de US$ 1.900 millones a principios del mandato de Biden que proporcionó dinero para ayudar a reabrir las escuelas.

Pero la declaración de Biden del 4 de julio de que la nación estaba “más cerca que nunca de declarar nuestra independencia de un virus mortal” resultó ser prematura. La variante Delta se afianzó durante el verano (boral), y 2022 comenzó con la variante Omicron altamente transmisible que desencadenó un aumento de casos, un aumento de hospitalizaciones, cancelaciones de vuelos, escasez de pruebas y cierre de escuelas. Más de 853.000 personas han muerto en USA debido al virus desde que comenzó la pandemia, según la Universidad Johns Hopkins.

“Hicieron algunas cosas muy, muy bien y otras claramente no”, dijo Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown.

Biden ha recurrido a medidas más duras para aumentar las tasas de vacunación. Pero la Corte Suprema bloqueó un mandato de vacunación o PCR para los empleadores más grandes, aunque el tribunal permitió que la Administración impusiera un mandato de vacunación para más de 10 millones de trabajadores de la salud que participan en Medicare y Medicaid.

Biden está tratando de cambiar su mensaje de vencer al virus por otro de lograr que los estadounidenses lo acepten como parte de la vida diaria.

Sus ayudantes dicen que la atención se centra en reducir las hospitalizaciones y las muertes, y que los riesgos para quienes se vacunan son significativamente menores. La Administración ahora se está enfocando en aumentar el acceso a los tests, luego de una temporada de vacaciones que vio serios retrasos en las pruebas y quejas de que debería haberse invertido más en los PCR antes.

Janet Yellen en un día importante para la Reserva Federal.
Janet Yellen tuvo algunos logros en el Departamento del Tesoro pero la inflación ha golpeado mucho.

Janet Yellen tuvo algunos logros en el Departamento del Tesoro pero la inflación ha golpeado mucho.

La economía

“Podemos reconstruir mejor, con una economía que premie el trabajo y no la riqueza”, dijo Biden en un discurso de campaña en Milwaukee el 30 de octubre de 2020.

El primer año en el cargo de Biden ha visto importantes ganancias económicas, incluso cuando los consumidores estadounidenses sienten la presión de los precios más altos.

La economía generó 6,4 millones de puestos de trabajo, la mayor cantidad en 1 solo año desde el inicio del registro de la estadística en 1939. La tasa de desempleo experimentó una fuerte caída, a 3,9% el mes pasado desde 6,4% en enero de 2021. La legislación de alivio que Biden firmó en marzo contribuyó a mejorar las finanzas de muchos estadounidenses.

Biden también promulgó el proyecto de ley de infraestructura de US$ 1.000 millones para abordar la renovación de carreteras y puentes y mejorar el acceso a Internet, todo lo cual, según él, impulsará la economía y mejorará la competencia con China.

Pero la inflación alcanzó el 7% en diciembre, el nivel más alto desde 1982. Los críticos de Biden han dicho que inyectar tanto dinero adicional en la economía a través de la Ley de Ayuda por covid-19 exacerbó la inflación. Los republicanos dicen que el aumento de la inflación muestra que las recetas económicas de Biden han fallado.

“El Presidente arruinó la economía en su primer año; 2021 debería haber sido un año excepcional”, dijo el representante Kevin Brady (Republicano / Texas), el principal republicano en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara.

Biden ha tomado medidas ejecutivas para tratar de destrabar las cadenas de suministro que han sido respaldadas por la creciente demanda de los consumidores y las interrupciones relacionadas con la pandemia.

En 2021, la Administración de Biden tomó medidas destinadas a reducir el retraso, incluidos los esfuerzos para impulsar a las terminales de envío del sur de California a pasar a operaciones de 24 horas que tuvieron un éxito limitado. El Presidente también ha señalado que la inflación está aumentando en todo el mundo.

La Reserva Federal reconoció que su lectura inicial de que la inflación sería transitoria demostró ser demasiado optimista.

El banco central está en camino de comenzar un ciclo de aumentos regulares de las tasas de interés en su reunión de marzo. El desafío para la Fed será subir las tasas sin ser tan agresiva que provoque una recesión y avive el desempleo.

Biden también debe lidiar con las consecuencias políticas de que los votantes lo culpan a él y a los demócratas por la inflación. Una encuesta del The Wall Street Journal en diciembre 2021 mostró que los votantes eran pesimistas sobre la economía .

“Repararemos nuestras alianzas y nos relacionaremos con el mundo una vez más”, dijo Biden en su discurso inaugural de 2021.

Un año después, el Presidente ha trabajado para fortalecer los lazos con aliados tradicionales, asistiendo a conferencias globales en Inglaterra e Italia y enfocándose en temas como la pandemia y el cambio climático. Pero sorprendió a algunos aliados con la caótica retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, se peleó con Francia por un nuevo acuerdo de seguridad con Australia y ahora enfrenta tensiones crecientes con Rusia y China.

En su primer año, el Presidente a menudo definía la geopolítica de la nación como una lucha entre democracias y autocracias. En junio, fue recibido con fanfarria por sus homólogos del G7 para una reunión en un frío balneario inglés.

Semanas más tarde, Biden cumplió con su largamente prometido retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán. La operación desordenada inquietó a algunos aliados y generó críticas generalizadas de que su Administración manejó mal la situación.

Más de 60.000 intérpretes afganos y otras personas que solicitaron visas para buscar refugio en Estados Unidos después de trabajar junto a las fuerzas estadounidenses, permanecen en Afganistán, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

Biden ha defendido la salida, diciendo que no extendería una “guerra eterna”.

El nuevo acuerdo de seguridad con Australia , aunque destinado a reforzar la seguridad en el Pacífico, llevó a Francia a retirar temporalmente a su embajador en protesta. Biden eventualmente arregló la relación con el aliado más antiguo de la nación (Francia).

Estados Unidos está lidiando con una Rusia más agresiva, que está concentrando tropas en la frontera con Ucrania. La Administración Biden ha amenazado al presidente ruso, Vladimir Putin, con amplias sanciones si Moscú invade Ucrania pero ha expresado su esperanza de que los esfuerzos diplomáticos puedan evitar una mayor escalada. Hasta ahora, no ocurrió.

Después de una tensa reunión inicial en Alaska entre sus ministros de Relaciones Exteriores, USA ha buscado áreas para trabajar con China , sobre todo en el cambio climático, pero sigue existiendo una larga lista de diferencias sobre derechos humanos, comercio y tecnología.

Washington también busca fortalecer la industria de semiconductores de USA con la esperanza de contrarrestar económicamente a China.

biden francisco3.jpeg
Joe Biden y papa Francisco: La agenda climática consolidó un vínculo pero...

Joe Biden y papa Francisco: La agenda climática consolidó un vínculo pero...

Cambio climático

“Podemos, y lo haremos, lidiar con el cambio climático. No es solo una crisis, es una gran oportunidad”, dijo Biden en la Convención Nacional Demócrata en agosto de 2020.

Biden se movió para volver a unir a USA al acuerdo climático de París y comenzó a buscar medidas regulatorias contra los productores de petróleo y gas y otras fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero algunas de sus medidas climáticas más importantes permanecen en el limbo como parte de su propuesta de gasto social y climático de US$ 2.000 millones en el Congreso, poniendo en riesgo su capacidad para alcanzar la meta, hacia 2030, de reducir las emisiones de USA entre un 50% y un 52% por debajo de los niveles de 2005.

Estados Unidos ayudó a forjar un acuerdo entre más de 190 naciones para reducir las emisiones durante las conversaciones climáticas de las Naciones Unidas en Glasgow el otoño pasado. Pero el acuerdo no incluyó ningún mecanismo de aplicación y esencialmente se basó en que las naciones, en forma individual, actúen por su cuenta para reducir las emisiones .

La Ley de Infraestructura de 2021 contenía medidas relacionadas con el clima, incluidas medidas para reforzar el transporte y el almacenamiento de dióxido de carbono. Pero la propuesta de gasto social estancada contiene cosas como créditos fiscales para energía renovable, eficiencia energética y vehículos eléctricos, y formas de reforzar las cadenas de suministro para tecnología de energía renovable y esfuerzos para aumentar la resiliencia al cambio climático.

Los reguladores financieros, encabezados por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, han adoptado una postura más activa sobre los problemas climáticos durante el mandato de Biden. En octubre, los reguladores designaron formalmente que el cambio climático es un riesgo emergente y creciente para la estabilidad financiera de USA, y varias agencias están implementando medidas que impulsarían a los bancos y empresas a modelar, administrar y divulgar públicamente los riesgos financieros relacionados con el cambio climático.

Muchos republicanos y defensores de la industria dicen que los reguladores financieros no deberían meterse de lleno en la política ambiental. Los demócratas progresistas quieren una acción audaz y rápida.

El Capitolio tendrá mayoría republicana en la Cámara Alta.
Joe Biden hizo de las leyes electorales federales una prioridad máxima, ya que los demócratas dicen que se necesitan cambios para proteger el acceso de los votantes a las urnas. Sin embargo, no ha conseguido la mayoría suficiente.

Joe Biden hizo de las leyes electorales federales una prioridad máxima, ya que los demócratas dicen que se necesitan cambios para proteger el acceso de los votantes a las urnas. Sin embargo, no ha conseguido la mayoría suficiente.

Prioridades del Partido

“¿Cumpliremos con nuestras obligaciones y dejaremos un mundo nuevo y mejor para nuestros hijos? Creo que lo haremos”, dijo Biden en su discurso inaugural.

La incapacidad de Biden para obtener un apoyo demócrata unificado para su plan climático y de gasto social, en medio de las tensiones entre los moderados y progresistas de su partido, ha estancado algunas promesas clave de la campaña, tales como financiar el preescolar público para todos los niños de 3 y 4 años.

En muchas otras prioridades del partido, tales como las leyes de armas y el aborto, ha tomado medidas ejecutivas, pero no ha podido aprobar una legislación que haga cambios más radicales y permanentes.

Algunas de las promesas de campaña de Biden, incluida la extensión de la licencia familiar paga a más estadounidenses y la financiación de 2 años de universidades comunitarias gratuitas, se eliminaron del paquete de gastos sociales en un esfuerzo infructuoso por ganar el apoyo del senador Joe Manchin (Demócrata / West Virginia) y no han sido revividos.

Biden también hizo de las leyes electorales federales una prioridad máxima, ya que los demócratas dicen que se necesitan cambios para proteger el acceso de los votantes a las urnas.

Los republicanos dicen que los esfuerzos son una extralimitación federal políticamente motivada en asuntos que es mejor dejar en manos de los estados (provincia). La semana pasada, la senadora Kyrsten Sinema (Demócrata / Arizona) y Manchin dijeron que no apoyarían cambiar el umbral de 60 votos del Senado para sortear la oposición republicana, lo que probablemente asestaría un golpe mortal a la legislación electoral.

En materia de inmigración, Biden asumió el cargo prometiendo deshacer gran parte de las políticas de su predecesor. Pero ha mantenido, e incluso recuperado, muchas de las políticas fronterizas contra las que hizo campaña. Al mismo tiempo, Biden ha presidido un sistema de inmigración legal que todavía funciona a capacidad reducida y acumula una acumulación sin precedentes de solicitudes de inmigración y casos judiciales pendientes.

Su propuesta de presupuesto elimina el lenguaje que prohíbe el uso de dólares federales para abortos en la mayoría de los casos, tal como prometió hacer en la campaña electoral. Pero una ley que codifica el derecho al aborto no ha avanzado, ya que el acceso al aborto enfrenta nuevas restricciones en todo el país y la Corte Suprema analiza un caso que podría socavar las protecciones federales contra el aborto.

Biden ha extendido una pausa en los pagos de préstamos estudiantiles y ha emprendido un esfuerzo gradual para eliminar los préstamos estudiantiles, pero la promesa de perdonar al menos US$ 10.000 por persona de deuda estudiantil sigue sin cumplirse.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario