Leído

32 VS. 22 EN CABA Y GBA

Alberto devaluado: Larreta lo aplastó con el rating y su vocero alfonsinista tuvo que cubrirlo en la interna PJ

Dom, 11/10/2020 - 9:32pm
Enviado en:
Por Urgente24

Insólito: el vocero virtual de Alberto Fernández, que es alfonsinista, tuvo que salir a aclarar que "el presidente no es alfonsinista" en medio de una interna por la propuesta de gobernadores, intendentes del GBA y sindicalista de darle la presidencia del Partido Justicialista para empoderarlo. Entienden que el sillón de Rivadavia no alcanza en tamaña crisis (¿?). En este marco de fragilidad, el jefe de Gobierno porteño dio el batacazo el viernes pasado (9/10) con su anuncio.

Larreta y el Presidente se ven las caras luego del choque por la coparticipación.
larreta_y_alberto.jpg
Escenario muy delicado.
Contenido

A medida que avanza la crisis y el presidente Alberto Fernández parece no reaccionar, su palabra se va devaluando cada vez más.

No sólo se devalúa por lo que ocurre día a día en la City Porteña con los múltiples tipos de cambio sino también en la pantalla cada vez que habla. Su presencia ya no genera la misma expectativa y está corriendo el serio riesgo de ser "el presidente de la pandemia" -con la consecuente ola de infectados, muertos, pobres y desempleados que ello conlleva- y no "el presidente de la reactivación" que venía a encender la economía con el simple accionar de una perilla.

Esto quedó demostrado -una vez más- en el rating del pasado viernes 9/10 de anuncios sobre cómo continuará la cuarentena en el país, que a esta altura muy pocos pueden cumplir por razones que no es necesario nombrar.

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta le sacó más de 10 puntos de ventaja en las mediciones de Ibope en Ciudad y Gran Buenos Aires.

Otro síntoma del grave problema que tiene el jefe de Estado para convencer es la interna que se generó en el Partido Justicialista entre gobernadores, intendentes, sindicalistas y dirigentes por haberlo propuesto para presidir. "Es para empoderarlo porque el mercado lo ve muy frágil. Parece que ganar la Presidencia de la República no alcanza. Es insólito", resumen algunos mientras otros piden no pegar tanto la figura de Fernández al peronismo por si fracasa. "Tenemos que resguardar al resto de los dirigentes. Más allá de las payasadas que digan Clarín y La Nación, quien gobierna es Alberto y tanto los aciertos como los desaciertos son producto de sus decisiones", dicen otros.

Pero eso no es todo. Su vocero virtual, el legislador porteño Leandro Santoro, de la juventud radical cuyo lider es Don Raúl Alfonsín, tuvo que meterse en la discusión y salir a aclarar que "Alberto no es un presidente alfonsinista". El presidente tiene un defensor de su relato en los medios que es alfosinista y se mete en la interna PJ para aclarar que no es alfonsinista. ¿Cómo caerá esto en el PJ? Por lo pronto, el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni mantiene firme su decisión de presentarse en la interna con lista propia. Eso ya es otra debilidad: "Si se lo propone al presidente, el resto debería bajarse", reclaman algunos

Santoro bajó línea desde Perfil: "Es un peronista pragmático con mucha sensibilidad social, formado en la cultura hippie con vocación de empatizar con la sociedad. Siempre con la perspectiva de mirar la realidad desde el punto de vista del que menos tiene, del que más sufre. Entiende que en la Argentina la construcción de poder implica el desarrollo de ciertas destrezas. A veces puede parecer esto que describís. Una posición ambigua en términos de algunas definiciones. En las grandes definiciones, Alberto Fernández no cambió nunca".

"Se dice que Alberto es un presidente alfonsinista. No lo es. Se inspira en algunas ideas de Alfonsín, pero no tiene la misma concepción filosófica y política de Raúl. Tiene lecturas distintas de la realidad. Se parece el contexto donde le toca ser presidente. En términos institucionales, Argentina pareciera estar más sólida, pero existen restricciones financieras. Siempre decía que debió empezar a gobernar con un mapa en el que lo rodeaban dictaduras. Hoy Alberto tiene que gobernar y hay algunas dictaduras y otros gobiernos ultraconservadores en derredor. También la tiene muy difícil en una sociedad con muchas demandas e ilusión. La ilusión que se construyó con el Frente de Todos es enorme. La capacidad de respuesta ante ella está por verse. Las capacidades del Estado para resolver y encauzar esas demandas están muy menguadas como consecuencia de un proceso de destrucción del aparato productivo y estatal. Es otro punto de contacto", defendió.

Sobre la comparación entre un gobierno peronista y radical, diferenció: "Hay diferencias de origen. El radicalismo es una cultura también. Te hace interpretar la realidad sociopolítica con determinadas claves. El peronismo, además, obliga a ejercer un tipo de liderazgo impensado en el radicalismo. En el radicalismo existe una suerte de lógica más liberal. Es como comparar un griego y un romano. El liderazgo de Alfonsín surge en un contexto muy diferente al de Alberto. Aparece con la muerte de Ricardo Balbín y luego con una situación muy traumática, como la Guerra de Malvinas. También es el resultado de una posición muy coherente en relación con la defensa irrestricta de los derechos humanos. Fernández aparece en otro momento de la historia: su Ricardo Balbín no solamente no está muerto, sino que está vivo y lo nomina: Cristina, que es la líder natural del espacio. Su relación con la sociedad se construye de manera más rápida, violenta y espontánea. Lo de Alfonsín fue más de a poco, más de abajo hacia arriba. Además, los actores con los que tiene que construir poder y consensuar son distintos a los de Alfonsín".

El diputado nacional y presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja, hizo lo propio al decir que “nadie puede dudar del peronismo de Alberto Fernández” y señaló que la nominación del primer mandatario para conducir ese espacio para el próximo 20 de diciembre “servirá para jerarquizar el partido”.

“Nadie puede negar el peronismo de Alberto Fernández. Puede haber tenido su pasado, pero es un gran compañero y su cargo de presidente nos pone muy orgullosos a todos los peronistas”, afirmó Gioja en declaraciones a radio Sur.

En esa línea, agregó: “Tampoco nadie puede negar que el peronismo es la columna central del gobierno del Frente de Todos”.