ACTUALIDAD rÍo Paraná > Santa Fe > agua

BAJANTE HISTÓRICA

El río Paraná repuntó unos centímetros gracias a Brasil

En medio de la bajante histórica, el río Paraná subió casi 30 centímetros en Santa Fe. Sin embargo, especialistas aseguran que la perspectiva es poco favorable.

El 17 de agosto, Prefectura Naval realizó una medición a las 00 horas en la ciudad de Santa Fe, donde el río Paraná marcó -0,19 metros. Este número lo deja a apenas un centímetro de igualar la marca de 1949, cuando el río midió -0,20 metros. La situación genera alarma en preocupación en las provincias del Litoral y en Nación, por el impacto económico, social y ambiental que genera este fenómeno. Según los especialistas del tema -que ya habían advertido que julio sería un mes crítico-, no habrá mejoras en lo que resta del año y el Paraná seguirá bajando.

Prefectura Naval Argentina (Seccional Santa Fe) volvió a realizar una medición en Puerto Santa Fe ayer (9/9) y hubo una gran sorpresa: el río Paraná repuntó cerca de 30 centímetros y se ubicó en los 22, superando así el nivel cero del hidrómetro local.

parana.jpeg
El río Paraná repuntó unos centímetros, pero el panorama sigue siendo desfavorable.

El río Paraná repuntó unos centímetros, pero el panorama sigue siendo desfavorable.

Sin embargo, la supuesta buena noticia no es lo que parece. Gustavo Villa Uría, ingeniero en Recursos Hídricos y subsecretario de Obras Hidráulicas en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, fue consultado por el diario de Santa Fe El Litoral sobre el fenómeno de la crecida del río Paraná. El experto explicó que el mismo "es un repunte precario y artificial que se dio por la bajante en los niveles de los embalses por una mayor generación de energía de Brasil, que atraviesa una situación crítica, lo que generó que se tenga que poner mayor volumen de energía disponible, ya que había varios millones de personas sin electricidad. Esa generación hizo liberar más agua, lo que sucede es que hace tiempo desde las represas vienen derivando sus reservas y hemos visto mucha más agua de la que naturalmente producía la cuenca natural".

"Vemos con agrado esta subida del nivel porque nos ayuda a comenzar el período de mayor consumo de agua con más disponibilidad. Sabemos que esto no va a durar, con lo cual se seguirá analizando día a día", aseguró Gustavo Villa Uría, y alertó: "Las perspectivas son muy largas y estamos pensando que posiblemente tendremos dos años más de aguas bajas. No en niveles como los actuales pero sí con baja altura, por lo que habrá que adaptarse a estas condiciones".

Por su parte, desde el Instituto Nacional del Agua (INA) difundieron esta semana un informe con las proyecciones relacionadas al nivel del río Paraná en la provincia de Santa Fe. Se espera que para el 14 de septiembre el río llegue a 1,27 mts; mientras que para el 21 de este mismo mes, baje a 97 cm.

En ese mismo informe, el INA detalló que "prevalece una tendencia descendente en todas las secciones del río Paraná en territorio argentino. Continuará predominando en los próximos tres meses. Se controla semanalmente las tendencias hidrométricas en toda la cuenca para las periódicas actualizaciones de la evolución en los próximos meses".

Por último, desde el Instituto Nacional del Agua aseguraron que se mantiene una perspectiva "netamente desfavorable, con probabilidad cierta de extenderse en los subsiguientes dos meses".

Consecuencias del bajo caudal

Desde Aguas Santafesinas SA (Assa) solicitaron un "uso racional y extremar el cuidado de agua para consumo doméstico". El presidente de la compañía, Hugo Morzán, explicó que “desde principios del 2020 se viene trabajando en asegurar la captación de agua en las siete plantas potabilizadora sobre el sistema del río Paraná, desde Reconquista hasta Rosario, pasando por Santa Fe”.

“En el futuro inmediato el desafío será aún mayor, porque los niveles del río serán extraordinariamente bajos de acuerdo a todos los pronósticos, por lo que estamos extremando las acciones en las tomas y plantas para afrontar esta situación”, aseguró Morzán.

"Es imprescindible sumar el aporte de los usuarios, realizando un uso racional y solidario del agua potable. Es necesario reducir el derroche de agua en el lavado de veredas o automóviles con mangueras; acotar el riego de jardines y espacios verdes; evitar las pérdidas en cañerías y sanitarios", concluyó Morzán.

En este sentido, el gerente de Relaciones Públicas de la compañía prestadora del servicio de agua potable y cloacas, Guillermo Lanfranco, en diálogo con la radio LT8, aseguró que “no se puede identificar a un usuario que está derrochando agua y cortarle el servicio. La mayoría de los usuarios son privados, es decir dentro de propiedades particulares. Por eso, lo que hacemos es alentar un uso racional y solidario del servicio y para las conductas que no son las adecuadas hay que responder con la colaboración de los municipios”.

Lanfranco además expresó que “hay que evitar los usos secundarios que no nos cambian la calidad de vida en nada con el lavado de vereda, regado de jardines, verificar que no haya pérdidas en artefactos hogareños. Hacer todo lo que contribuya a que tengamos más agua en la red contribuirá a que el servicio esté en mejores condiciones”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario