DINERO Sergio Massa > Gerardo Martínez > Juan Grabois

ANUNCIOS DEL JUEVES 7

Subsidios, trabajo y elecciones, Sergio Massa 1 año después

Título del 21/08/2020: "Guiño de Sergio Massa al plan de los piqueteros y gremios para crear 4 millones de empleos". El jueves 07/10/2021 habrá anuncios.

El 21/08/2020, Sergio Massa recibió a la Mesa de Empleo: Juan Grabois por los movimientos sociales; y el sindicalista Gerardo Martínez, jefe de la UOCRA, con el aval de Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Pablo Moyano (Camioneros) y Ricardo Pignanelli (Smata).

La idea era un anteproyecto de ley para crear un fondo fiduciario de $750.000 millones anuales para la creación de 4 millones de puestos de trabajo con un salario social complementario de $10.000 –el monto que recibían casi 9 millones de beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)– con derechos laborales básicos a cambio de trabajar 60 horas por mes.

14 meses después, el 06/10/2021, Sergio Massa, anunció que el jueves 07/10/2021 ingresará a la Cámara de Diputados, que él preside, un proyecto de ley para reconvertir los planes sociales "en trabajo genuino... con metas, capacitaciones y herramientas de promoción para salir de la emergencia del plan y construir un puente hacia el trabajo para casi 1 millón de argentinos y argentinas", según posteó en Twitter.

Por entonces se decía que la pérdida de empleos en la pandemia ya acumulaba 1 millón de trabajos.

¿Qué sucedió entre agosto 2020 y octubre 2021?

Los opositores no tienen dudas: las elecciones, que fueron una derrota para el oficialista Frente de Todos en las PASO del 12/09, y ahora intentan remontar el 14/11.

Los neutrales tampoco dudan: en 2020 había resistencia de muchos al mecanismo (cuestionamientos fiscales, políticos y contradicciones en el FdT), que parecen resueltas en 2021 a causa del descontrol de la cantidad de subsidios sociales que, además, no alcanzan a satisfacer necesidades, en parte por la inflación increíble que toleran los políticos argentinos. El descalabro obliga, además de la necesidad electoral.

¿Cuál será la apreciación correcta?

De todos modos, en buen ahora. ¡Por fin! Que la oportunidad no condicione o impida la necesidad.

El director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, propuso en aquel momento: “Incrementar la oferta de bienes y servicios, la creación de empleo y flexibilizar las leyes laborales con un piso garantizado”.

Su idea era beneficiar a las empresas que crearan empleo registrado, especialmente a las pymes, “porque la pobreza se nutre básicamente de los trabajadores informales”.

UOCRA

2 días atrás, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), presentó a Juan Manzur, jefe del Gabinete de Ministros de la Nación, su programa piloto “A Construir”, una apuesta para convertir planes sociales en trabajo genuino y registrado en el sector de la construcción.

gerardo martinez sergio massa juan grabois.jpg
Sergio Massa, Gerardo Martínez y Juan Grabois, en agosto de 2020, cuando se quiso avanzar en reemplazar los planes sociales por empleo genuino.

Sergio Massa, Gerardo Martínez y Juan Grabois, en agosto de 2020, cuando se quiso avanzar en reemplazar los planes sociales por empleo genuino.

A través de la Fundación UOCRA para la Educación y el Trabajo, Martínez prometió capacitar a los futuros albañiles, y dijo que también participará la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) a través de las empresas participantes que ejecuten obras públicas.

El objetivo del programa es “el desarrollo de actividades formativas, de certificación de competencias laborales y de inserción laboral formal en obras públicas nacionales, provinciales y municipales de trabajadores desocupados”, con prioridad para “beneficiarios de planes de asistencia como el programa Potenciar Trabajo”.

En el interín, el Movimiento Evita, en boca de su N°2, Fernando Navarro, solicitó que el 30% de la obra pública fuese para cooperativas de las organizaciones sociales y así crear empleo.

La idea de la UOCRA fue mejorar esa propuesta, trasladando el tema al sindicato, que promete capacitación idónea.

La historia

Jorge Colina, economista-jefe del think-tank IDESA, realizó tiempo atrás una interesante reconstrucción acerca de cómo fue que se llegó al descontrol de los planes sociales en 2021. Aquí un fragmento:

"En la teoría económica internacional, lo que en Argentina se denomina coloquialmente “plan social” se llama subsidio al empleo directo. Es una política de mercado laboral activa (active labor market policy) donde se subsidia el salario de los desocupados para que las empresas los entrenen mientras ejecutan un trabajo (subsidiado). La idea es que el desocupado aprenda trabajando. “Learning by doing”, le dicen en el mundo desarrollado.

Aquí hay un punto central de la teoría. No es un empleo. Es un trabajo subsidiado para aprender a trabajar. Si la empresa luego decide tomar al desocupado, adelante. Pero la idea es que el desocupado desarrolle empleabilidad trabajando para que consiga en su vida laboral buenos empleos por sus propios medios. A este punto se volverá en esta nota.

En Argentina, esta concepción de subsidio al empleo directo vino en la década de los '90 con los Planes Trabajar. Personas que habían quedado desocupadas en el proceso de reconversión económica eran subsidiadas desde el Fondo Nacional de Empleo (FNE) para trabajar en empresas privadas que hacían obra pública o para ayudar a los municipios con trabajos para la comunidad.

Tempranamente, en la misma década de los '90, ya había grupos de piqueteros que se hacían de unidad ejecutora de una contraprestación, a fin de darles este subsidio a sus desocupados. Pero tenían un accionar limitado. Estos subsidios rondaban en alrededor de los 250.000. Tempranamente, en la misma década de los '90, ya había grupos de piqueteros que se hacían de unidad ejecutora de una contraprestación, a fin de darles este subsidio a sus desocupados. Pero tenían un accionar limitado. Estos subsidios rondaban en alrededor de los 250.000.

La masividad y el cambio de naturaleza hacia el “plan social”, tal como hoy se conoce, se dio con la crisis del 2002. Su gravedad justificó distribuir 2,2 millones de subsidios con el Plan Jefas y Jefes de Hogar. Aquí se da vuelta el formato. Se pasa de subsidio directo a la empresa a subsidio directo a la persona quién, luego, será convocada a dar una contraprestación. Así nace el concepto de que un plan tiene que tener contraprestación, y la realidad de que no todos tienen o cumplen una contraprestación.

La forma de distribuirlos fue organizando, en los municipios, Consejos Consultivos Locales, conformados por las fuerzas vivas de la sociedad civil, que elegirían a los beneficiarios. La historia demostró que la mayoría de estos consejos fueron cooptados por las organizaciones piqueteras y se convirtieron en el ámbito donde disputaban las listas que cada organización piquetera metería. Aquí nace otro conocido condimento actual.

De todas formas, se esperaba que con la recuperación económica el Plan Jefas y Jefes fuera transitorio. La recuperación vino. Entre 2004 y 2012, el PIB creció 50%, el empleo privado formal en empresas creció otro 50% (2 millones de nuevos asalariados formales en empresas privadas) y el salario real formal creció 80%. Pero seguía habiendo más de un millón de planes sociales. De todas formas, se esperaba que con la recuperación económica el Plan Jefas y Jefes fuera transitorio. La recuperación vino. Entre 2004 y 2012, el PIB creció 50%, el empleo privado formal en empresas creció otro 50% (2 millones de nuevos asalariados formales en empresas privadas) y el salario real formal creció 80%. Pero seguía habiendo más de un millón de planes sociales.

Sólo que habían cambiado de nombre. Por eso fue que no se habló más del Plan Jefas y Jefes y se pasó a hablar de los “planes sociales” en genérico. Este fenómeno advertía que los planes sociales venían para quedarse, independientemente de cómo le vaya a la economía. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario