ACTUALIDAD prueba > CFK > Brenda Uliarte

MAGNICIDIO FALLIDO

Nueva prueba: los atacantes de CFK cada vez más complicados

Los atacantes de CFK no eran ningunos improvisados. Tenían claro que querían matar a la vicepresidenta. Una nueva prueba los complica aún más.

Fernando André Sabag Montiel, y su novia Brenda Uliarte tenían claro lo que querían hacer: asesinar a la vicepresidenta CFK, y aunque muchos creen que los integrantes de la "Banda de los Copitos" son unos improvisados jugando a ser sicarios, la investigación revela que venían planeando y afinando detalles desde hace tiempo para lograr su objetivo. En ese sentido, se conoció una nueva prueba que complica aún más a los atacantes.

Según informaron fuentes judiciales , Fernando André Sabag Montiel, y su novia Brenda Uliarte planeaban alquilar un departamento en el barrio porteño de Recoleta que les permitiera una vista limpia hacia la propiedad de la dos veces Presidenta de la Nación.

La nueva prueba salió del celular de Uliarte, y surge de mensajes de audio que se envió con el agresor, al que además acompañó hasta la zona de Juncal y Uruguay el 1° de septiembre último cuando intentaron dispararle en la cabeza a CFK.

Así las cosas, el dato del intento de rentar una propiedad alimenta la hipótesis sobre un presunto financiamiento del ataque a la titular del Senado.

Por otro lado, en el caso hay una nueva implicada y está detenida. Se trata de Agustina Díaz, arrestada por la PSA en San Miguel en allanamientos realizados el lunes por la noche y agendada como “amor de mi vida” en el teléfono de Brenda.

Díaz habló con Uliarte en los días previos al fallido atentado sobre las mecánicas posibles para ejecutar el magnicidio de la Vicepresidenta.

La tercera imputada en el caso, además, le reprochó a Uliarte, con insultos, que hubiera enviado a Sabag Montiel a ejecutar el asesinato y se preguntó si fue porque se puso nervioso que no logró su cometido.

En el allanamiento en el que se produjo la detención se secuestraron tres teléfonos celulares, de los cuales solo uno estaba activo. Ahora, la Justicia trabaja para peritar los dispositivos en busca de alguna prueba.

Dejá tu comentario