POLÍTICA

Clases presenciales, puestas en duda otra vez...

Con contagios, con o sin vacuna, el regreso a las aulas que había anunciado el ministro Nicolás Trotta tan vehementemente, fue puesto en duda por más de una provincia, mientras las esperanzas de los padres se desvanecen y los sindicalistas resisten y algunos piden que Trotta se vaya..


"Queremos que la presencialidad sea el ordenador del sistema educativo en 2021", afirmaba la semana pasada el titular de la cartera educativa, Nicolás Trotta, en declaraciones radiales, al tiempo que subrayaba: "Nuestro objetivo es que en el mes de marzo tengamos clases presenciales en todas las escuelas del país", y "nuestro compromiso es acelerar su marcha", aseguró.

Trotta prometió clases presenciales, pero Ctera dijo que “los chicos contagian"

Y en ese sentido, dijo que habría campaña de vacunación de docentes desde febrero, y que se mantenía la idea de comenzar el ciclo lectivo el próximo 1º de marzo en 14 provincias. Precisaba que habría reuniones desde la próxima semana con todos los ministros provinciales para definir los plazos a seguir respecto del plan de vacunación en cada distrito.

Y que comenzarían los encuentros con los gremios docentes, "para que marquemos ese camino de la presencialidad", ya que "tenemos que recuperar los aprendizajes que quedaron truncos del 2020 y el impacto subjetivo de la pandemia en los chicos". 

Pero aún no se cumple una semana de aquellos dichos y el "viento" ya barrió con todas aquellas palabras... Como casi todo en este gobierno, se da un paso para un lado e inmediatamente se gira hacia otro. Y fue el propio Trotta el que salió a afirmar que la decisión del regreso estará supeditada a lo que decida cada provincia.

Inmediatamente, los gobernadores pusieron en duda también sus palabras y fue más de uno el que afirmó que de continuar el actual contexto, no habrá regreso a las aulas.

Hasta el propio Axel Kicillof, el "mejor aliado" del gobierno, relativizó sus dichos al considerar que para la presencialidad de las clases primero hay que bajar los casos.

El gobernador bonaerense expresó que en la Provincia tienen "muchas ganas de volver a las presencialidad" de las clases escolares pero para ello "hay que bajar los casos" positivos de coronavirus Covid-19.

Entonces, ¿está la Argentina preparada o no para las clases presenciales? 

"Tenemos 3.300.000 alumnos en la primaria y secundaria, es más que toda la población de la Ciudad de Buenos Aires y es una movilización enorme", dijo Kicillof, y añadió que "es un tema muy delicado porque implica exponer a los chicos a la enfermedad".

En Río Negro y Neuquén, donde  la curva de contagios también viene en alza, al igual que la ocupación de camas de terapia intensiva, el regreso de las clases dependerá también del nivel de contagios que se dé cerca del 3 de marzo, la aplicación de vacunas a los docentes y que se cumplan las garantías que exigen los gremios docentes de Unter y ATEN.

Así fue como la ministra de Educación neuquina, Cristina Storioni, dijo que "serán determinante los estados epidemiológicos de cada lugar y la campaña de vacunación para docentes. Todo está previsto para que regresemos el día 3: cuántos vamos a regresar, cómo y de qué manera, lo dirá el contexto epidemiológico". Nada definido.

La gobernadora rionegrina, Arabela Carreras, fue en la misma línea. En un acto en Cipolletti, condicionó el inicio al nivel de contagios que exista en marzo. De todos modos, garantizó que la provincia "planificará, capacitará, supervisará y auditará todo lo necesario" para que las escuelas cuenten con la correcta provisión de insumos escolares para esa fecha.

Los gremios de Unter y ATEN reclaman "garantías" para el regreso de los docentes en base a tres factores: el nivel de contagios, edificios adecuados y porteros capacitados para actuar con los protocolos sanitarios.

Observan además que "falta claridad" sobre cómo funcionará la dualidad entre lo virtual y lo presencial en la tarea de los docente.

Por fuera de lo académico y lo sanitario, también volverán a la carga con el reclamo salarial para antes del inicio del ciclo escolar.

Pues, a la pandemia se suman los reclamos de siempre, por lo que los gremios ya pidieron "no anticipar escenarios".

En diálogo con 'La Tecla', la presidenta de la FEB, Mirta Petrocini también señaló que para la vuelta a las clases presenciales en la provincia de Buenos Aires,  "tienen que darse las condiciones epidemiológicas y de seguridad en las escuelas", con sus respectivos protocolos. 

"En estos contexto de un rebrote y un proceso que se inicia de vacunación, no tenemos la misma opinión. Nunca dijimos no volver a las escuelas, de hacerlo puede ser con una modalidad dual, o de presencialidad mínima. Pero volver como el 16 de marzo de 2020 es impensado", señaló, agregando que todo varía según "cada distrito, localidad, barrio o escuela".

A su turno, la secretaria Adjunta de Suteba, María Laura Torre, declaró que "habrá que pensar a mediados de febrero cuál es la situación de la Provincia".

El secretario General de Udocba, Miguel Ángel Díaz discrepó con la afirmación de Trotta, señalando que "el país se va a normalizar cuando" el resto de las actividades vuelvan al ritmo habitual, ya que "todo funciona a medias". "Hay muy poca cabeza en algunos funcionarios. Hay que conseguir la vacunación masiva en los docentes", afirmó en declaraciones a Radio 'La Red'.

De esta manera, el titular de Udocba planteó que "si están dadas las condiciones de seguridad e higiene, va a haber clases", lo mismo que "si hay vacunación masiva". "Si en marzo estamos en mejores condiciones, las clases van a volver", afirmó.

Torre aclaró que "la vacunación masiva va a comenzar a fin de enero" para los docentes de la Provincia, a cargo del IOMA.

Díaz fue mas allá en sus críticas a Trotta y sostuvo que el funcionario "tiene que irse". "Trotta le está haciendo mucho daño a Alberto Fernández", afirmó.

Dejá tu comentario