ANÁLISIS Greg Epstein > humanismo > Dios

LOS HUMANISTAS

Humanista Greg Epstein, el capellón ateo de Harvard

El polémico nombramiento del humanista Greg Epstein, autor de 'Good Without God', como capellán de la Universidad de Harvard refleja una tendencia de jóvenes que se identifican con una espiritualidad sin afiliación religiosa.

Greg Epstein es conocido como el autor de ‘Good Without God’ (Bien sin Dios), ideólogo del humanismo, estilo de vida y filosofía que no abraza lo sobrenatural. Epstein señala que la palabra "Dios" en sí misma puede significar casi cualquier cosa en el mundo de hoy, y aboga por trabajar con personas religiosas progresistas en temas sociales y obras de caridad, etc. porque enfatiza en la bondad sobre la fe.

Sin duda que la responsabilidad de esta corriente de pensamiento en expansión la tienen quienes se dicen cristianos y matan el cristianismo porque su testimonio es una desesperanza o una hipocresía.

Epstein no se enfoca en si Dios existe o no, ya que lo que la gente piensa no es importante para su tesis sino cómo vivir una buena vida sin la influencia religiosa. En todo caso él se dirige a los ateos (dice que son 1.000 millones de jóvenes que piensan como él) que rechazan cualquier conjunto de valores que no se base en la razón humana.

Epstein desconecta la bondad de la divinidad comparando y contrastando miles de años de religiones y filosofías del mundo.

Su escala de valores es ética:

  • responsabilidad propia,
  • dignidad del individuo,
  • empatía y dignidad entre las personas,
  • honestidad e integridad,
  • crecimiento y mejora.

Su humanismo lo describe el escritor y director de cine Joss Whedon:

El enemigo del humanismo no es la fe; el enemigo del humanismo es el odio, es el miedo, es la ignorancia… Pero la fe es algo que tenemos que abrazar. Fe en Dios significa creer absolutamente en algo, sin prueba alguna. Fe en la humanidad significa creer absolutamente en algo con una gran cantidad de pruebas de lo contrario. Somos los verdaderos creyentes. El enemigo del humanismo no es la fe; el enemigo del humanismo es el odio, es el miedo, es la ignorancia… Pero la fe es algo que tenemos que abrazar. Fe en Dios significa creer absolutamente en algo, sin prueba alguna. Fe en la humanidad significa creer absolutamente en algo con una gran cantidad de pruebas de lo contrario. Somos los verdaderos creyentes.

Greg Epstein.jpg

Harvard

Emma Goldberg escribió en The New York Times una precisa descripción de lo que sucede:

"Los colonos puritanos que se instalaron en Nueva Inglaterra en la década de 1630 tenían una preocupación agobiante en torno a las iglesias que estaban construyendo: ¿cómo podían garantizar que los clérigos iban a ser cultos? Su respuesta fue la Universidad de Harvard, una escuela que se fundó para educar al clero y adoptó el lema “La verdad para Cristo y la Iglesia”. La bautizaron así en honor a un pastor, John Harvard, y tuvieron que pasar más de 70 años para que la escuela tuviera un presidente que no fuera un religioso.

Casi 4 siglos más tarde, la organización de capellanes de Harvard ha elegido a su próximo presidente: un ateo llamado Greg Epstein, quien asumió el cargo la semana pasada.

(...) Epstein coordinará las actividades de más de 40 capellanes de la universidad, que lideran las comunidades cristiana, judía, hindú, budista y de otras religiones en el campus. No obstante, muchos estudiantes de Harvard —algunos criados en familias de fe y otros que nunca han estado muy seguros de cómo etiquetar a su identidad religiosa— dan fe de la influencia que Epstein ha tenido en su vida espiritual. (...)".

En verdad, la fe sigue siendo básicamente testimonial. La cuestión de adorar credos es ridícula. Los credos son barreras para el vínculo directo con Dios. Quienes conocen el cristianismo afirman que Jesús dijo que todo consistía en amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. Pero luego llegaron los teólogos construyendo una religión sin amor, y el humanismo es una reacción legítima a esa propuesta que hace fracasar a la fe.

Propuestas

Epstein nació en una familia judía y es el capellán humanista de Harvard desde 2005. Su propuesta fue trabajar las relaciones que las personas establecen entre sí en lugar del vínculo que se tiene con Dios.

Epstein está de moda. El canal FYI, ex BIO, lo incorporó al panel de su reality "Married at First Sight", basado en un formato danés, que sigue a 3 parejas que, después de ser científicamente emparejadas, se conocen el día de su boda. El papel de Epstein es proporcionar orientación espiritual a los recién casados.

Epstein, también capellán en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), refleja a jóvenes que se identifican como espirituales, pero sin afiliación religiosa. Una encuesta del diario estudiantil The Harvard Crimson, entre los egresados 2019, encontró que esos estudiantes eran 2 veces más propensos a identificarse como ateos o agnósticos que las personas de 18 años de la población en general.

Epstein:

No recurrimos a un dios para obtener respuesta. Somos las respuestas del otro. No recurrimos a un dios para obtener respuesta. Somos las respuestas del otro.

Él se reúne con frecuencia individualmente con los estudiantes que enfrentan dificultades tanto personales como teológicas. También los asesora en el manejo de la ansiedad, las peleas familiares, las presiones de las redes sociales y la turbulencia endémica de la vida universitaria.

Epstein, a diferencia de muchos de los autores llamados 'nuevos ateos', no considera a la religión como un enemigo, no le interesa desacreditar el creacionismo y considera a las congregaciones liberales de cualquier fe como aliadas naturales de los humanistas.

greg epstein logan levkoff.jpg

Glenn Tinder en The Atlantic explicó el fenómeno que plantea el humanismo y la responsabilidad que tiene el cristianismo en su propio desprestigio. De su largo ensayo, algunos párrafos que intentan recuperar el cristianismo original, que es diferente al que parece prevalecer, y fracasar, hoy día:

Los cristianos han aceptado, y en ocasiones apoyado activamente, la esclavitud, la pobreza y casi todos los demás males sociales comunes. A menudo han condenado estos males en principio, pero no han podido oponerse a ellos en la práctica. La fe no necesariamente conquista el egoísmo y es particularmente improbable que lo haga cuando se conecta con una religión establecida y, por lo tanto, con grupos privilegiados. El hecho de que el cristianismo haya sido en varios tiempos y lugares, y de diversas formas, una religión establecida es quizás la razón principal por la que se ha visto implicado en injusticias como la esclavitud, la servidumbre y el trabajo asalariado opresivo del capitalismo primitivo. Los cristianos han aceptado, y en ocasiones apoyado activamente, la esclavitud, la pobreza y casi todos los demás males sociales comunes. A menudo han condenado estos males en principio, pero no han podido oponerse a ellos en la práctica. La fe no necesariamente conquista el egoísmo y es particularmente improbable que lo haga cuando se conecta con una religión establecida y, por lo tanto, con grupos privilegiados. El hecho de que el cristianismo haya sido en varios tiempos y lugares, y de diversas formas, una religión establecida es quizás la razón principal por la que se ha visto implicado en injusticias como la esclavitud, la servidumbre y el trabajo asalariado opresivo del capitalismo primitivo.

Sin embargo, el cristianismo en esencia no es conservador. La noción de que lo es (aparte del registro histórico) probablemente se deba principalmente al hecho de que los cristianos comparten con los conservadores una conciencia de la falibilidad de los seres humanos. Los dos campos ocupan un terreno antropológico común. Pero la conciencia de la falibilidad humana es mucho más aguda entre los cristianos que entre los conservadores, porque los cristianos son escépticos de los arreglos humanos que típicamente inspiran un profundo respeto en los conservadores. Por lo tanto, los cristianos no pueden asumir lógicamente que la antigüedad de las instituciones proporcione alguna garantía de su justicia o eficacia. Se dan cuenta, si consultan los principios cristianos, que las costumbres y tradiciones de larga data encarnan no solo la sabiduría de generaciones, sino también la maldad, en particular, Sin embargo, el cristianismo en esencia no es conservador. La noción de que lo es (aparte del registro histórico) probablemente se deba principalmente al hecho de que los cristianos comparten con los conservadores una conciencia de la falibilidad de los seres humanos. Los dos campos ocupan un terreno antropológico común. Pero la conciencia de la falibilidad humana es mucho más aguda entre los cristianos que entre los conservadores, porque los cristianos son escépticos de los arreglos humanos que típicamente inspiran un profundo respeto en los conservadores. Por lo tanto, los cristianos no pueden asumir lógicamente que la antigüedad de las instituciones proporcione alguna garantía de su justicia o eficacia. Se dan cuenta, si consultan los principios cristianos, que las costumbres y tradiciones de larga data encarnan no solo la sabiduría de generaciones, sino también la maldad, en particular,

Los cristianos también desconfían de las aristocracias y las élites. Los conservadores típicamente elogian el gobierno de las minorías de gran ascendencia, aquellas certificadas por el orden establecido como sabias y nobles. Pero Pablo, dirigiéndose a los primeros cristianos en Corinto, señaló que "no muchos de ustedes eran sabios según las normas mundanas, no muchos eran poderosos, no muchos eran de noble cuna". Los pasajes del Nuevo Testamento indican que Cristo tenía una preocupación especial por los despreciados y desheredados, los ignorantes y los poco sofisticados. "Dios escogió lo necio del mundo para avergonzar a los sabios". La actitud expresada en tal pasaje está alejada de la reverencia conservadora actual por las minorías de rango heredado y aprendizaje tradicional. Los cristianos también desconfían de las aristocracias y las élites. Los conservadores típicamente elogian el gobierno de las minorías de gran ascendencia, aquellas certificadas por el orden establecido como sabias y nobles. Pero Pablo, dirigiéndose a los primeros cristianos en Corinto, señaló que "no muchos de ustedes eran sabios según las normas mundanas, no muchos eran poderosos, no muchos eran de noble cuna". Los pasajes del Nuevo Testamento indican que Cristo tenía una preocupación especial por los despreciados y desheredados, los ignorantes y los poco sofisticados. "Dios escogió lo necio del mundo para avergonzar a los sabios". La actitud expresada en tal pasaje está alejada de la reverencia conservadora actual por las minorías de rango heredado y aprendizaje tradicional.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario