ARGENTINA

PELIGRO DE 'FUEGO AMIGO'

La necesidad tiene cara de hereje pero Schiaretti se acerca a Alberto F. y se le complica la 'propia tropa'

La agenda sanitaria que impuso el coronavirus suspendió la feroz interna del partido justicialista provincial pensando en la renovación partidaria y en ese marco el gobernador cordobés armonizó su relación con el presidente Alberto Fernández para afrontar la pandemia. Desde el schiarettismo, sostienen que esta buena sintonía puede afectar las negociaciones de cara a la futura elección de la mesa de conducción del partido y que en ese sentido las relaciones con el sector que lidera el senador albertista Carlos Caserio ya no tendrán la misma tirantez que en febrero.

El estallido del coronavirus en el país forzó una reconfiguración de la agenda del peronismo cordobés que el 2020 lo había arrancado a pura tensión entre el gobernador Juan Schiaretti y el senador nacional y extitular del partido en la provincia, Carlos Caserio

Los ruidos entre ambos tuvieron su ebullición con el amague de una interna para definir las autoridades de la fuerza que debe renovar esos nombres pero tras la irrupción de la pandemia, fueron obligados a suspenderse para focalizar todas las energías en la lucha contra el COVID-19.

Así las cosas en un contexto de crisis, el gobernador cordobés por necesidad económica principalmente selló un acercamiento con el presidente de la nación, Alberto Fernández, y desde su entorno aseguran que la buena sintonía gestada desde entonces puede afectar seriamente en las internas del PJ provincial cuando la pandemia ceda.  Creen que, cuando las negociaciones por la renovación partidaria se reanuden, las relaciones con el sector que lidera el senador albertista Carlos Caserio ya no tendrán la misma tirantez que en febrero.

Lo cierto es que la mayor cercanía de Schiaretti con el Jefe de Estado no pasa desapercibida y según trasciende desde medios cordobeses, el frente interno se le desacomodó de un modo considerable, "con esquirlas en el PJ capital, en el COE, en la relación con los intendentes y en la Legislatura provincial, entre otros puntos de fricción", indican desde el portal Cadena 3.

En declaraciones de abril tras haber sido muy duro con él durante su campaña presidencial, el Presidente ya adelantaba el cambio de sintonía en la relación con el gobernados cordobés. En ese sentido, el Jefe del Estado también se pronunció a favor de la unidad del peronismo de Córdoba.

"No tengo dudas de que llegamos al gobierno por la unidad del peronismo y ahora estamos gestionando con la unidad de todos los sectores. Me parece que es un momento para dejar de lado las diferencias. Además, soy de la idea de que hay que convocar a otros argentinos a que se sumen a este espacio, para construir un país distinto. Lo que nos queda es el convencimiento de que lo que pudimos conseguir fue con la unidad. En este momento, lo que más quiero es que esa unidad se profundice. Que desaparezca el peronismo, el kirchnerismo, el cristinismo, el albertismo y, como siempre digo, que surja el “frentetodismo”. El Frente de Todos debe ser un espacio en el cual cada uno pueda expresarse, aun en las diferencias. Trabajar codo a codo entre todos. Eso sirve para el país, y también para Córdoba" remarcó en aquel entonces.

Noticia en desarrollo

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario