ACTUALIDAD fronteras > gobernadores > gobierno

GOBERNADORES PRESIONAN

Fronteras terrestres cerradas, otra pelea en el Gobierno

¿Por qué en la Argentina hay más de 200 pasos de fronteras cerrados? Los gobernadores presionan mientras en el Gobierno se desató otra interna.

¿Por qué muchos pasos fronterizos siguen cerrados? Es la pregunta que muchos turistas y comerciantes se vienen realizando, al igual que los mandatarios provinciales.

Es que los pedidos de apertura siguen un procedimiento engorroso, ya que tienen que contar con el visto bueno del ministerio de Salud y, en consecuencia, muchas veces quedan congelados sin explicación alguna. Según publica el diario Clarín, actualmente hay más de 30 pedidos todavía sin definición y más de 200 pasos sin abrir.

Varios de ellos se encuentran en Santa Cruz, una de las provincias gobernadas por el Frente de Todos. En la provincia todavía no entienden por qué sigue cerrado el aeropuerto de El Calafate, cuya apertura se pidió el 25 de octubre. Lo mismo ocurre con los pasos Integración Austral, Don Guillermo, Dorotea y Rio Jeinimeni, por los que pidieron el 5 de noviembre, en la recta final de la campaña.

Pero hay más distritos con problemas similares: Entre Ríos pidió abrir el Puente Internacional Gral San Martín- Gualeguaychú (Argentina)- Fray Bentos (Uruguay), el puente Gral José Gervasio artigas- Colón (Argentina)- Paysandú (Uruguay) pero sólo se habilitó como corredor seguro el cruce Concordia (Argentina)- Salto (Uruguay). Encima este es el único paso por el que pueden volver argentinos por vía terrestre y no está operativo 24 horas: tal como informó Urgente24, en el caso de Concordia-Salto, el protocolo sanitario establece que se puede cruzar en horarios delimitados, de 8 a 16 horas, y rige un cupo de 350 personas por día. Por este motivo se generan largas colas y demoras.

Por su parte, Jujuy viene reclamando desde hace meses, sin éxito, la apertura del Paso de Jama, mientras que Salta insiste por el paso de Sico, nexo Antofagasta, Chile. Lo mismo que Misiones, con los pasos en San Antonio, San Pedro, El Soberbio, Alba Posse y San Javier. Mientras, La Rioja hace lo propio con Pircas Negras. También hay una decena de pedidos de Chubut, San Juan y Neuquén. Todos están virtualmente congelados.

“Salud nunca quiso abrir pasos fronterizos y por eso se toma su tiempo para responder los pedidos que hacen los gobernadores”, aseguró a Clarín un funcionario con despacho en Casa Rosada que no oculta su hartazgo por la intransigencia del equipo de Carla Vizzotti y justifica los reproches de gobernadores aliados.

“Ni siquiera nos contestan. No sabemos si están mal los protocolos. Si no quieren que no nos hagan perder el tiempo, porque encima nos dejan como inútiles con la gente, que cree que nosotros no presentamos los pedidos”, se quejó, por su parte, un gobernador que ya decidió que hablara al respecto "directamente con Alberto".

Este jueves (25/11) la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, sembró todavía más dudas respecto a los motivos que impiden la apertura de esos pasos: ante la pregunta de CNN Radio, aseguró que (la apertura de) "los pasos fronterizos no tienen que ver no sólo con decisiones de Argentina sino de los otros países, ya que en muchos casos son esos países limítrofes los que mantienen esos pasos cerrados".

En rigor, eso es cierto en el caso de Brasil, que aún mantiene cerradas las fronteras terrestres (según trascendió, la apertura se daría en diciembre), pero no ocurre con todos los países limítrofes.

Apertura de fronteras: La interna en el Gobierno

Dentro del Gobierno existen varias internas, y en las últimas semanas se acrecentaron las diferencias por la insistencia de un sector en no avanzar con las aperturas anunciadas por Alberto Fernández cuando en plena campaña pronosticó el fin de la pandemia por el avance del plan de vacunación y prometió retomar cierta normalidad.

En concreto, la tensión se da entre dos ministerios de peso: el ministerio de Salud y la Dirección Nacional de Migraciones que depende del Ministerio del Interior.

Semanas atrás se produjo una fuerte discusión entre Sonia Tarragona, jefa de Gabinete de la ministra de Salud, Carla Vizzotti; y la directora de Migraciones, Florencia Carignano, dirigente incondicional de Eduardo "Wado" de Pedro y La Cámpora.

Según la versión del diario Clarín, la previa a la Decisión Administrativa 1064/2021, que flexibilizó los requisitos de ingreso al país para argentinos y extranjeros, y la ampliación del listado de pasos fronterizos habilitados y el aforo al 100% en el transporte fluvial, ambas funcionarias discutieron fuerte por el control de las declaraciones juradas y los PCR.

Cabe destacar que la declaración jurada es un requisito que deben completar los pasajeros en el momento de ingreso al país. Desde Salud pretendían que Migraciones se encargara de su supervisión y eso transmitió Tarragona en la reunión. A esto se suma el hecho de que en los 300 pasos fronterizos no hay personal de Sanidad de Fronteras, el área a cargo de Claudia Madies.

Carignano se opuso rotundamente: señaló que deben ser médicos y personal capacitado especialmente el que controle la validez de los PCR y los certificados de vacunación.

Pero Tarragona no cedió y dijo que Salud no contaba con el despliegue para afrontar semejante operativo, y planteó que desde su área no impulsaban ninguna apertura adicional.

Esto generó una reacción que excedió a Carignano, ya que todas las partes vienen pujando internamente por abrir el tránsito fronterizo, especialmente tras la dura derrota electoral. "Sos parte de un Gobierno que quiere la apertura del turismo porque necesita que la gente vuelva a la normalidad y lleguen dólares", escuchó Tarragona de parte de otro de los presentes.

Siguiendo con la versión de dicho diario, por primera vez en este tipo de cruces, Carignano recibió el apoyo de funcionarios: esta vez hubo molestias por lo que se consideró “un desmarque” de la funcionaria que responde a Vizzotti. Y también por no disponer de un protocolo especial con personal de Sanidad de Fronteras, al menos por esta etapa.

Sin acuerdo, se decidió dilatar cualquier definición a la espera del resultado de una gestión ante los gobernadores para que en la frontera lo hicieran las Provincias a través de las fuerzas locales. Pero esa alternativa no prosperó. Tampoco la idea de pedirle al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que se lo encomendara a las fuerzas federales.

Ante la falta de acuerdo entre las partes, tuvo que intervenir el jefe de Gabinete, Juan Manzur, para asegurar el deseo del Presidente de que se abrieran al menos los pasos clave: intercedió ante las provincias para que dispusieran del personal propio y también con Aníbal Fernández, con el objetivo de que las fuerzas federales se puedan hacer cargo del tema fuera de los horarios que alcanzan a cubrir las provincias.

Pero fue sólo un paliativo y la presión de los gobernadores se hace sentir cada vez más fuerte, mientras que los pedidos de apertura de las fronteras y pasos terrestres siguen 'cajoneados'.

FUENTE: Urgente24

Dejá tu comentario