Leído

CORONAVIRUS

Plan de austeridad de River: intentará poner “topes” salariales en las primas de los jugadores

Mar, 12/05/2020 - 8:24pm
Enviado en:
Por Urgente24

River Plate, dueño de uno de los planteles más cotizados de Sudamérica, apelará a poner “tope salariales escalonados” en las primas que perciben sus figuras, en montos que ya fueron conversados con cada futbolista, pero que se darán a conocer recién en junio, cuando esperan que exista un escenario más preciso en cuanto al regreso del fútbol, que está paralizado desde hace dos meses a raíz de la pandemia de coronavirus. En medio de esta situación, se calcula que alrededor de 2.000 futbolistas a los que se les termina el contrato el 30 de junio o, en su defecto, cuando termine la temporada, que justamente se acaba de dar por finalizada. Son 212 en Primera División (un 22%), pero la cifra se duplica en las otras categorías (se calculan en promedio 15 convenios por equipo, muchos a préstamo). Por lo tanto, hubo un intento de no llegar a esta situación de acorralar a los jugadores: desde AFA se le planteó a Agremiados sólo realizar una quita del 30% de los sueldos desde 500.000 pesos para arriba (en la A, esa cifra se da en 200 contratos). La medida iba a regir desde el 1° de abril hasta que los planteles volvieran a entrenarse. Si el gremio aceptaba, lo “ahorrado” iba a ayudar a saldar el resto de los salarios y a la posibilidad de extender los contratos que se vencían.

Por la crisis del coronavirus, River buscará poner “topes” salariales en las primas de los jugadores.
plantelderiverprimastopescontratos.jpg
Por la crisis del coronavirus, River buscará poner “topes” salariales en las primas de los jugadores.
Contenido

Mientras Argentina continúa en cuarentena para intentar frenar la pandemia del coronavirus que se extenderá hasta el 24 de mayo, aunque se habla de que podría extenderse más allá de esa fecha, el fútbol argentino se encuentra sumergido en una profunda crisis económica causada por la paralización de la actividad por la propagación del virus Covid-19. 

A raíz de esta situación, River Plate, dueño de uno de los planteles más cotizados de Sudamérica, apelará a poner “tope salariales escalonados” en las primas que perciben sus figuras, en montos que ya fueron conversados con cada futbolista, pero que se darán a conocer recién en junio, cuando esperan que exista un escenario más preciso en cuanto al regreso del fútbol, que está paralizado desde hace dos meses.

En ese contexto, en las últimas horas se emitió un bosquejo de la negociación que se llevó adelante con los jugadores durante el receso que comenzó a mediados de marzo pasado, y se supo que el límite de 250 mil pesos mensuales que se mencionó en principio sólo se dará en un puñado de casos, que es apenas una referencia, ya que los topes “no serán uniformes sino más bien escalonados” de acuerdo a cada contrato en particular, y se estima que las sumas sean ostensiblemente mayores, según un cable emitido este martes (21/05) por la agencia oficial de noticias Télam.

La negociación entre la Comisión Directiva que encabeza Rodolfo D'Onofrio y los jugadores comenzó hace un par de semanas y aún continúa debido a que el plantel riverplatense cobra sus primas recién a los 45 días hábiles de su vencimiento, por lo tanto hasta el momento sólo percibió montos por el período previo a la interrupción del fútbol.

De este modo, para finales de junio habrá un detalle más pormenorizado del esfuerzo económico que deberá hacer cada jugador por la pandemia que pone a todos los clubes en serios problemas financieros.

El detalle es que al menos la mitad del plantel que conduce Marcelo Gallardo no está cerca de esos montos mensuales que circularon la semana pasada (la cifra mencionada fue de 250 mil pesos) y por ende no entrará dentro del ajuste que podría iniciarse cuando avance del mes de junio, reveló el cable de la agencia Télam.

Algunos otros jugadores están muy cerca de ese monto o apenas lo superan y en sus casos no entrarían en la quita pero sí habría una negociación más que nada de orden financiero y escalonando algunos pagos que serán tratados de manera individual, según dio a conocer Télam.

Luego está la situación de otros 16 o 17 jugadores que se van a ir evaluando de modo particular de acuerdo a los contratos que tienen firmados y en especial a si los dólares de referencias de lo que firmaron también tuvieron un tope en su cotización habida cuenta del crecimiento que experimentó la divisa estadounidense en el último tiempo.

Sin entrar en detalles de los contratos personales, el cable de Télam informó que Lucas Pratto, por ejemplo, deberá realizar una concesión mucho mayor a la de jugadores con menos trayectoria y salario como el uruguayo Nicolás de la Cruz o al defensor Lucas Martínez Quarta.

Lo mismo sucederá en los casos del arquero Franco Armani, uno de los mejores pagos del plantel, o el colombiano Juan Fernando Quintero, si se los compara con, por ejemplo, lo que deberán resignar Gonzalo Montiel o el paraguayo Robert Rojas.

Estas medidas se concretarán si tal como se presume en lo próximos meses el club continúa cerrado y sin poder generar recursos genuinos para sus cuentas que ya venían complicadas desde el balance pasado por la inflación y la escalada del dólar, antes del receso que motivó el coronavirus.

River tiene aproximadamente gastos del plantel que rondan los 600 millones de pesos mensuales y los números reales del recorte o del reordenamiento también dependerán de algunos escenarios que por ahora no son predecibles.

La fecha de fines de junio y principios de julio obedece a que quizá en esos tiempos se active un poco el mercado de pases en Europa que al empezar a moverse es probable que hasta ayude a que el club deje sin efecto el recorte en estudio.

En este sentido ya trascendió que algunos jugadores como Lucas Martínez Quarta, el colombiano Jorge Carrascal y hasta el propio Lucas Pratto, podrían ser una solución en este sentido en el caso que sean requeridos desde el “Viejo Continente”, ya que River necesita vender para generar ingresos, como sucede en la gran mayoría de los clubes.

Otra variante posible es que le ponga alguna fecha al inicio del fútbol local y eso podría tener algún cupo de gente para vender entradas o abonos y activar de ese modo uno de los ingresos más fuertes del club.

En este rubro y para estos meses, River suele estar recaudando entre venta de tickets y renovación de abonos cerca de 400 millones de pesos que si el receso se extiende no ingresarán en la tesorería del club.

Lo cierto es que el recorte que están estudiando los jugadores, el cuerpo técnico y la comisión directiva aún no está del todo cerrado y lo único seguro es que no todos harán idéntico esfuerzo para sostener la economía del club.

Por esta crisis, se calcula que son alrededor de 2.000 futbolistas a los que se les termina el contrato el 30 de junio o, en su defecto, cuando termine la temporada, que justamente se acaba de dar por finalizada. Son 212 en Primera División (un 22%), pero la cifra se duplica en las otras categorías (se calculan en promedio 15 convenios por equipo, muchos a préstamo).

Hay que mencionar que hubo un intento de no llegar a la situación de acorralar a los jugadores: desde AFA se le planteó a Agremiados sólo realizar una quita del 30% de los sueldos desde 500.000 pesos para arriba (en la A, esa cifra se da en 200 contratos). La medida iba a regir desde el 1° de abril hasta que los planteles volvieran a entrenarse. Si el gremio aceptaba, lo “ahorrado” iba a ayudar a saldar el resto de los salarios y a la posibilidad de extender los contratos que se vencían, según una nota publicada por el diario deportivo Olé.

Incluso, la alerta llegó a los futbolistas: el último lunes 27/04, en otra reunión, los capitanes le plantearon a Sergio Marchi que no estaban enterados de su negativa al planteo dirigencial y temen una ola de desempleados, según reveló el diario Olé.

Por un lado, es cierto que los equipos no pueden desarmarse al 100%: en Primera, seguirán los promedios y los clubes comprometidos no podrán relajarse. Sin embargo, en el Ascenso, los promedios fueron suprimidos y es muy fácil hacer la plancha: si en 2021 una institución juega con juveniles y saca 0 (¡CERO!) puntos, igual mantiene la categoría y no contrae deudas. Ayuda a que los clubes no quiebren pero atenta contra el futbolista, según planteó el diario Olé.

Y lo que sigue ahora es un aprovechamiento del sistema: un club puede atrasarse dos meses en pagar el sueldo antes de que el jugador pueda intimar el pago, que es la recomendación que el gremio les va a hacer. Pasa que para activar una carta documento es necesario contar con la anuencia del jugador. Y hay que ver cuántos deciden ir por la doble indemnización y quedar libres con un mercado de pases cerrado y en un contexto de crisis mundial, o bien mantenerse en el molde y cobrar a los premios. Por consiguiente, los dirigentes saben que les pueden judicializar el reclamo e inhibirlos, pero que esa plata, cuando el futbolista la cobre, le va a llegar licuada por la inflación. A su vez, tampoco es lo misma una medida corporativa como la que tomó todo el plantel de Huracán, a que los clubes decidan con quiénes quedarse y a quiénes descartar, según ese medio.

Los jugadores le reclamaron a Marchi el hecho de que FAA se opuso de inmediato a la reducción de sueldos, pero además no le consultó a los capitanes, por lo que los dirigentes determinaron la finalización de la temporada sin que el tema de los contratos figure en la agenda.

Ante la reacción de los futbolistas y el descontento por la manera de manejarse de Agremiados, el gremio le dijo a los jugadores que intimen de manera masiva a los clubes que tienen deudas, para así provocar alguna decisión hacia futuro, como la anulación de los descensos en el 2021.

Como los dirigentes anularon los descensos, lo que estiman los jugadores es que los clubes utilizarán futbolistas de la cantera para afrontar la próxima temporada, por lo que muchos profesionales se quedarán sin trabajo.