Leído

ELECCIONES 2019

Los triunfos oficialistas siguen vigentes, ¿y deben agradecérselo a Macri?

Lun, 10/06/2019 - 11:42am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

¿Por lejanía, contraste y/o por coparticipación? Este domingo se lucieron vigentes los resultados que se vienen dando hasta ahora: tras el desdoblamiento de los comicios, se imponen los oficialismos. La estrategia es, sin dudas, exitosa, ¿pero cómo se explica? Algunos dicen que es la inyección de fondos que las provincias vienen recibiendo desde la gestión nacional de Cambiemos lo que facilitó sus triunfos. Otros, hablan en cambio de la complicada situación económica que hizo necesario el despegue de la administración nacional. Pero de una u otra manera, habría sido la gestión nacional la que dio nuevas oportunidades a las administraciones provinciales. El dilema es que el segundo motivo podría ser un anticipo a nivel nacional, e imponer la nueva grieta: la de las provincias con la Nación.

Contenido


El domingo no hubo sorpresas, y la estrategia de las elecciones de este año a lo largo de todo el país quedó ratificada: tras el desdoblamiento, los oficialismos se impusieron. Los 4 gobernadores fueron reelectos y Cambiemos se impuso en la interna mendocina. 

En Tucumán, la lista encabezada por el gobernador Juan Manzur (Frente Justicialista por Tucumán) se imponía superando cómodo el 50% de los votos a José Alperovich (Hacemos Tucumán) obteniendo de esa manera su reelección. En tanto, la candidata a nivel local de Cambiemos, Silvia Elías de Pérez (Vamos Tucumán) le disputaba el tercer lugar a Ricardo Bussi (Fuerza Republicana).

Ya las primeras encuestas conocidas a boca de urna le adjudicaban la elección al actual mandatario, datos que iban a ser ratificados más tarde a través de los números que lentamente comenzaron a llegar desde el centro de cómputos habilitado por la provincia.

Si bien hubo denuncias de boletas apócrifas, el gobernador afirmó que los comicios se desarrollaron con "normalidad", y agradeció a los tucumanos por una nueva "fiesta de la democracia".

En Jujuy, si bien Gerardo Morales perdió terreno, logró la reelección dando al oficialismo nacional la primera victoria del año en elecciones a gobernador.  

Lo hizo eso sí, tomando distancia durante toda la campaña electoral de la Casa Rosada. Pero en el Poder Ejecutivo nacional celebraran como propio el triunfo del mandatario radical, tras 11 derrotas en diferentes distritos.

La alta imagen negativa del presidente Mauricio Macri en la provincia provocó que en los meses previos, desde la gobernación de Jujuy admitieran más de una vez que el gobernador radical estaba bajando en las encuestas a causa de la crisis económica, incluso el propio Morales se encargó de marcar diferencias con las políticas del Ejecutivo nacional. No obstante, esa diferenciación no fue suficiente para alcanzar el desempeño que tuvo cuatro años atrás.

En aquel entonces, Morales se enfrentó a un único candidato del peronismo, Eduardo Fellner, por el contrario, ahora el PJ fue dividido en cinco sectores. 

"Hemos conformado un frente muy amplio que incluye al radicalismo, al PJ, al socialismo y al PRO. Igualmente pienso que debemos tener un espacio más amplio. Nos está faltando más peronismo en el frente", apuntó el mandatario jujueño ante la prensa luego de votar en la escuela "Regimiento 20" del barrio Chijra, en San Salvador de Jujuy. Y remarcó que "es la primera vez" que los ciudadanos de su distrito pueden "elegir desde una visión provincial, pensando y proyectando en paz el futuro".

Aún cuando las palabras de Morales estaban dirigidas a la política de alianzas provincial, también fue un tiro por elevación al Gobierno nacional, donde algunos se resisten a ampliar la coalición electoral que hoy integran PRO, el radicalismo y la Coalición Cívica- ARI para octubre próximo.

A partir de su triunfo, Morales apuesta a incidir en el armado electoral de Cambiemos a nivel nacional. El dirigente radical viene planteando hace un tiempo, junto al gobernador de Mendoza y titular de la UCR, Alfredo Cornejo, la necesidad de sumar a otras fuerzas o dirigentes.

A diferencia de Morales, Cornejo no podía ir por su reelección, pero allí se impuso este domingo en las elecciones primarias de la provincia, su delfín e intendente de la capital provincial Rodolfo Suárez, que le ganó ampliamente la interna a Omar de Marchi (PRO) en el Frente Cambia Mendoza, que obtenía en total con sus tres precandidatos, más de 45 puntos. 

"Una vara muy alta me deja Alfredo Cornejo, ahora que Alfredo ha ordenado el Estado y que es un Estado normal, asumo el compromiso en hacer un gran Gobierno en empleo y educación", manifestaba anoche el hombre que, en definitiva, terminó por darle también una sonrisa a la Rosada.

En Entre Ríos, en cambio, el candidato de Cambiemos, el radical Atilio Benedetti, reconoció pronto su derrota ante el gobernador peronista Gustavo Bordet, el primero de los mandatarios plebiscitados ayer que se aseguró la continuidad con una definición que marcó su primacía con más del 50%, y ratificó los números de las PASO. 

Otro que plasmó su victoria fue el gobernador de Chubut Mariano Arcioni en las elecciones para renovar su mandato, mientras la Alianza Frente Patriótico Chubutense, con el kirchnerista Carlos Linares a la cabeza, se ubicaba en la segunda posición y la Alianza Cambiemos Chubut de Gustavo Menna lograba un magro tercer lugar.

Arcioni destacó el sistema democrático como eje político para buscar una provincia y un país mejor como resaltó a la hora de emitir su sufragio donde habló del "orgullo por el derecho y el deber ciudadano". En cuanto al impacto y efecto de la definición chubutense, al igual que otros mandatarios que compulsaron en las urnas sustanció el hecho de circunscribirlas a la provincia que gobierna sin incidencia sobre la disputa nacional que marca la agenda política del país.

"Nosotros tenemos que abocarnos a lo que pasa acá y ese parece ser el camino porque por algo en todas las provincias, al menos las patagónicas, se vienen ratificando a los oficialismos", expresó.

Ni siquiera la visita en domingo de Sergio Massa, Graciela Camaño y una comitiva del Frente Renovador le hizo cambiar su perspectiva a Arcioni al coronar un nuevo mandato, para tomar distancia de cualquier alineamiento de ese frente con la fórmula Fernández/Fernández y la diagramación de un frente para derrotar a Cambiemos en las presidenciales. "Massa (Sergio) es un amigo, pero nosotros no nos definimos por lo nacional, son cosas que pasan a mucha distancia de nuestras decisiones y nosotros estamos para defender a nuestra provincia", resaltó Arcioni a la prensa.

Ahora, ¿realmente "lo nacional" pasa a mucha distancia de Chubut, Entre Ríos, Jujuy y el resto de las provincias?

Según el diario 'El Cronista', en efecto, es justamente la inyección de fondos que éstas vienen recibiendo desde la gestión nacional de Cambiemos lo que facilitó esos triunfos.

"Después de muchos años en que el déficit en las arcas provinciales era casi una norma en Argentina, hoy la situación cambió radicalmente. La mayoría de las provincias tiene sus cuentas saneadas, lo que explica, entre otros factores, la tendencia al triunfo de los oficialismos en las elecciones a gobernador que se llevaron a cabo hasta ahora, en el inicio del intenso calendario electoral 2019", sostiene Carlos Boyadjian en su artículo publicado hoy.

Continúa afirmando que "todo arrancó en noviembre de 2015 con la decisión de la Corte Suprema de Justicia de aceptar el reclamo de Córdoba, Santa Fe y San Luis, por deducciones indebidas en recursos a recibir por Coparticipación Federal de Impuestos. A finales de 2017 el Consenso Fiscal signicó más dinero para la mayoría de las administraciones provinciales, a lo que sumó como parte del mismo acuerdo, la Compensación a la Provincia de Buenos Aires, vía transferencia automática de recursos. 

Como resultado de este cambio de escenario, las provincias exhiben hoy números envidiables". 

Se basa en un informe de 'Economía & Regiones' (E&R), que destaca que en mayo la Coparticipación Federal totalizó $ 160.066 millones, que supone un incremento de 66,9% en relación al mismo mes de 2018. Esto es 45% más que en abril y un "crecimiento de 7,1% en términos reales en forma interanual".

Una de las claves para entender las razones del salto de transferencias por Coparticipación el último mes es que se incluyeron en el reparto 3 puntos porcentuales adicionales -hoy se coparticipa el 12% versus 9% en 2018-, que antes estaban afectados a la ANSeS. Además, mayo de 2019 tuvo un día hábil más que el año anterior. Así, ajustando esta variable se llega a un incremento de 59,3% interanual, superando por 2 puntos porcentuales la inflación del mismo período.

Siempre según el informe de 'E&R', afirma que "Buenos Aires tuvo recursos extraordinarios por $ 4130 millones, correspondientes a transferencias automáticas por la compensación acordada en el punto II.a de la ley 27.429 de Consenso Fiscal. Tras el acuerdo alcanzado entre la Nación y representantes de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en noviembre de 2017, la ley fue sancionada por el Congreso el 21 de diciembre de ese año y entró en vigencia el 2 de enero de 2018.

De este modo, en mayo pasado la provincia de Buenos Aires mejoró 85,3% sus ingresos, beneciada por las transferencias automáticas, respecto del mismo mes del año anterior. "Sin este efecto, los recursos coparticipados aumentaron 63,7%, en línea con el promedio delresto de las jurisdicciones", precisa el documento. En la misma línea, la región Pampeana (Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires) tiene la mayor participación en el reparto (27,5%) y mejora 2,2 puntos porcentuales en su participación de la torta total.

San Luis y La Pampa, con 57,4% y 66,8%, respectivamente, no perciben compensación alguna, por no haber suscrito ni aprobado en sus legislaturas el último Consenso Fiscal. Por su parte, Córdoba (58,9%) y Santa Fe (58,9%), están entre los distritos con mayor aumento interanual, por cuanto ya vienen percibiendo en forma completa los recursos coparticipables de ANSeS desde fines de 2015", finaliza.

No lo analiza de la misma manera el diario 'BAE' que habla justamente de la difícil situación en la que se desarrollan estos comicios: "Cambiemos terminará su mandato con una caída del PBI per cápita de 7,4%", tilula su nota que destaca que la contracción "sería superior a la del gobierno de la Alianza, que finalizó con negativo de 7,2%".

Ese número lo toma de las proyecciones de 1,5% de caída de la actividad para este año, según el consenso de analistas de la city que participan del REM del BCRA, y de un ritmo de crecimiento de la población apenas por encima del 1% anual. "Para darle dimensión al dato, cabe destacar que, según el Banco Mundial, la contracción fue de 7,2% durante la presidencia de Fernando De la Rúa. Los tarifazos, las devaluaciones del 2016 y 2018, y la súper tasa de interés hicieron que la economía pisara el freno con fuerza".

El PBI per cápita se obtiene al dividir al producto bruto por la cantidad de habitantes. En una reorrida por la gestión de Cambiemos, destaca que durante "2016, tarifazos y apreciación del dólar mediante, cayó 2,1% en términos absolutos, según el Indec. Según las estimaciones de la Subsecretaría de Programación Macroeconómica, la población creció 1,06% y llegó a 43,131,966 habitantes. Por eso, en ese año el PBI per cápita sufrió una caída de 3,1%".

En el 2017 electoral, "el Gobierno apeló a la obra pública y a los créditos Anses más estabilidad cambiaria para apuntalar el consumo. Así logró su único año de crecimiento. En términos absolutos el salto fue de 2,7%. Con la población avanzando al 1,04%, y llegando a 44.044.811 habitantes, el PBI per cápita creció 1,6%".

Desde entonces todo fue contracción: "Con la cuenta corriente del balance de pagos al cierre del 2017 en un negativo de US$30.792 millones, el doble que el año anterior, se cerró el acceso a financiamiento externo. Así, en abril se disparó el precio del dólar y desde entonces acumuló una suba de 125%.

La inflación acompañó con una interanual que en mayo de 2019 habría alcanzado el 57%. La caída del salario real fue, hasta marzo, de 11,3%, según los datos del Indec. El consumo acumula un año de desplome. También la inversión productiva cayó 20,2% en abril, según el IET. Y como corolario, para estabilizar la dinámica cambiaria e inflacionaria, el Gobierno arregló con el Fondo un programa de doble apretón, monetario y fiscal, buscando variaciones 0% para la emisión y el déficit primario.

Todo eso continúa conspirando contra la actividad económica. En 2018 el PBI cayó 2,5% en términos absolutos, según el Indec. Hacienda estimó una suba de 1,01% para la población. Por eso el PBI per cápita registró una contracción de 3,5% durante el año pasado. Hasta ahí una dinámica típica de la última década: el producto por habitante creciendo en años impares electorales y cayendo en los pares.

Esa dinámica se corta en 2019. Por primera vez desde la salida de la convertibilidad el PBI caerá por segundo año consecutivo. Consultoras como LCG, Analytica, PxQ, Economía & Regiones y otras prevén contracciones de al menos 2% en términos absolutos. El consenso del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que publica todos los meses el BCRA, en cambio, proyecta una de 1,5%. Con la población trepando al 1,01%, y llegando a 44.943.398 habitantes, el PBI per cápita caerá 2,5%. Y acumulará, durante los cuatro años de Cambiemos en el Gobierno, una contracción de 7,4%.

Si la caída del 2019 termina siendo de 1,5%, como prevé el REM, el PBI en términos absolutos habrá caído 3,5% durante el período Cambiemos."

El próximo será otro superdomingo con otras 4 gobernaciones en juego. Será el último antes de las PASO nacionales del 11 de agosto. 

Entonces, la mayor expectativa estará puesta en Santa Fe, donde el socialismo intentará retener el poder de la mano del ex gobernador Antonio Bonfatti. El peronista Omar Perotti, llega con las mismas ansias de triunfo a la contienda. También se votará en San Luis, con el duelo entre los hermanos Rodríguez Saá, Tierra del Fuego y Formosa.

Y la tendencia a las victorias oficialistas no parece que fuera a revertirse... al menos, hasta octubre.