ACTUALIDAD Sandra Pettovello > Luis Caputo > Javier Milei

¿Y EL BOLSILLO DE PAYASO?

Sandra Pettovello sin recursos. Otra promesa electoral incumplida

Según Clarín la ministra de Capital Social Sandra Pettovello querría renunciar al cargo por la negativa de Luis Caputo a girarle más fondos. ¿Crisis emocional?

En la campaña electoral, Javier Milei había prometido que la ministra Sandra Pettovello sería la única funcionaria de su gobierno que no tendría límites en el manejo fondos porque era imprescindible hacer frente a la emergencia social que se iba a agudizar por el ajuste.

Sin embargo, a menos de tres meses de su debut en la función pública, la titular de la cartera de Capital Social faltó a una reunión de gabinete el martes 20 de febrero aduciendo que padecía un fuerte resfriado.

image.png

Según el periodista Bernardo Vázquez, Sandra tuvo una crisis el lunes 19 por la tarde en su propia oficina. Se puso a llorar de manera desconsolada porque no podría darle respuestas a los movimientos sociales debido a las restricciones presupuestarias de Luis Caputo, quien se vanagloria a diario por haber hecho “el mayor recorte de la historia económica de Argentina”.

El titular del Palacio de Hacienda y Pettovello habrían sostenido ya varias discusiones telefónicas provocando un estallido emocional en una funcionaria que no está acostumbrada a ciertos niveles de confrontación.

Se asegura en la Casa Rosada que el Jefe de Estado “banca” a su ministra en un cien por ciento pero falta saber si ella podrá sobreponerse a los distintos frentes de tensión internos y externos.

pettovello.jpg
Sandra Pettovello, ministra de Capital Social

Sandra Pettovello, ministra de Capital Social

Otras cinco promesas incumplidas de Javier Milei

1-“Dolarizar es facilísimo”

En la campaña electoral el actual primer mandatario había señalado que la dolarización era sencilla pero luego descubrió que los pasivos del Banco Central son demasiado grandes para intentar su rescate total.

Pero, por el momento, esa audaz movida está al menos postergada.

2-"No subir impuestos"

Antes de las PASO, Javier Milei prometió una reducción del 90 por ciento de los gravámenes actuales para pasar a un sistema donde se pagaran no más de 10 o 12 tributos

"Antes de subir un impuesto, me corto un brazo", prometió.

Sin embargo, pidió aumentos en gravámenes tales como:

-ingresos personales (en la ley ómnibus original)

-terminar con las exenciones aprobadas el año pasado para la cuarta categoría de ganancias

-aumentó drásticamente el Impuesto País que subió diez puntos (desde 7,5% al 17,5%)

3-"No aumentar las tarifas"

El candidato de La Libertad Avanza fue interpelado en el balotaje por su rival Sergio Massa de Unión por la Patria en relación a la tarifa de los servicios públicos domiciliarios y del transporte.

Sostuvo entonces que los valores tarifarios del Área Metropolitana de Buenos Aires se iban a mantener porque operarían bajas en los aportes y cargas de los dueños de los colectivos privados.

A poco de asumir, desató una suba masiva en trenes, buses, gas y electricidad, entre otros servicios

4-"El ajuste caerá solamente sobre la "casta"

“Queremos ajustar 15 puntos del PBI. Pero este ajuste no va a caer sobre la gente de bien, sobre los que trabajan” aseguró Milei en momentos de solicitar el voto para su candidatura.

Sin embargo, las jubilaciones, pensiones, planes sociales, AUH apenas se van a mover un 30 por ciento en un trimestre en el cual los precios se habrán incrementado en cerca de un 100 por ciento.

5-"No aumentar las retenciones al campo"

El paquete fiscal inicial de la fracasada “ley ómnibus” establecía aumento generalizado de las retenciones a las exportaciones de hasta el 15% para los productos que tuvieran valor agregado.

Esto iba a impactar de manera directa en las economías regionales al punto de llevar a la quiebra a miles de pequeños establecimientos que no pagaban ese gravamen

No tengo cambio

Quienes esperaban un “cambio” en la Argentina para que las cargas se equilibraran descubrieron pronto que, a pesar de las promesas preelectorales, el pragmatismo se impone y el “Teorema de Baglini” sigue más vigente que nunca.

Resta saber si Sandra Pettovello podrá soportar una dieta que implica comerse un sapo diario o si los batracios terminarán por indigestarla y deberá abandonar el único espacio donde, supuestamente, el ajuste no iba a materializarse

image.png

Dejá tu comentario