FOCO radicalización > Frente de Todos > Christian Buteler

CHRISTIAN BUTELER

"El Gobierno no tiene con qué financiar una radicalización"

Christian Buteler es analista financiero y también inversor. Él dice que no hay recursos para financiar la radicalización que algunos temen del Frente de Todos.

Mucho especulan algunos con una radicalización del Frente de Todos, en caso de perder las elecciones del domingo 14/11. Sin embargo una radicalización hay que financiarla con recursos. En algún momento fue con reservas del Banco Central. En otro fue con el ahorro de muchos que era gestionado por las Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión. En otro fue con deuda pública. Christian Buteler dice que ahora no hay con qué financiar esa expresión alocada de deseos de algunos (pocos). Pero vayamos al diálogo:

-¿Qué sucede con los líderes argentinos que no le encuentran una solución al deslizamiento de los precios? La inflación es un enorme problema que, además, ellos pretenden minimizar -Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri, Alberto Fernández-, lo que enoja mucho más a los ciudadanos / consumidores / contribuyentes / ciudadanos / electores?

-Es muy curioso porque el mundo ha resuelto el problema de la inflación. Son muy pocos los países con una inflación equivalente a la Argentina. Ni siquiera países que han atravesado conflictos bélicos recientes padecen estos niveles de inflación. La pregunta que hay que hacerse es: ¿Qué sucede con los líderes argentinos que les cuesta tanto encuadrar la 'caja'? Porque de esto trata la inflación: gasto excesivo que se financia con emisión monetaria. Es un desmadre crónico en la sociedad argentina y ha forzado una economía bimonetaria porque las personas intentan reducir en todo lo posible el impacto de algo tan perverso como lo es la desvalorización acelerada de la moneda conque se cobra o el trabajo o los bienes.

https://twitter.com/cbuteler/status/1451228124335820807

-Bueno, hablemos entonces del gasto excesivo. Comencemos con Cristina Fernández de Kirchner, ¿cuál fue su contribución al desastre?

-CFK inició una carrera por la multiplicación de la llamada 'asistencia social' que fue la verdadera clave del 'control de la calle' de su Administración. No fue carisma ni solidaridad sino compra del favor sin nada contrapartida. Ella dilapidó el llamado 'superávit gemelo' que, complicado pero vigente, recibió. Y promovió un atraso tarifario, en especial las tarifas del AMBA (Área Metropolitana Buenos Aires), porque no podía desagregar Gran Buenos Aires, que era el territorio que realmente le importaba, de Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El gasto se fue para arriba porque el subsidio alguien lo tiene que pagar. En este caso, el Tesoro Nacional. Creo que hay que dejar de hablar de gasto público para rebautizarlo gasto político. CFK, que recibió un superávit primario cuando asumió, se marchó con un déficit financiero equivalente a 7 puntos del Producto Interno Bruto.

-Entonces llegó Mauricio Macri. Durante su campaña proselitista él había expresado que bajar la inflación era una tarea sencilla. ¿Cómo fue el fracaso de Macri con la inflación y con el gasto político?

Macri comenzó con un exceso de confianza. Ahora, Macri realmente consiguió el apoyo de los privados. Mucho antes del Fondo Monetario, Macri logró US$ 100.000 millones de privados en los 2 primeros años de su gestión. Una torta enorme. Gracias a los importantes incrementos de tarifas que ejecutó, su gestión logró reducir el déficit primario pero creció el financiero ya que los ingresos por mayores tarifas los neutralizó con el pago de intereses por la deuda pública emitida a cambio de los dólares que conseguía. Entonces Macri, que había logrado reducir en esos primeros 2 años el déficit primario, terminó dejando el poder con un déficit financiero otra vez en 7 puntos del PIB. El calvario de Macri comenzó cuando los privados dejaron de creerle, en 2018. Los privados se dieron cuenta que las medidas estructurales no habían sido ejecutadas ni estaban en su agenda. Así fue que le manifestaron la pérdida de su confianza y él tuvo que salir corriendo hacia el Fondo Monetario. Macri comenzó con un exceso de confianza. Ahora, Macri realmente consiguió el apoyo de los privados. Mucho antes del Fondo Monetario, Macri logró US$ 100.000 millones de privados en los 2 primeros años de su gestión. Una torta enorme. Gracias a los importantes incrementos de tarifas que ejecutó, su gestión logró reducir el déficit primario pero creció el financiero ya que los ingresos por mayores tarifas los neutralizó con el pago de intereses por la deuda pública emitida a cambio de los dólares que conseguía. Entonces Macri, que había logrado reducir en esos primeros 2 años el déficit primario, terminó dejando el poder con un déficit financiero otra vez en 7 puntos del PIB. El calvario de Macri comenzó cuando los privados dejaron de creerle, en 2018. Los privados se dieron cuenta que las medidas estructurales no habían sido ejecutadas ni estaban en su agenda. Así fue que le manifestaron la pérdida de su confianza y él tuvo que salir corriendo hacia el Fondo Monetario.

https://twitter.com/cbuteler/status/1450940698577063945

-Luego de Macri, Alberto Fernández, quien ya conocía el fracaso de CFK -es más, él fue el jefe de Gabinete de Ministros de Néstor Kirchner y el primer jefe de Gabinete de CFK- y el de Macri porque el gasto político que promueve la inflación fue uno de los pilares de la derrota de Macri. ¿Qué le pasó?

-Bueno, hay que reconocer que la pandemia le complicó todo a Alberto Fernández. Y expuso problemas crónicos tales como que el Estado argentino es muy caro. Luego, decidió cierres obligatorios muy extensos, y tuvo que recurrir al gasto para compensar los perjuicios a todos por esa decisión. Ahora ¿cómo financiar el mayor gasto político si la Argentina no tenía financiación externa? Había una reestructuración de pasivos pendiente. ¿Qué hizo Martín Guzmán, entonces? Él decidió que, si no podía bajar el gasto, iba a licuarlo, inflación mediante. ¿Qué sucede en ese caso? Que la licuación de pasivos funciona durante un plazo breve pero no es una política estructural. Más temprano que tarde comenzó la presión social para actualizar el gasto que se había desactualizado. En un año electoral, todo gobierno es frágil, es presionable si no tiene una política inteligente y decidida. Fernández demostró ser vulnerable a los cortes de calles.

https://twitter.com/cbuteler/status/1450580734972936198

-¿Y entonces qué hacemos?

-Es muy raro que en la Argentina hay ancla del dólar, ancla de la estructura impositiva, ancla de muchas variables pero no hay ancla del gasto público. Esta situación no pueden resolverla los economistas. Sólo pueden resolverla los políticos: deben aceptar que el gasto político posible es sólo el que puede financiarse con recursos genuinos. Y adecuarse a esa realidad que deberá durar muchos años hasta recuperar la confianza perdida dentro y fuera. Pero es una decisión no sólo audaz, también tiene costos que casi nadie quiere afrontar. Por lo tanto, hay inflación porque los políticos, no las empresas alimentarias, consideran que es un costo menor que depender exclusivamente de los recursos genuinos. No hay ningún misterio en esto.

https://twitter.com/cbuteler/status/1450940931247591431

-¿Qué expectativas tiene el mercado de lo que viene?

Algunos temen que, tal como sucedió luego de la derrota en las PASO, el ala K del Frente de Todos fuerce una radicalización de la economía. Pero yo creo que, aún cuando pueda resultar el deseo y la amenaza de algunos, ya no tienen pólvora ni chispa. No hay con qué pagarlo. El FdT arrancará el lune 15/11, gane o pierda, peor que el 10/12/2019. Tiene un Estado más grande que entonces y más difícil de financiar. Una sociedad con más pobres, más desempleados y más inflación. Y en ese contexto es verificable una pérdida progresiva del miedo en los agentes económicos. Por más esfuerzo que realice Roberto Feletti, no es Guillermo Moreno, ni las situaciones son equivalentes. Creo que tienen una única bala si quieren llegar hasta 2023 y consiste en anunciar e iniciar un sendero de ajustes del gasto político, que no podrán completar totalmente en ese período pero sí iniciarlo, con metas verificables, marcando una tendencia progresiva pero acumulable. Y, básicamente, necesitás un ministro que no tenga miedo de bajar el déficit. Cada vez que Martín Guzmán consigue algún avance, luego da explicaciones que no lo consiguió porque tiene miedo a que lo critique el ala K del FdT. Guzmán vive con culpa cualquier éxito en materia de reducción del gasto político. Algunos temen que, tal como sucedió luego de la derrota en las PASO, el ala K del Frente de Todos fuerce una radicalización de la economía. Pero yo creo que, aún cuando pueda resultar el deseo y la amenaza de algunos, ya no tienen pólvora ni chispa. No hay con qué pagarlo. El FdT arrancará el lune 15/11, gane o pierda, peor que el 10/12/2019. Tiene un Estado más grande que entonces y más difícil de financiar. Una sociedad con más pobres, más desempleados y más inflación. Y en ese contexto es verificable una pérdida progresiva del miedo en los agentes económicos. Por más esfuerzo que realice Roberto Feletti, no es Guillermo Moreno, ni las situaciones son equivalentes. Creo que tienen una única bala si quieren llegar hasta 2023 y consiste en anunciar e iniciar un sendero de ajustes del gasto político, que no podrán completar totalmente en ese período pero sí iniciarlo, con metas verificables, marcando una tendencia progresiva pero acumulable. Y, básicamente, necesitás un ministro que no tenga miedo de bajar el déficit. Cada vez que Martín Guzmán consigue algún avance, luego da explicaciones que no lo consiguió porque tiene miedo a que lo critique el ala K del FdT. Guzmán vive con culpa cualquier éxito en materia de reducción del gasto político.

https://twitter.com/carod2015/status/1450909622345289738

-Mencionaste la economía bimonetaria. ¿Anclar el peso o sustituirlo por otra moneda fiduciaria es una opción? Por ejemplo, ¿dolarizar?

-Más que pensar en huir hacia otra moneda, los líderes argentinos tienen que entender la gravísima situación. Y no sólo debe pensarlo el FdT sino también JxC porque aún ganando en 2023 el país que heredarían sería mucho peor que el que recibió Macri en 2015. Temo que no lo estén entendiendo sus militantes. En 2015, Macri levantó el cepo cambiaria con nada, sin poner un peso. Eso sí que fue una extraordinaria demostración de apoyo de los agentes económicos. Nunca volverá a repetirse. Hoy día el mercado le pedirá a quien sea acciones concretas que le permitan recuperar la confianza antes de mover un dedo. Total... están en dólares, pueden esperar. Esa es la peor herencia que dejó Macri: que quienes creyeron en él, arriesgaron dinero y se consideraron estafados. Además, no hay posibilidad de dolarizar. No depende sólo de la voluntad argentina sino de la de Estados Unidos, que la apoye, y no lo veo. La Argentina tiene que esforzarse en recuperar la confianza en su moneda, no queda otra. Y el día que lo consiga los miles de millones de dólares que tienen los argentinos acumulados puede que ayuden a reforzar la economía doméstica. No creamos que existe la magia. Existe el laburo serio y el compromiso necesario ante el riesgo de caos.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario